Fin de año

Por Brandon Ramírez

 

Es un tópico entre muchos otras la idea de que las celebraciones anuales marcadas en los calendarios son más un buen negocio que algo simbólico y reivindicativo hacia personas, acontecimientos, sentimientos, que solemos obviar y que parece necesario que nos recuerden constantemente.

En estas épocas, más allá del trasfondo religioso que en algunos países toman, las fiestas decembrinas suelen estar acompañadas de todo un ambiente de unión familiar, reivindicaciones, perdonar y agradecer, etcétera; por ejemplo, plasmado en muchas de las películas que buscan responder a qué es la Navidad o el significado de la misma, a partir de cuentos clásicos que han construido el imaginario decembrino en occidente.

Más allá de los rituales más o menos generales que la mayoría siguen: una cena con los seres queridos, posiblemente un intercambio de regalos y en general estar acompañados de aquellas personas que sentimos cercanas, tanto en ésta como en las demás celebraciones marcadas en los calendarios desde antes de que naciéramos y decididas por otros muchos siglos atrás, lo importante es hacer aquello que le hace sentido a cada uno.

Particularmente el final de año es una fecha con una carga simbólica muy importante. Estamos acostumbrados a pensar que la vida son ciclos que se inician y concluyen, ya sea las relaciones en pareja, las etapas que atravesamos cada uno, de la niñez, adolescencia, adultez a vejez, etcétera. Pensado fríamente, un día no es esencia distinto al que le precede y al que le prosigue, somos nosotros quienes les hemos dado nombre, un número, y sentido en un calendario que nuevamente corresponde a ciclos (la vuelta de nuestro planeta en torno al sol).

Un nuevo año que en la práctica no nos hace personas distintas a las que fuimos el 31 de diciembre, puede representar en todo ese entramado simbólico oportunidades para retomar actividades que nos apasionan y tenemos olvidadas, motivación para realizar cambios en nuestra vida, para reavivar relaciones interpersonales alejadas, iniciar proyectos, o nuevamente ‘cerrar ciclos’ que nos perjudican más de lo que nos ayudan.

Alguna vez leí que un nuevo hábito se forma en aproximadamente 21 días. Sólo se necesita el esfuerzo consciente durante tres semanas para acostumbrarnos a algo, ya sea a hacer ejercicio diariamente, dejar algún alimento como las bebidas azucaradas, algún vicio más arraigado como el fumar o la ingesta de alcohol, o en general para cualquier comportamiento en el que hoy día estemos inmersos.

No necesariamente debemos contemplar hacer cambios, puede que ya estemos en un camino muy cercano a nuestra idea de la buena vida y el buen vivir, y el cambio de año deba ser visto sólo como una continuidad. Entonces contravendríamos toda esa idea de los ciclos, pero, como escribí líneas más arriba, al final, lo importante se trate de la fecha que se trate, desde cumpleaños, aniversarios, festividades anuales en general y cambios de año como en los próximos días, lo importante es hacer aquello que nos hace sentido en lo particular, aunque contravenga los convencionalismos que nos rodean.

Ahora, en el contexto que seguramente nos rodeará, puede que lo cosa no pinte muy bien. En nuestro país la violencia ha repuntado, las elecciones Estadunidenses de este 2016 plantean un panorama de incertidumbre sobre todo social y económicamente. La proximidad de las elecciones presidenciales y las elecciones locales venideras sugieren que tampoco habrá decisiones de gran magnitud para corregir algunos de los problemas más importantes, como el combate a la corrupción, la legalización de algunas drogas como en otros países para reducir la criminalidad asociada al mercado de las mismas, etcétera.

En un nivel más general particularmente y a más corto plazo la elección en Francia en abril y mayo supondrá otro foco de atención como lo fue en su momento la de EEUU, al ser este país junto con Alemania (¡cómo cambió el mundo en 70 años!) quizá los grandes bastiones de la democracia liberal y del proyecto europeo.


Imagen: http://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/botones-siguiente

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.