Indeterminación del Derecho II

Por Miguel Téllez

 

En mi escrito anterior –“Indeterminación del Derecho”- conté grosso modo en qué consiste el problema de la Indeterminación en el Derecho, siguiendo la tradición de filosofía del derecho de corte analítico. En las siguientes líneas expondré tres teorías interpretativas del Derecho –de nuevo siguiendo a la tradición de filosofía del derecho ya mencionada- que intentan solucionar los problemas que implican la vaguedad y la ambigüedad en el Derecho. Antes de entrar en el fin de este trabajo, hablaré de un asunto del que no profundicé en el escrito anterior: los conceptos esencialmente controvertidos.

Existen en el Derecho –podríamos decir que en la mayoría (sino es que en todos) de los sistemas jurídicos- conceptos que surgen de la vaguedad, pero el matiz de estos es que tienen al menos tres características: 1) son valorativos, 2) de estructura interna compleja y 3) existen casos –reales o hipotéticos- que son paradigmas para aplicar tal concepto¹. Explico a continuación con mayor detalle las características enunciadas.

Cuando decimos que son conceptos valorativos, lo que queremos expresar es que pueden ser negativos o positivos: se suele decir que un jugador de soccer es “buen jugador” o “mal jugador”: si es “bueno”, es una valoración positiva, si es lo contrario, la valoración es negativa. Que sean conceptos de estructura interna compleja implica que hay distintos criterios que nos conducen a tener problemas respecto a la aplicación de esos conceptos. Siguiendo con el ejemplo del jugador de soccer, es una cuestión controvertida preguntarnos algo como ¿qué es un buen jugador? Para algunos podría ser aquel que anote muchos goles, para otros, que haga jugadas novedosas, etc. Esto nos conduce a preguntarnos² ¿entonces hay o no un concepto aplicable para ‘buen jugador de soccer’? Es aquí donde entra la importancia de la característica 3): tenemos casos paradigmáticos de buen jugador de soccer: Maradona y Pelé.

Dejando de lado el ejemplo del soccer y pensando ahora en los conceptos esencialmente controvertidos en el Derecho, hay que decir que estos suelen ser  de tipo moral. Diversos sistemas jurídicos condenan las penas humillantes y degradantes: ¿cuál es el criterio para decir que algo es humillante y degradante? Este asunto no es trivial, ya que parece que requerimos del razonamiento moral para identificar lo que una norma como “quedan prohibidos los tratos humillantes y degradantes” quiere realmente decir. Un positivista jurídico exclusivo, inclusivo y un iusnaturalista sostendrían diversas tesis acerca de cómo interpretar tales normas que contengan ese tipo de conceptos, pero no expondré por ahora en qué consiste la opinión de esas tres vías, ya que primero tendría que explicar que la controversia surge entre esas familias por el papel que –según ellas- juega la moral en la Derecho, si es que juega alguno, y esa tarea es empresa de otro escrito.

Expuesto el asunto de conceptos esencialmente controvertidos, ahora pasemos a las teorías interpretativas que buscan solucionar las lagunas en el Derecho: esto es, aquello que surge por el problema de la Indeterminación en el Derecho. En primer lugar expondré lo que asumen las teorías interpretativas, y posteriormente mencionaré algunas críticas que se hacen a esas teorías.

La primera teoría interpretativa que expondré se conoce bajo el apellido de “Concepción cognoscitivista”. La tesis de esta concepción podemos enunciarla así: “Interpretar la formulación normativa ‘K’ equivale a informar que ‘K’ tiene el significado ‘S’³. Lo que quiere decir esta posición es que interpretar una norma implica dar de manera unívoca con un significado, es decir: hay una única interpretación, y esa es la correcta.

Enseguida tenemos la “Concepción no cognoscitivista”. Esta teoría asume lo siguiente: “Interpretar la formulación normativa ‘K’ es adjudicar un significado a ésta, estipulando que ‘K’ significa ‘S’³. A diferencia de la concepción cognoscitivista, aquí se señala que interpretar no equivale a encontrar el significado único de alguna norma: hay diversos significados que podemos hallar, pero cuando adjudicamos alguno, lo que se hace es solamente estipular. Esta postura suele ser sostenida por la familia conocida por el apellido de ‘realismo jurídico’.

Finalmente, también existe la “Concepción intermedia”. Lo que nos dice esta teoría es que en ocasiones la actividad interpretativa es cognoscitiva –en el sentido de la primera teoría que enuncié- y en otras es una cuestión de decisión –de estipulación-. Esta teoría supone que hay textos que son parcialmente indeterminados, así que puede haber respuestas correctas; y en otros tantos, los textos son radicalmente indeterminados, y entonces no hay una respuesta correcta. A los primeros casos, los partidarios de esta posición los llaman ‘casos típicos’, y a los segundos se les conoce como ‘casos atípicos’. Los casos típicos tienen respuestas correctas a causa de que el lenguaje expresado en ellos no es realmente confuso, pues tienen características que están incluidas –o claramente excluidas- en el significado de los conceptos; en los casos atípicos no están claramente incluidos ni claramente excluidos.

Hasta aquí he hecho una caracterización muy breve de tres teorías interpretativas que intentan dar respuesta a los problemas de Indeterminación en el Derecho. Dado que ahora queda poco espacio para las críticas, estas las dejaremos para el siguiente escrito.


¹Ver., Vilajosana, Josep, Identificación y justificación del derecho, Marcial Pons, Madrid, 2007, p.108.

²Aquí estoy siguiendo el mismo hilo conductor que Vilajosana: Ver., Idem.

³Ver., Ibid., p. 100 y  Ibid., p. 104.


Bibliografía

Vilajosana, Josep, Identificación y justificación del derecho, Marcial Pons, Madrid, 2007


Imagen: http://www.elpaiscanario.com/el-libro-del-esclavo-y-anexo-1/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.