Hablemos del virus Zika

Por Sergio Andrade

 

El virus Zika es ahora una Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional (PHEIC, por sus siglas en inglés), esta clasificación fue dada por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y hecha pública el primero de febrero de 2016, por su directora general Margaret Chan. Este procedimiento ha sido aplicado tres veces con anterioridad: la primera vez fue en abril de 2009, a causa de la epidemia de gripe AH1N; la segunda en 2014, cuando resurgió la polio; y la tercera cuando se produjo el último brote de ébola en el 2014. ¿Pero por qué el virus Zika es ahora un problema de salud pública internacional y qué significa esta clasificación?

El Zika es un virus que se identificó por vez primera en 1947 en Uganda y fue identificado en macacos de la India a través de una red de monitoreo de la fiebre amarilla selvática. El virus permaneció prácticamente desconocido hasta 2007, cuando se produjo un gran brote de aproximadamente más de 8 mil infectados en las islas cercanas a los Estados Federados de Micronesia (al norte de Australia). Entre el año 2013 y 2014, un nuevo brote reportó 8, 264 casos en la Polinesia Francesa. En 2015, cuando más de 15 países latinoamericanos (incluido México) reportaron la presencia del virus, la comunidad científica y los institutos de salud pública empezaron a considerar al virus como un problema emergente y  grave de salud.

Para que una enfermedad sea considerada una PHEIC por la OMS deben cumplir dos condiciones: que la enfermedad constituya un riesgo para otros países debido a su potencial diseminación y que, al menos potencialmente, requieran de una respuesta internacional coordinada. El virus Zika cumple con ambas, pues ha resultado inesperado y con implicaciones para la salud pública mas allá de las fronteras de un país.

Desde el punto de vista clínico, la enfermedad no es considerada como una enfermedad grave, pues resulta benigna en 75% de los casos; es decir, que sólo una de cada cuatro personas infectadas desarrolla síntomas de la enfermedad. Sin embargo, se ha sospechado que la infección por el virus tiene sinergia con la microcefalia, un grave defecto neurológico que parece afectar a los niños nacidos de mujeres embarazadas infectadas.

Margaret Chan asegura que aún no hay evidencia científica concluyente sobre la relación entre el virus Zika y la microcefalia en bebés. Sin embargo, el ministerio de Salud de Brasil, a través del boletín epidemiológico más reciente, registra 3,530 casos de microcefalia relacionados con infecciones por el virus Zika desde octubre del año pasado. Mientras que  Estados Unidos registró el primer caso de microcefalia relacionada con el virus a principios de 2016, según informó el periódico The New York Times. Por lo anterior, la OMS recomienda a las mujeres embarazadas tomar las medidas necesarias al viajar a zonas tropicales, como lo es el uso de repelentes, no dormir a la intemperie, etc. Por su parte Estados Unidos, un poco más drásticos, recomienda no viajar a los países más afectados.

La manera en la que se adquiere el contagio fue un factor determinante para que el virus Zika fuera considerado una PHEIC. El virus Zika infecta al humano cuando éste es picado por un mosquito del género Aedes, el mismo mosquito que transmite la fiebre del dengue, la fiebre amarilla y la fiebre de Chikungunya. Este factor de transmisión es un factor importante y preocupante, ya que el mosquito se encuentra endémico en la mayoría de los climas tropicales y húmedos. Actualmente se sabe que las zonas endémicas del mosquito se han expandido (y seguirán expandiéndose) geográficamente como consecuencia del cambio climático. El uso intensivo de insecticidas han creado mosquitos “mutantes” resistentes a los insecticidas tradicionalmente utilizados y que ya son portadores de varios virus, pueden infectar a las personas con más de un sólo virus, produciendo un “coctel” de enfermedades. Aunado a todo lo anterior, aunque aún no se han documentado casos de transmisión por vía sanguínea y sexual, la evidencia apoya esta posibilidad, según explica el jefe del servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona, Joaquím Gascon.

A un año de que la OMS de declarara al virus Zika como una PHEIC, el objetivo sigue siendo el visibilizar a la enfermedad y  al virus. La declaración es una invitación a la investigación y a que los centros e instituciones de salud pública empiecen a considerar a la enfermedad dentro de sus esquemas de diagnóstico. Esta declaración también permite a la OMS movilizar recursos a nivel mundial en caso de ser necesario. Sin embargo, tenemos que recordar que la OMS es una institución que da pautas y recomendaciones, por lo que dependerá del sistema de salud de nuestro países tomar en serio al virus, al mosquito y a la enfermedad.


Imagen: http://elcinco.mx/noticias/2016/09/01/asoma-zika-en-tamaulipas/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.