La desconexión en la era de la conexión

Por José Alfonso Castillo Martínez

Hace aproximadamente 30 años, a finales de los años 80 – principio de los 90, empezó a desarrollarse y formarse como tal la world wide web o internet como la conocemos todos, esta red nació como una forma de comunicación, en un principio con fines científicos, hoy en día una parte significativa de la población mundial hace uso de esta herramienta, si estás leyendo este texto, como yo eres parte de las personas que estamos en “línea”.

No hay dudas que internet ha sido algo que ha cambiado el mundo de una forma más drástica, el mundo se ha vuelto más pequeño, las comunicaciones han sido cada vez más inmediatas, e incluso desde que se desarrolló ha conllevado un cambio en que la inmediatez de la comunicación se ha reducido cada día más, por ejemplo, hace algunos años aún era necesario tener una computadora fija o laptop para acceder a internet, ahora gracias a los smartphones el internet está al alcance de nuestra mano.

A pesar de todos estos beneficios, y de manera irónica estas facilidades de conexión y comunicación han provocado que nos vayamos desconectando igualmente, es decir, de forma personal es cada vez mayor como estamos desconectados, sino solo piensen, en las reuniones a las que asisten, cada vez es más común que haya más gente pasando el tiempo mirando a sus teléfonos que convivir con las personas presentes, como suelo decir cuando veo eseo “Best party ever”, se prefiere ver o consultar nuestras redes sociales antes que empezar a convivir con los demás.

Respecto a esto hace poco leía una entrevista que habían realizado a Bauman, en la que le pedían su opinión respecto a las redes sociales, en esta él indicada cómo estas han cambiado nuestra identidad, esta se ha transformado de tal forma que un individuo tiene que crear su propia comunidad, sin embargo, la comunidad no se crea, esta se tiene o no se tiene, en las redes sociales se crea un sustituto, lo que él dice, es que la un individuo pertenece a una comunidad y la red le pertenece al individuo.

Esto ha traído también como consecuencia y de forma muy irónica, que nos lleguemos a distanciar entre nosotros, quizá es un fenómeno que se está dando más entre la generación millennial y en grandes ciudades, o al menos es que me he dado cuenta en el último año. En mi percepción sí ha crecido el distanciamiento entre las personas, como mencioné unos párrafos atrás, basta con darse cuenta que en una reunión llegará un punto en que todas o una gran parte de las personas presentes estén más entretenidos en sus respectivos teléfonos que conviviendo de manera personal con los demás.

Respecto a este distanciamiento he de confesar que me declaro “culpable”, te pongo un poco en contexto, soy de Playa del Carmen, estudié en Mérida y actualmente vivo en la Ciudad de México, he conocido a distintas personas en los tres lugares y si me preguntas con cuantas convivo actualmente puedo decirte que no son más de 15. Mi culpabilidad va hacia si los demás no me contactan yo no los contacto, sé que no es lo mejor que se pueda hacer, y por comodino dejé que pasara, relaciones de amistad que eran muy cercanas las descuidé y ahora no estoy seguro que tipo de relación sean.

Soy millennial y veo que esto pasa mucho con mi generación, parafraseando lo que menciona Bauman, creamos una red, y en esa red es en la que nos sentimos seguros, en la que nos sentimos aceptados, es probable que vayamos perdiendo habilidades como seres sociales y veamos las redes sociales como otra realidad en la que es muy fácil poder hacer “amigos”, es decir, es más fácil aceptar una solicitud de amistad o seguimiento que poder entablar una conversación con alguien más. Incluso en estas redes hay quienes aparentan otras formas y estilos de vida con tal de ganar “likes” un caso así vi cuando se publicó una nota en que una joven se había gastado una cantidad muy fuerte de dinero para aparentar una “vida perfecta” cuando (sin querer ser cruel) su vida no era muy distinta a la del promedio de los jóvenes un trabajo común con un salario común.

En lo personal quiero darme un tiempo para poder reconectarme en esta era de la conexión, tener más convivencia social que a través de redes sociales, por eso es que he cerrado temporalmente algunas de las redes sociales que más uso, con esto me propongo no tener distracciones cuando esté con una persona o grupo y así poder hacer una conexión no digital que me permita poder conocer y conectar o reconectar con más personas. De igual forma poder usarlas para poder difundir cosas de interés, por ejemplo, los artículos que comparto en este blog, quizá no consigan muchos likes, pero me satisface saber que alguien los leerá y si le gustan y comparten mi opinión pueda compartirlos.


Imagen: https://www.kunde.dk/insights/branding-in-the-digital-age/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.