La evolución de Henri Cartier-Bresson

Por Daniela Hernández 

“Fotografiar, es poner la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo punto de mira”

Atraído desde niño por el arte decidió estudiar pintura. No obstante su pasión por la fotografía lo llevó a ser considerado el “Ojo del Siglo XX”. Originario de Chanteloup, Francia nació el 22 de agosto de 1908.

La exhibición Henri Cartier-Bresson. La mirada del siglo XX, montada en Bellas Artes, muestra la primera gran retrospectiva del artista tras su muerte en 2004.

Divida en tres etapas: la primera, de 1926 a 1935, donde resalta su acercamiento al surrealismo así como sus inicios en la fotografía; la segunda, a partir 1946, donde gracias a su trabajo para la prensa comunista descubre su gusto por temas políticos-sociales e incursiona en el cine; y la tercera, que muestra el nacimiento de la agencia fotográfica Magnum aunado a la consolidación de su trabajo como foto-reportero.

La muestra compila una serie de trabajos que van desde sus inicios en la pintura hasta sus últimos trazos como dibujante, recorriendo también su exploración en el cine y lo más importante su evolución en el quehacer fotográfico.

Sin embargo, lejos de la diversidad de áreas en las que Cartier se desenvolvió me gustaría retomar la relevancia que cada etapa representó para su conversión como fotógrafo del siglo XX con el objetivo de no limitar el análisis al importante, pero no exclusivo “momento decisivo”.

En el comunicado de prensa emitido por INBA y CONACULTA el 26 de febrero de 2015, el creador del concepto curatorial de la muestra, Clément Chéroux, establece que “la exposición […] está abriendo múltiples miradas que van desde el surrealismo, la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, hasta la descolonización. […] mostrando la riqueza de su obra y sus diferentes etapas creativas, exponiendo así que el instante decisivo es un análisis muy restrictivo que no permite la presentación de su obra en la totalidad”.

Si bien es cierto que durante la primera etapa Henri sorpendió por su capacidad compositiva derivada de su interacción con el surrealismo, así como su conocimiento en pintura y que como resultado acuñó el concepto “instante decisivo” para referirse a la conjunción de tiempo, composición y motivo en una imagen.

También lo es que durante la segunda etapa en que trabajó para la prensa comunista, el artista experimentó y expandió sus horizontes temáticos a cuestiones políticas y sociales sin dejar de lado su gran técnica compositiva. De hecho, durante esos años fotografió sucesos trascendentales como el funeral de Mahatma Gandhi, el término de la China imperial, Cuba tras la crisis de los misiles y la Guerra Fría, además de retratos de grandes personalidades como Jean-Paul Sartre, Truman Capote y Fidel Castro, entre otros.  

Al tiempo, capturó series de imágenes donde se mostró la relación física entre el ser humano y la máquina, ejemplo: Fábrica de ordenadores IBM, Magunc ia, Alemania (1967) así como la sociedad de consumo y masas, en archivos como Galeries Lafayette, París, Francia (1968).

Para ese momento Cartier-Bresson dejó de ser un fotógrafo de “instantes” para convertirse en uno de “sucesos”, uno de imágenes que actualmente forma parte de la memoria colectiva.

Finalmente durante la tercera etapa el artista se mostró como un fotógrafo consolidado debido a su trabajo para la agencia fotográfica Magnum aunque también siguió explorando otras áreas de su interés como el dibujo.

Es un hecho que la calidad visual en las imágenes de la exposición Henri Cartier-Bresson. La mirada del siglo XX es un elemento siempre presente; sin embargo el significado y/o trascendencia de sus imágenes no sería el mismo de no haber transitado por las etapas anteriormente descritas, es decir, si Henri se hubiera quedado en “el instante decisivo” y no hubiera evolucionado a la segunda etapa, donde entra a la prensa comunista y encuentra el foco de sus fotografías entonces nunca habría viajado por todo el mundo, nunca habría retratado la Cuba tras la crisis de los misiles ni tampoco al periodista Truman Capote y lo más seguro es que yo no estaría hablando del mismo “ojo del siglo XX”.

“Soy visual” […] Observo, observo, observo. Entiendo a través de los ojos”

Tesis: El estilo de Cartier-Bresson se perfecciona con el tiempo, es decir, no se limita al concepto del “instante decisivo”.


Imagen: https://maestrosdelafotografia.wordpress.com/2014/02/05/biografia-henri-cartier-bresson/

Comentarios

Comentarios