Flint, Michael Moore

Por Brandon Ramírez

 

Recientemente platicaba con mi familia sobre cómo era la ciudad hace unos años. Mis abuelos, según me cuentan, se mudaron al sur de la Ciudad de México para que mi abuelo pudiera trabajar en una fábrica textil. El dueño de la misma, compró los terrenos circundantes y apoyó a sus empleados para que construyeran sus casas ahí y vivieran literalmente cruzando la calle. Mi papá y mis tíos crecieron  en el barrio que se construyó, y jugaban con los hijos de todos los demás trabajadores.

La idea de que una fábrica o empresa compre y revenda a precios bajos terrenos a sus empleados para que puedan vivir del otro lado de la calle, y tengan su casa propia me parece impensable hoy día. Sin embargo, me recordó un documental que vi hace un par de años, llamado “Roger & me”, de Michel Moore.

El documental, básicamente nos muestra una breve historia del pueblo de Flint, en Michigan, de donde es originario Michael Moore. Se nos expone una faceta del capitalismo: donde las grandes empresas buscan aumentar sus ganancias no importando los factores sociales, como lo podemos apreciar en el desempleo y sucesiva quiebra de empresas pequeñas que se generó tras el cierre de la planta de General Motors (GM); estos cambios terminaron con la abundancia de Flint, convirtiéndola en un pueblo del que algunas personas preferían huir, en busca de oportunidades.

En un principio Moore nos narra cómo era la vida cuando General Motors se estableció allí y empleaba a una gran parte de la población. Contándonos su propia historia familiar, nos señala que generaciones tras de él, habían sido trabajadores de la automotriz. En cambio, Moore aspira a algo más: una vida lejos de la empresa local, inspirado en personalidades que habían trascendido, como el grupo musical Grand Funk Railroad, o el conductor del programa televisivo ‘El juego de los recién casados’ Bob Eubanks.

De hecho lo logró, aunque fue algo efímero. Tras un tiempo fuera, en una incursión al mundo editorial en una revista en San Francisco, y tras fracasar, Moore volvió a Flint y se llevó una sorpresa al poco tiempo: la abundancia que la empresa automotriz General Motors generaba, desapareció. La empresa decidió, buscando un aumento en las ganancias, cerrar algunas de las plantas más antiguas, donde los empleados al estar sindicalizados desde 1937 y gozar de más conquistas laborales generaban más costos a la empresa, y abrir unas nuevas en México, donde los empleados cobraban 70 centavos por hora. Con lo que la empresa ahorraría en sueldos, se pensaba adquirir otras firmas de menor tamaño y crecer.

En ese momento, Roger Smith era el Presidente de la junta directiva. La gente de Flint le tenía rencor, como podemos apreciar en algunas pequeñas entrevistas mostradas. Y no es para menos, 30,000 personas se vieron afectadas por los cierres de GM, treinta mil personas desempleadas sin oportunidades para volver a emplearse, que son desahuciadas perdiendo todo lo que tenían, que terminaron en la calle por una decisión no motivada por una situación de crisis, sino por ambición económica.

Esta gente ve a Roger Smith como un ser desalmado, que no tenía consideración por las personas que habían dedicado su vida al ensamblaje de automóviles. Moore busca a Smith para pedirle que vaya a Flint y hable con los desempleados, esa es la lógica del desarrollo del documental, aunque no consigue su objetivo.

Hoy día sería difícil pensar en que una empresa propicie por si misma el crecimiento de un poblado, apoyando a empresas pequeñas para generar que todos los insumos que necesite se den en esa misma comunidad, logrando un desarrollo conjunto. Lo más común, es que la mayoría de las maquilas se muden de su país de origen a otros en que la mano de obra es barata, de ahí que casi 8 de cada 10 cosas que tengamos a nuestro alrededor contenga la leyenda ‘hecho o ensamblado en China’, o países como el nuestro, en el que mucho se destaca el sector automotriz, aunque ninguna de esas empresas sea nacional, y la mayoría de su flujo comercial es intrafirma, es decir, que Volkswagen México le vende a Volkswagen Brasil, etcétera.

En ese contexto, las empresas no se plantean generar el desarrollo de la población en que están establecidas, puesto que en caso de que las condiciones cambien, y exista otro país en que puedan aumentar su eficiencia, lo más probable es que lo hagan. Quizás es cierto eso de que cada vez somos más egoístas.


Imagen: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-06-01/un-experimento-te-convierte-en-director-de-una-fabrica-china-esto-es-lo-que-harias_855364/

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.