Internet como arma social

Por Arianna Carli

 

Desde que las computadoras se hicieron más accesibles y el uso de Internet se volvió cada vez más común, la manera en que interactuamos y utilizamos la tecnología se ha transformado.

Hoy podemos crear un sitio web de lo que se nos ocurra, comunicarnos con personas que viven al otro lado del mundo, tomar cursos en línea, formar redes de colaboración, crear nuestra propia empresa digital o comprar hasta automóviles por Internet. Sin embargo, no muchos aprovechamos las posibilidades que nos da la red. La mayoría utiliza su acceso sólo para escribir correos y utilizar las redes sociales con fines de entretenimiento.

Simplemente por el hecho de estar leyendo este artículo, ya eres afortunado. En nuestro país hay 42 millones de usuarios de Internet, de los cuales sólo el 11% cuenta con conexión de banda ancha. Los centros urbanos tienen mayor acceso; el Distrito Federal y el Estado de México son las entidades que concentran el mayor número de usuarios. Estos datos nos demuestran que en nuestro país existe una gran brecha digital.

Considero que el privilegio debe conllevar una responsabilidad. Podríamos buscar posibles soluciones a los muchos problemas a los que se enfrenta México con la ayuda de Internet. Actualmente, gracias a la nueva tecnología, es mucho más fácil exigir a las autoridades cambios en el sistema y unirnos como sociedad civil para lograrlos. Un ejemplo del uso que se le puede dar al Internet es este blog, en el que logramos difundir nuestros puntos de vista sin necesitar de otra cosa más que una computadora con acceso a Internet.

Existen herramientas como Blogger o WordPress que hacen muy fácil la creación de blogs o páginas web; no se necesita ser un experto, sólo tener algo interesante de que hablar.

Crear comunidades en línea también es una vía hacia la acción social. Las redes sociales como Twitter y Facebook pueden ser usadas en este sentido, convirtiéndolas en redes de colaboración y organización.

Existen sitios –no tan conocidos– que sirven para conocer a grupos de personas con intereses similares. Un ejemplo es Meetup, que sirve para organizar reuniones con otras personas que pueden ser desde aficionados a la fotografía hasta protectores del medio ambiente.

Sitios como Etsy o Kichink han ayudado a aquellos que tienen talento para que no necesiten de una gran inversión para abrir una tienda física donde vender sus creaciones. Mientras que Fondeadora o Indiegogo, han sido plataformas para que proyectos sociales importantes se puedan llevar a cabo.

Los jóvenes solemos ser muy soñadores y a veces creemos que nuestros sueños no son realizables. Pienso que debemos aprovechar lo que tenemos a nuestro alcance para lograr lo que nos proponemos.

Te invito a reflexionar sobre el uso que le das al Internet y a tus redes sociales. ¿De qué otra manera podrías utilizarlos? ¿Hay algo que quieres hacer y tu acceso a Internet puede facilitarlo?

 

A partir de este mes mis colaboraciones con Jóvenes Construyendo no serán tan frecuentes debido a diferentes proyectos en los que estoy involucrada. Sin embargo, pueden encontrarme en mi cuenta de Twitter: @ariannacarlia


REFERENCIAS

Datos obtenidos de AMIPCI:  https://www.amipci.org.mx/es/

 

Comentarios

Comentarios