Iniciar una aventura

Por José Barbosa

 

Buenas tardes, son las 12:38pm y es un día soleado. Me encuentro pensativo en referencia a muchas circunstancias que pasan en mi vida cotidiana desde hace días. Pero me encuentro tranquilo, esa sensación de gozo que con el simple hecho de respirar sientes que tienes absolutamente todo y es la verdad, ¿quién no se sentiría a gusto de estar vivo?

Soy un sobreviviente de hechos y de circunstancias dolorosas, pero me he tomado el tiempo de pensar qué es lo que realmente quiero, y hoy por hoy sé perfectamente que debo iniciar una aventura.

¿Quién no recuerda cuando era pequeño? Hay ocasiones en que me acuerdo que cuando era niño, me pasaba diciéndole a mis amigos o a mi familia que ya quería ser grande para salir de fiesta y entrar a discos (en ese entonces tenía ese concepto de lo que era un antro, no vayan a pensar que estoy muy viejo). Pero ahora las cosas son totalmente diferentes en torno a ese tipo de cuestionamiento de la edad, hoy tengo 23 años.

Aunque recordando esas fechas, nunca me hubiera imaginado estar en donde estoy ahora mismo, a punto de terminar una Licenciatura y el hecho de verme en un futuro no muy lejano aportando algo a la sociedad, me hace sentir muy emocionado. La verdad extraño esos días en los que mi única preocupación era no salirse de la línea al colorear, o porqué te peleaste con tu amiga por no haberte dado de sus papas. Esos tiempos eran muy buenos, la inocencia que guardaba en ese entonces.

Nunca hay que olvidar ese niño interno y entender que te llevó hasta el punto donde estás, y en mi caso no olvidaré las lecciones de vida que tuve que enfrentar para mejorar con el paso de los años.

En ocasiones me he encontrado con un sinfín de personas de todos los tipos de personalidades habidas y por haber, y en verdad he llegado a pensar que soy muy afortunado por ser quién soy y tener lo que tengo. No todos tienen la oportunidad de tener techo, comida, estudios, y no menos importante una familia que me ama y siempre está conmigo en las buenas y en las malas.

No voy a negar que me he quejado por algún tipo de circunstancias, creo que no soy perfecto y nadie lo es. Pero creo que todos debemos de encontrarle el gusto para salir a flote. A lo mejor unas personas encuentran la manera de salir  adelante muy pronto, y otras son muy desidiosas para salir a flote de sus problemas o simplemente se encuentran en un camino por descubrir.

No lo sé, el hecho de estar esta tarde escribiendo y datando cada uno de mis pensamientos que fluyen con la brisa del viento y este sol tan hermoso, aunque haga calor no importa; ya que me encuentro respirando. Muchas personas no aprecian la belleza de un día soleado, a pesar del calor insoportable, muchos han muerto por ser asesinados y no disfrutaron de lo que hoy mismo estoy haciendo. En donde me pongo a pensar que muchas personas están dolidas, perdieron a sus papás, mamás, amigos, amigas, etc.

La base de la felicidad es ser feliz por uno mismo y tomar la conciencia y/o actitud ante los problemas, darnos cuenta de que todo se puede resolver si nosotros lo queremos. Sólo debemos encontrar el camino para poder darnos paso a establecer una mejor respuesta ante aquello que nos agobia; ya que si algo no entendemos pues hay que preguntar, si algo nos molesta hay que decirlo, si algo no nos gusta  pues cambiar ese panorama.

La única realidad es que somos los protagonistas de nuestro cuento y que si la vida no es color de rosa, si se pueden encontrar paraguas de colores en un día gris.

Recordar la felicidad que vivíamos cuando éramos infantes y nos divertíamos de todo. Donde por lo menos yo tuve una infancia maravillosa mis primeros 10 años de vida. En donde claro, tenía altibajos en la primaria o en el kínder, pero era un  niño que tenía todo el cariño del mundo y un mundo de ilusiones por descubrir y eso es lo que los adultos no llegamos a entender, y bueno es que la verdad ya soy un adulto, por eso me pongo en ese concepto.

Hoy en día, la infancia de los niños se encuentra en semáforo rojo por lo mismo de la globalización y el entorno tecnológico que ha conllevado. Esta expansión de Smartphones, iPads, Tablets, etc. ha quitado lo bonito de la infancia, ya que ahora los niños no saben otra cosa más que pasarse horas jugando en aparatos electrónicos o en los videojuegos. Aunque no niego que si existan niños que sigan divirtiéndose en los parques, debemos de tomar en cuenta que los niños de ahora son el futuro de nosotros, así como los jóvenes somos el futuro de los adultos maduros de ahora.

El inicio de una aventura comienza desde que nacemos, ya que nunca estaremos obsoletos. Siempre hay que aprender de todo, y seguir aprendiendo con el paso del tiempo. La vida da muchas vueltas y está en nosotros hacer que eso suceda. El tiempo es un amigo fiel, o en algunos casos enemigo. Pero es intangible, algo que nos puede apoyar y sacarle provecho e ir recuperando lo que hemos perdido también. Todo se puede, y si nos quedamos estancados en algún momento, nunca es tarde para “Iniciar una aventura”.


Imagen: http://www.eurolinguastudy.com/blog-eurolingua/wp-content/uploads/2016/02/10-cosas-que-aprendes-cuando-estas-en-el-extranjero-1050×580.jpg

Comentarios

Comentarios