Juventud Histórica

Por Elisa Horta

Este 1° de julio México dará el paso más grande de su historia a favor de la democracia nacional. Las elecciones de éste 2018, federales y estatales, son ya marcadas por la historia como las más grandes del país hasta ahora. La gente, los partidos, aquellos simpatizantes y los votantes han hecho de este encuentro electoral un verdadero, y enorme, suceso de esos que muchas veces pensamos que sólo se leen el libros ya escritos o contados por noticieros lejanos. Pero ésta vez, nos toca a nosotros como país marcar prácticamente otra era para Latinoamérica y el mundo. Sea cual sea el resultado.

Las elecciones están aquí, es cierto, pero la pregunta que ejerce más presión sobre las generaciones jóvenes que se comienzan a interesar en la política es: ¿Porque debería importarnos? Es cierto que como país somos un tanto escépticos y muchas veces nos ponemos a cuestionar lo que, sinceramente, no debería ser cuestionado. La pregunta ya mencionada es una que puede hará sonar mal, pues el deber cívico no se debería poner en duda y dejar de lado de tal manera. Y si, se hace, pero también habrá que considerar que muchas veces no todas las preguntas son prudentes. Pero bueno, estamos aquí para responder a estas dudas de cualquier manera.

Primero que nada la política debería estar presente en nuestras vidas diarias, incluso cuando no estamos en temporada electoral, puesto que es un elemento vital en la sociedad moderna por su fuerte influencia en la manera que nos desarrollamos. La política está acompañada de ideas y opiniones, de movimientos e identidades que nos forjan como personas y nos hacen buscar a otros que se asemejan a lo que somos y pensamos, por lo que estar informados es vital para un desarrollo integral de nuestras ideologías y personalidades. Somos parte de una generación que ya no puede ignorar a la política por esta misma razón. Además, ahora que tenemos las elecciones en frente de nosotros, nos damos cuenta de quienes somos en verdad.

De un país con 129 millones de habitantes, hay 44.5 millones menores de 39 años que este domingo se presentarán en las casillas para ejercer su más importante derecho, y obligación, ante la democracia del país. La BBC dice: “Es como si toda la población de Suecia tuviera la oportunidad de votar en México.” Y no lo dice ‘por decir’, pues los números no mienten y la comparación es acertada. Los jóvenes de México tienen la palabra final y el futuro del país en sus manos.

De este grupo masivo de votantes en potencia, hay pequeños activistas que defienden hasta con los dientes a sus candidatos en las redes sociales, jóvenes que apenas saldrán de la prepa y escuchan con atención lo que dicen sus profesores y/o familiares para tomar una decisión, alumnos de universidad que han hecho lo posible por informarse más allá de lo que presentan las redes sociales y recién egresados que intentaron todo lo posible por seguirle el paso al proceso electoral desde el inicio del año. Hay muchas personas que, a su manera, han creado un círculo político que influye a más personas de las que creen. Incluso aquellos que compartían imágenes en las redes sociales crearon un mínimo impacto que a más de uno puso a pensar.

La política ya no es cosa de adultos únicamente. Pero, en estas elecciones, me atrevo a decir que es un asunto de generaciones menores. Este primero de julio le pertenece a los que todavía les llegan a llamar ‘niños’.

El encanto de la primera elección tiene mucho, mucho, que ver. Millones de jóvenes que apenas recibieron su INE caminarán por primera vez a las casillas de su distrito para votar. Se puede esperar que se ocuparon de investigar mucho más de lo que se ve en las pantallas de su celular antes de ir a tachar su boleta pero, dejando esta porción de lado, recordemos que es la novedad lo que a veces nos impulsa a hacer algo que nunca hemos hecho. La consciencia política crece día con día, y más con un país como México que tanto nacional como internacionalmente debe estar al pendiente de las situaciones diplomáticas y económicas por la importancia del giro que se le da, se puede considerar remarcable el aumento por el interés general de jóvenes de dieciocho años y menores por estas elecciones.

Incluso aquellos menores de edad, que obviamente no votarán, ya son un grupo importante en las elecciones porque dentro de muy poco éstos también deberán recurrir a las experiencias de éste proceso para el suyo y proceder con cuidado. El estar expuestos a estos cambios, al movimiento y a las opiniones, genera un antecedente para los próximos ciudadanos activos que ven a sus más próximos mayores como un espejo que les da una idea de lo que será cuando ellos tengan su propia credencial en mano. La influencia de los más grandes, de los que les contarán como fue su primer elección, es otra de las razones por las que esta vez las elecciones son tan grandes e importantes. Y del porque le pertenece a los jóvenes.

Este fin de semana, quienes dirán para dónde va el país, a qué velocidad y con quién a la cabeza, será decidido por las y los adolescentes que se presentarán con un arma que nadie daría por lo suficientemente poderosa para cambiar la historia. Una credencial, en manos de una persona joven con ideales, puede llevar muy lejos a toda una nación. Y eso es lo que está a punto de suceder.


Imagen: http://www.hablaporchile.cl/noticias/mi-comuna/til-til-en-pie-de-guerra-la-irrupcion-de-los-span-en-chile

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.