Ignorancia en tiempos millennials

Por Infiltrado

“Existen tres clases de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.” –François de La Rochefoucauld

Los jóvenes nacidos entre los años de 1980 a los 2000, conocidos como millennials, porque han vivido los cambios de la tecnología desde su infancia y hoy se encuentran adaptados a ella, y forma parte de su estilo de vida; muchas veces por moda y otras tantas por necesidad a su entorno.

Hoy son la nueva fuerza laboral, cuya adaptación a veces ha sido considerada como un problema frente a las generaciones anteriores que han trabajado desde un antiguo sistema laboral.

Este artículo lo dedico a todos aquellos jóvenes que están en la búsqueda de un empleo; ya sea el primero o que se encuentren en uno y no tienen idea de toda la responsabilidad que conlleva.

Primero, es casi de ley que a donde vayas a hacer una entrevista, te van a encasillar como “millennial”; que para algunos empleadores o jefes será una desventaja sobre tu perfil, y para otros, parece como si eso significara: “joven con conocimientos tecnológicos que puede ser mejor explotado en el trabajo”.

Es importante que prestes atención a estos puntos porque te ayudarán a descubrir en qué estás fallando  en tu entorno laboral.

  • Los millennials parecen sufrir un tipo de autismo.

Viven encerrados en su mundo. Todo lo quieren aquí y ahora.

Se les complica respetar las reglas y desconocen el ámbito de lo civil.

 

  • Los millennials, viven en el presente basado en el goce inmediato, en el consumo de datos y en la adicción a la tecnología.

 

  • Algunos refugian sus emociones en el último smartphone o en las redes sociales. No saben lidiar con el estrés.

Todo el tiempo nos han dicho que tenemos en nuestras manos las herramientas más poderosas para poder hacer y deshacer; acceder a la información, usar la tecnología, ser productores y consumidores de contenidos, etcétera.

Eso y más sabemos hacerlo, pero el problema es que estamos sobre saturados de información y por eso no la procesamos por completo.

Somos multitask, navegamos por diversidad de aplicaciones en cuestión de segundos y casi al mismo tiempo. Pero hay algo que es bastante claro, nos falta educarnos.

Podremos contar con las más nuevas tecnologías para poder realizar nuestras tareas, incluso para cumplir con nuestras actividades del trabajo, pero si no tenemos la conciencia sobre aquellos que debemos estar educados, no saldremos adelante.

Con todo esto me refiero a que, últimamente me he dado cuenta que carecemos de la capacidad de escucha, atención y memoria. Escuchamos sólo lo que queremos oír, porque pensamos que lo que nos dicen ya está anticuado, que no es nuestro caso; nuestra atención sólo la tenemos en aquello que sea atractivo, en algo que sea visual y fácil de digerir. Simplemente porque ¡todos se nos está olvidando!

Aquello que nos dicen con palabras, hablando frente a frente a alguien más, lo entendemos en ese momento y a las tres horas siguientes lo hemos olvidado.

Pareciera como que nos lo tuvieran que decir a través de un mensaje de voz o texto por whatsapp, un video explicativo de menos de 30 segundos para comprender lo que nos quieren comunicar.

Vivimos todo en el momento presente, pero no lo estamos disfrutando como se debe, porque estamos más preocupados por tomar la foto en el momento exacto y presumirlo en redes sociales; mientras buscamos el ángulo perfecto, ese momento que pudo haber sido grabado por nuestros ojos y corazón para siempre, sólo se queda en la memoria del Smartphone.

Si el internet y las nuevas herramientas tecnológicas es donde se supone que encuentras todo y de todo, la realidad es que sí lo hay pero no lo vas a encontrar hasta que tú tengas la voluntad de hacerlo.

Seguimos y seguiremos siendo ignorantes de la realidad que está frente a nuestros ojos y no a través de una pantalla donde revisas tus redes sociales cada 15 segundos, o a través de la realidad que te muestran los medios digitales porque sólo vemos las noticias de acuerdo a nuestros gustos, preferencias e interacciones.

Dejaremos de ser ignorantes cuando aprendamos a escuchar el mundo que nos rodea fuera de una pantalla, a ser conscientes de nuestra realidad y nuestras necesidades cuando hagamos el esfuerzo por dedicar 10 minutos de nuestra atención diaria a las personas que nos importan, a nuestro trabajo; porque tus redes sociales, tus likes e interacciones no resolverán tu vida cuando te encuentres en una situación donde debas salvarte a ti mismo.

Y no es que le desee el mal a alguien, simplemente la vida a veces nos podrá en situaciones donde debemos demostrar nuestra realidad para responder ante lo que nos está pasando, porque no todo es color rosa.

Porque cuando estás bien informado, cuando sabes cómo actuar porque estás preparado, porque has hecho el uso correcto de la información y porque eres capaz de demostrar que a pesar de ser millennial sabes que la tecnología está funcionando a tu favor y no sólo para un ocio o distracción.


Imagen: https://pixabay.com

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.