La importancia de la responsabilidad social universitaria

Por José Armando Padilla

 

En la actualidad, al identificar algunos cambios importantes desde el inicio del siglo XXI, tiene gran relevancia mencionar, como en muchos casos, a la globalización como un elemento clave y visible en la vida de las sociedades actuales del mundo. El resultado tiene múltiples efectos, vistos hoy en día en cada lugar en donde la transformación constante es un motor que redefine la interacción de cada territorio con base a sus particularidades.

Ligado a esto, para el desarrollo territorial, existen varios debates teóricos recientes, en los cuales se menciona a la economía del conocimiento por las ventajas colectivas, pues al entender cómo se desarrolla, se puede relacionar mediante las implicaciones que considera.

Como ejemplo para comprender la importancia de la responsabilidad social universitaria, que a continuación, fijando algunos elementos que la definen, comparándola con las implicaciones que mantiene por su naturaleza con la  economía del conocimiento, que traslada el plano del territorio hacia el ejercicio de un análisis de territorios que aprenden, considerando delimitar estos sitios como región inteligente, se debe comprender cómo a través del aprendizaje colectivo se logra este concepto, pues esto también puede ser identificado en grupos universitarios.

Dentro de la economía del conocimiento se menciona el comportamiento innovador de la empresa, desde aspectos de localización; considerando además la posición del mercado, tecnología a su alcance, entorno competitivo y redes de innovación interna, entre otras; elementos que reflejan también los universitarios como condiciones de los contextos que los determinan.

La implicación de varios riesgos está latente, uno de ellos es el evitar centrar la atención en sólo empresas según Sforzi, citado por Méndez 2002; esto como un ejemplo de retroalimentación dialéctica surgida de la proyección espacial en el territorio, dándose en una construcción social de diversos actores que se debe considerar.

Dicho lo anterior, poner atención en abarcar más dimensiones sobre el ejercicio de un análisis de territorios que aprenden, puede ofrecer una perspectiva que complemente investigaciones de problemáticas publicas actuales, pues sí se retoman las consideraciones que menciona Méndez (2002). Entendiendo esto como un reto que tiene relación con el tema de la economía del conocimiento, en superar que sólo sean las empresas, y trasladarlo a más contextos con potencial, a partir del aprendizaje colectivo.

Bajo la perspectiva de economía del conocimiento como premisa, permite explicar algunos alcances, por lo tanto es necesario mencionar el impacto de la organización universitaria, debido a la responsabilidad social de este sector, pues esto, según François Vallaeys (2006), los impactos específicos que genera la Universidad al operar en su entorno, donde los dos principales propósitos son¹ la formación humana y profesional y² la construcción de nuevos conocimientos, conducen a fijar la atención en este sector. Con lo anterior el autor dice que en cuanto a los impactos que genera la Universidad en su actuar cotidiano, nos parece que estos pueden ser agrupados en cuatro rubros. (Véase anexo 1).

Con respecto a los cuatro rubros, el impacto educativo señala que “La Universidad tiene, por supuesto, un impacto directo sobre la formación de los jóvenes y profesionales, su manera de entender e interpretar el mundo, comportarse en él y valorar ciertas cosas en su vida” (François Vallaeys, 2002, p.4).

Por otra parte el impacto social se refiere a como

“La Universidad tiene un impacto sobre la sociedad y su desarrollo económico, social y político. No sólo tiene un impacto directo sobre el futuro del mundo, en cuánto forma a sus profesionales y líderes, sino que ella es también un referente y un actor social, que puede promover (o no) el progreso, que puede crear (o no) capital social, vincular (o no) la educación de los estudiantes con la realidad social exterior, hacer accesible (o no) el conocimiento a todos, etc. Así el entorno social de la Universidad se hace una cierta idea de su papel y su capacidad (o no) de ser un interlocutor válido en la solución de sus problemas.” (François Vallaeys 2002, p: 4).

Por lo tanto, siendo los universitarios futuros profesionales que laborarán en las empresas, ciudadanos que tendrán que promover democráticamente los derechos humanos, y funcionarios que tendrán a su cargo el bien común en nuestro mundo globalizado; con dicha responsabilidad, deben, ante un conflicto público sea social, económico, político, ambiental o incluso cultural, entender y analizar su participación como un eje importante que tiene mucho que aportar, pues se genera una radiografía social local por el impacto del conflicto en el sector universitario del lugar que puede proporcionar alternativas por el hecho, ya mencionado, del valor y lo que puede abarcar la responsabilidad social universitaria

De esta manera es importante recalcar el papel visto en la práctica fuera del simple concepto, para entender que estos procesos y grupos que ya existen y están constantemente determinando muchos criterios importantes del entorno en el que se desarrollan. Pues si bien, por mencionar algún caso, se encuentra el movimiento ‘Yo soy 132¹’, o investigaciones de alumnos de la UAT², ya que no únicamente se desenvuelven en dimensiones políticas, sino en otras más ya nombradas, todas por medio de la responsabilidad social universitaria, que hace presente una opinión más profunda de la población a la que pertenecen estos jóvenes, y sus ideas en busca de aportar el bien común.

Si bien orientar adecuadamente el poder que representan es una labor colectiva en la práctica de acuerdos comunes, pues puede ser utilizada como medio para entender a fondo de raíz los problemas y necesidades, al relacionarse directamente con los conflictos por medio del consenso en el territorio. Es preciso tener clara la ética como un fundamento en la práctica que genera construir ciudadanía desde las universidades. Son los jóvenes quienes pueden orientar adecuadamente las transformaciones que mantiene constantemente la globalización jugando un papel importante en lo local.

Anexo 1Impactos Universitarios


¹El movimiento YoSoy132 fue un movimiento ciudadano conformado en su mayoría por estudiantes de educación superior, tanto de instituciones públicas como privadas, residentes en México por la crisis política de la contienda electoral del 2012.

²Por medio de exposiciones científicas niños, jóvenes y adultos aprendieron cómo preparar una bebida para reponer electrolitos, a estudiar huellas en la escena del crimen y hasta matemáticas por medio de juegos divertidos, durante el Segundo Día del Investigador, que promueve la Universidad Autónoma de Tamaulipas, UAT (García, 2016)


Bibliografía


Imagen: http://donare.cl/2010/08/ayudando-com-y-donare-se-unen-para-promover-la-accion-por-el-bien-social/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.