La globalización de los jóvenes

Por Alberto Ugarte

En los últimos 20 años la palabra “globalización” se ha convertido en un concepto cotidiano tanto en la política como en la vida diaria. Resulta complejo entender por qué en muchas de estas conversaciones el término “globalización” puede llegar a contener un sin número de connotaciones negativas, ya sea por temas económicos, políticos o culturales. Lo que es importante entender es que la globalización es un proceso histórico que toma fuerza a medida que nos es más fácil comunicarnos, movernos y expresar nuestras ideas con otras personas. El avance tecnológico y su impacto en la globalización digital potencializa el uso de herramientas como el internet; cuyo espacio, hasta cierto punto libre e inclusivo, aprueba que jóvenes de todo el mundo tengan la posibilidad de intercambiar ideas y proyectos que trascienden fronteras, ideologías y barreras culturales. Independientemente de sus críticos, la globalización ha ocasionado que la juventud global incremente su participación en la toma de decisiones locales, regionales y globales que impactan directamente en la creación de sociedades abiertas. A principios del siglo XX, Henri Bergson definió “sociedad abierta” como el conjunto de normas sociales que terminan la reflexión ciudadana dentro de un contexto transparente y libre. Idealista o utópico, el siglo XXI se caracteriza por ser el siglo de la información, en el cual la velocidad del proceso de globalización aumenta las posibilidades de cada joven en el mundo de entender el mundo desde una perspectiva libre, humana e intercultural.

Resulta importante entender que uno de los grandes retos dentro la globalización, es que trae consigo diferentes tipos de procesos globales, incluyendo lo que muchos autores han definido como globalización del conocimiento. Dicho concepto es fundamental para entender el papel estratégico que los jóvenes del mundo tienen al iniciar un proceso de movilidad académica o laboral. Poder diferenciar entre opinión y conocimiento resulta primordial dentro del proceso de expansión del conocimiento en una sociedad global inundada por información e ideas. Es por esto que resulta imperativo establecer que el acercamiento entre gobiernos, sociedad civil y actores privados referente a la educación superior es clave para generar un verdadero cambio en cada uno de los jóvenes que participan en el proceso. Por otro lado, es importante entender que la globalización y los avances tecnológicos han transformado las economías mundiales. La denominada economía del conocimiento estudiada por varios economistas como Walter Powell (Profesor de Comunicación y Sociología de la Universidad de Stanford) es sin duda un factor fundamental para el desarrollo de sociedades abiertas que busquen la igualdad social y el desarrollo de toda libertad positiva que beneficie el desarrollo de la democracia.

En 2014 la Organización de Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Tecnología conocida como UNESCO (por sus siglas en inglés) publicó un estudio prospectivo sobre la movilidad estudiantil en el mundo, demostrando un crecimiento constante en el número de estudiantes internacionales en varias regiones del mundo, principalmente Europa y Norte América. Tan sólo en 2013, 4.1 millones de alumnos iniciaron sus estudios fuera de su país natal. Lo que por términos prácticos podríamos definir como globalización académica no sólo es consecuencia del desarrollo tecnológico en telecomunicaciones y transporte, es más bien causada por la interconectividad que genera el intercambio de noticias, ideas y experiencias entre estudiantes de todo el mundo. Es evidente que la juventud global aún enfrenta grandes retos debido a problemas estructurales que debilitan el desarrollo local y global de cualquier alumno, no obstante es importante analizar que independientemente del estatus político o social de los países exportadores de estudiantes, la interacción con otros sistemas culturales y políticos permite el desarrollo de ideas innovadoras e inclusivas tanto a nivel local y global, así como la tolerancia hacia el multiculturalismo y la diversidad. Este intercambio ayuda a los jóvenes a abrir sus fronteras y entender otras concepciones y perspectivas del mundo, cuyo impacto en el largo plazo ayudaría a aplacar las olas de violencia y odio que se han hecho presentes al mundo en el siglo XXI.

A pesar de las recientes crisis políticas en temas de educación, México es uno de los países que más beneficios ha logrado a partir del aumento en la movilidad estudiantil. Acuerdos con países como Francia, el Reino Unido y los Estados Unidos permiten que México tenga aproximadamente 28 mil estudiantes en el extranjero. Durante los últimos 15 años México ha podido consolidar alianzas importantes con centros universitarios que inspiran al crecimiento económico y humano por medio del desarrollo de conocimiento en distintas áreas académicas.  A pesar de las diferentes adversidades económicas que los alumnos de todo el mundo enfrentan una vez que son aceptados por alguna universidad, el acercamiento entre gobiernos y el activismo de varios actores no gubernamentales y privados ha permitido que muchos más jóvenes puedan integrarse a la comunidad estudiantil global. Tal es el caso del programa “Chevening” creado por el Reino Unido enfocado en estudios de posgrado en diferentes áreas de estudio.  

El desarrollo de la educación ha sido tema central de organizaciones internacionales y países tanto desarrollados como en vías de desarrollo, por lo que resulta importante establecer que la globalización de la educación aumenta las posibilidades de cumplir con algunas de las metas más importantes a nivel global como lo es el acceso a la educación, los derechos humanos y la igualdad de género. Asimismo, es importante entender que la relación entre movilidad estudiantil y la generación del conocimiento posibilita la creación de una agenda cívica y política mucho más incluyente. Finalmente podemos decir que la rapidez del proceso de globalización genera un sin número de preguntas y problemas, pero al mismo tiempo crea nuevas esferas para el intercambio de conocimiento e inclusión de una generación joven que busca respuestas y soluciones a los problemas más importantes de nuestro tiempo.


Referencias: 

  • “Walter W. Powell.” Stanford Graduate School of Business.  Consultado el 11 de octubre de 2016.
  • “Global Flow of Tertiary-Level Students .” Global Flow of Tertiary-Level Students. UNESCO, 1, Enero  2014. Consultado el 11 de Octubre de 2016.

Imagen: California State University Dominguez Hills (S.F.) International Students Services. http://www4.csudh.edu/iss/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.