Hablemos de música

Por Ana Elvira Quiñones

“Music is your only friend until the end…”

-The Doors

Siempre me he considerado una persona introvertida. Y no es como que nunca haya intentado abrirme un poco más con la gente, es algo que no está en mí y siempre después de las preguntas básicas que se hacen cuando conoces a alguien, termino con la sensación de que todo lo que tenía que decir ya lo he dicho; volteo a ver a la otra persona y si tengo suerte ella seguirá el curso de la conversación, pero si es tan introvertida como yo, no quedará -entre lo que pudo haber sido una nueva amistad- nada más que un profundo e incómodo silencio. Pero es ahí, en medio de dicho silencio, las miradas inquisidoras y una sonrisa pseudoafable de mi interlocutor, cuando suena en mi cabeza esa canción que escuché recientemente y cuyo estribillo y línea de bajo no me abandona, esa canción de aquella banda de Rock Alternativo que tanto me encanta, y que dada la situación de incomodidad hace que me encante un poquito más porque es entonces cuando se me ocurre algo que no le había preguntado a la persona que se encuentra en frente de mí, y es sencillamente la cuestión: “¿Qué tipo de música te gusta?”

Como dije anteriormente, siempre he sido introvertida, pero si hay algo que me emociona de conocer personas nuevas, es el hecho de que probablemente podamos compartir eso que nos acompaña durante nuestras tristezas y  alegrías,  durante nuestros enamoramientos y soledades; eso llamado música que mueve nuestras emociones como un fuerte viento que mueve a un rehilete. Ahora bien, esto no significa que para ser mi amigo debamos tener los mismos gustos musicales; por el contrario, el conocer música diferente a la que yo escucho es algo que también me emociona. Pero he de admitir que mis mejores amistades han surgido luego de encontrarnos en ese silencio incomodo que describí con anterioridad, y que después de hacer la pregunta de oro me han respondido que escuchan tal banda que también conozco.

Cuando Swann, de Por el camino de Swann de Marcel Proust, escucha aquella frase musical de un soneto para piano, que cuyo amor por dicha frase pareció por un instante un posibilidad de rejuvenecimiento para su vida, que le brindó voluptuosidades espaciales que nunca se le habían ocurrido antes de haberla oído, y que sólo esa melodía podía inspirarlo; comprendemos que a pesar de que él describía lo que le había provocado escuchar un soneto, lo que sentimos al escuchar alguna canción que nos gusta sea cual sea el género musical, no dista mucho de lo que sintió él a pesar de ser épocas y contextos diferentes. Pues es ese verso de Radiohead “I used to fly like Peter Pan”, el que nos recuerda una infancia perdida y al mismo tiempo una oportunidad para sentir que por dentro somos los mismos y que el tiempo no pasa. O esa canción de Pulp en cuya letra se escucha “In the midtime we try, try to forget that nothing last forever” que nos enseña, que en efecto nada dura para siempre pero que aun así intentamos jugar a la inmortalidad y eternidad de algo tan volátil y cambiante como lo es el amor. Cito a Marcel Proust como ejemplo de que en la mejor literatura hay música, y hablo de Radiohead y Pulp porque en la mejor música también hay algo de literatura.

Lo que quiero decir con todo esto de las relaciones sociales, mi introversión, los libros que leo y las bandas que escucho; es que la música es el lenguaje universal (más allá de la neolengua de Orwell en 1984) sin importar nuestro género favorito, o los grupos e intérpretes que escuchemos, nuestra nacionalidad, preferencias sexuales o creencias religiosas, por el simple hecho de que cuando escuchamos de verdad aquella canción que tanto amamos y que repetimos hasta el cansancio, es la misma sensación aunque sea una pieza de Prokofiev, una canción de los Rolling Stones o un ritmo de cumbia, siempre y cuando dicha melodía atraviese en lo profundo de nuestro ser. Y es ese sentimiento el que nos inspira esto  llamado música, el que nos hace más humanos y al mismo tiempo lo que nos une, pues la apreciación de este arte tan directo; es algo que tenemos en común entre todas las personas.


Imagen de: https://mariijoflorees.files.wordpress.com/2015/08/musica-emozioni-2.jpg

Comentarios

Comentarios