La gerontocracia superó a la ficción

Por Aarón Rojas

 

Para estas alturas, ya todos alrededor del mundo somos conscientes de lo acontecido en Reino Unido, luego del referéndum donde se decidiera terminar con la adición de este país a la Unión Europea (EU).

Los alcances de esta decisión van más allá de lo político o lo económico, pues este modelo de cooperación entre naciones permitía la colaboración sociocultural fuera de las fronteras que enmarcan a sus países miembro, logrando de esta manera un intercambio real entre formas de pensar distintas y modos de vida diferentes a los acostumbrados en cada uno de los que la conforman.

Es alarmante el darse cuenta de los resultados de este referéndum, pero sobre todo, es preocupante lo poco que pesan las juventudes británicas frente a sus predecesores.

Si bien es cierto que el Reino Unido y Europa en general, se han caracterizado por contar con una población ampliamente (hay que decirlo con todas las letras) “vieja”, los jóvenes británicos salieron a votar con gran entusiasmo, claro que cuando tu futuro está en juego cualquiera se entusiasma, más aún si este futuro va más allá de los parámetros políticos o económicos.

A unos días de darse a conocer los resultados fatídicos, del llamado “Brexit”, nos encontramos con un Reino Unido dividido por dos corrientes completamente opuestas que no han encontrado un punto de concordancia.

Por un lado están los viejos; gente jubilada, en edades muy avanzadas o a punto de terminar su vida laboral, que han tomado una grave decisión basados en juicios de un tinte moral dudoso, cuyas decisiones viscerales han dejado al futuro de su país, que pensaban estar defendiendo, en las garras del desconcierto y la desesperanza.

Por el otro lado, vemos a los jóvenes preocupados al saberse arrebatados de un futuro que no conocieron, resultado de un capricho de viejos nostálgicos que no hicieron lo propio en su momento por arreglar nada y de un tajo han matado las esperanzas de superación de las juventudes del Reino Unido.

Pero si esto no fuese ya suficiente castigo, la gerontocracia británica ha dejado ver su lado más oscuro, empapados en xenofobia y un arcaico sentido nacionalista de un pasado que nunca existió.

Mas el tiempo ha sabido dar la razón a las nuevas generaciones británicas, pues la incapacidad de comprender los alcances de esta autoritaria decisión ha dejado como saldo, la devaluación de la Libra Esterlina, la salida de turistas ofendidos por actos xenofóbicos, el recorte presupuestario que afecta directamente a pensionados y veteranos y, por supuesto, una desconfianza generalizada de los jóvenes hacia sus ancestros sociales.

#What have we done.

Los jóvenes se sienten ofendidos por el trato recibido de parte del Gobierno Británico, pues hace no mucho; cuando se hizo un acto similar en Escocia, preguntando si esta querría seguir formando parte de la (todavía) Gran Bretaña, se le permitió a los jóvenes de 16 y 17 años, ser escuchados y verter su sentir en las urnas. La razón, muy fácil. Ellos también resentirían los resultados, cualquiera que estos fuesen, y por esa única, pero significativa razón, se les permitió sufragar.

En esta ocasión no fue así, y el capricho político dejó sin voz a las generaciones que más sufrirán esta pérdida.

Millones de jóvenes en todo el Reino Unido, han salido a las calles para protestar sobre la decisión tomada, pidiendo un segundo referéndum a las autoridades europeas, sin embargo, estas han hecho caso omiso al sentir de la juventud, ignorando sus peticiones, totalmente justificadas, amén de querer castigar a las antiguas generaciones británicas que vivirán menos de 40 años con esa decisión.

¿Y en México?

El Reino Unido debe servir como prueba fiel de lo que pasa cuando se ignora a la juventud para intentar imponer una decisión rancia e infructífera.

En nuestro país, afortunadamente, somos muchos más jóvenes que en la mayoría de los países europeos, pero esto se vuelve estéril al notar la falta de cultura democrática que predomina, no solo en México sino, en gran parte del continente americano.

La mayoría de nosotros sólo hemos estado en urnas electorales en tiempos específicos para ejercer nuestro voto, esto si lo hacemos claro, porque amén de tener un espíritu rebelde, dejamos pasar la única oportunidad que tenemos de hacernos escuchar, volviendo al mismo ciclo vicioso donde dejamos que otros, con intereses distintos a los de la juventud, actúen por nosotros.

Tanto en México como en el Reino Unido, debemos tener claro que lo primordial es dar paso a las nuevas ideas, quizá arriesgadas o incomprensibles para algunos, pero que pueden dar mejores resultados que aquellas que han sido infructíferas durante años y se siguen implementando como si fuesen un mandato divino.

Las antiguas generaciones deben dejar de lamentarse por lo que no hicieron en su momento y permitir que los jóvenes actuemos en consecuencia; con ello no quiero dar a entender que debamos desplazarlos y hacerlos a un lado, podemos trabajar juntos, como sociedad, aprendiendo de sus errores y experiencias pasadas, pero dejando que seamos los jóvenes quienes decidamos cuáles son las mejores formas de terminar con las problemáticas que nos aquejan y que se han venido arrastrando durante generaciones.

En unidad, las sociedades de cualquier tipo; desde las mayoritariamente “viejas” hasta las completamente jóvenes, deben encontrar en sus diferencias un punto en común, que es su país. Independientemente de las corrientes ideológicas, sociales o religiosas, pues todos formamos parte de una sociedad que busca superarse cada día.

Esto solo podrá ser una verdad palpable si dejamos de lado los tabúes y los miedos al cambio y a la innovación, si se abren, como sociedad, las oportunidades a los jóvenes, permitiendo un cambio generacional ordenado, sano y respetuoso,si ellos, los “viejos”, son capaces de pasar el bastón de mando a los futuros líderes y nos muestran el camino a seguir.

Me siento entusiasta al creer que es posible, y que no solo el Reino Unido, sino, todo el mundo ha escarmentado. ¡Actuemos como sociedad y salgamos a demostrar que es posible!


Imagen: http://www.catholicherald.co.uk/content/uploads/2016/03/brexit-800×500.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.