La obsesión por el fin del mundo

Por Ana Garduño

La primera vez que escuché sobre un próximo fin del mundo fue en 2012, cuando yo tenía 14 años. Por supuesto, al estar recién entrada a la adolescencia, para mí el hecho de que el mundo fuera a acabarse por una simple cuestión astrológica me parecía absurdo.  Y sin embargo, recuerdo estar sentada ante mi computadora, viendo ansiosamente el reloj, nerviosa por el evento en el que supuestamente no creía.  Apenas ayer, me encontré con una nueva nota en Twitter que anuncia la nueva fecha dictaminada por los astrólogos para el fin del mundo: concretamente el 23 de septiembre de este mismo año. Ahora que ya soy más madura, mi obsesión y mis creencias divididas en este tema son prácticamente nulas. Pero si es así, ¿porqué la sombra de que sea verdad aún me persigue hasta la fecha? ¿Y porqué seguimos  sacando fechas para este evento que rompe su promesa de llegar?

Las fechas dictaminadas para el apocalipsis siempre tienen alguna especie de sustento, principalmente basándose en calendrios de culturas ancestrales, pasajes de la biblia, o alineación de las estrellas. Es tan claro que éstas son fuentes ambiguas y poco confiables, que se han llegado a hacer películas burlándose del tema, como “El día de la bestia” de 1995. De hecho, las leyendas del fin del mundo son algo que nos han acompañado prácticamente desde siempre, las primeras fechas apocalípticas datando desde el año 66 despúes de Cristo, y son fácilmente consultables en la página de Wikipedia dedicada a las diferentes fechas de eventos apocalípticos, donde, por cierto, se pueden comparar las fechas basadas en evidencia mística o bíblica y aquellas basadas en evidencia científica, de las cuales, la fecha más cercana es dentro de 500,000 años.

Pero entonces, ¿por qué seguimos inventando fechas para el fin del mundo? ¿Y por qué nos siguen incomodando aunque no creamos realmente en ellas? En cierto sentido, tiene que ver con la sugestión. Como decía en mi artículo pasado, el hecho de que estas predicciones se difundan por medios como el internet o los periódicos, o incluso artículos que hablen sobre porque es una estupidez creer que el mundo va a acabarse pronto, le dan atención al asunto, y su difusión crea en nosotros la pequeña semilla de la duda: ¿Qué tal si es verdad?

Por otro lado, tal vez las teorías de que la tierra chocará pronto con otro planeta, o que un antiguo Dios vendrá a destruirnos, alejan nuestra mente de posibilidades y realidad más aterradoras que podrían estallar en cualquier momento, como un conflicto nuclear, la guerra, o incluso la misma contaminación. Al crear esta ola  de ficción alrededor nuestro logramos escapar de la amenazadora realidad y poner un poco de fantasía en nuestras vidas diarias.

En incluso, la misma expectativa que tenemos del fin del mundo está ligado a miedos e ideas ancestrales. No hay que olvidar que, después de todo, muchos de los eventos alrededor de los cuales circula este fin del mundo son eclipses, o alineaciones estelares, o desastres naturales, eventos que nuestros antepasados consideraban obra de los dioses y señales de un próximo apocalipsis. Después de todo, el miedo al fin del mundo no es algo aislado, que afecte sólo a un determinado número de personas, o que amenace a un individuo en particular, sino a la raza humana por completo. Tal vez por eso estemos temerosos y obsesionados por el fin del mundo: porque es una amenaza de muerte universal, continua, y que todos, de una manera u otra, compartimos.

Definitivamente, nadie sabe con toda seguridad cuando va a ser nuestro día final, y a la larga, este dependerá de los avances científicos futuros, de la tecnología dispinible, o del estado en el quedejemos el planeta. Pero eso no significa que sigamos crendo teorías nuevas, o que esté mal que nos sintmos incómodos, o incluso asustados, por la posible llegada del apocalipsis. Después de todo, estas fantasías  y estas construcciones de hechos y futuros ayudan a llevar la vida, y sobre todo, ayudan a darnos cuenta de que el ser humano está ligado fuertemente con la muerte sí, pero también con un incansable deseo de vivir.


Fuentes:

1.- http://www.cuatro.com/noticias/ciencia/fin-mundo-septiembre-apocalipsis_0_2416050420.html

2.- https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_dates_predicted_for_apocalyptic_events

3.- http://www.bbc.com/future/story/20121205-our-endless-apocalypse-obsession


Imagen: http://www.express.co.uk/news/science/733358/END-OF-THE-WORLD-apocalypse-leicester-city-premier-league-odds

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.