Estado Islámico: más que un grupo terrorista

Por Jorge Francisco Vuelvas Lomeli

 

En el marco de la Guerra Civil de Siria, un grupo afiliado a la célula terrorista Al Qaeda –entonces denominado Estado Islámico de Siria e Irak (ISIS, por sus siglas en inglés) y dirigido por Abu Bakr al-Baghdadi– luchaba  por derrocar al presidente sirio de Bashar al-Assad; sin embargo, a principios del 2014 Al Qaeda rompió relación con ISIS, asumiendo que dicha entidad era demasiado radical y no coincidía con los ideales de su organización. Desde entonces, el autodenominado ISIS emprendió un plan bélico en contra del territorio sirio-iraquí, rebautizándose como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), representando una amenaza para la estabilidad de toda la región.

Posteriormente, el ISIL lanzó una ofensiva hacia Irak invadiendo extensas zonas del norte, incluyendo la ciudad de Mosul –segunda ciudad más importante de Irak–. Así, el 29 de junio de 2014 se proclamó el primer califato del siglo XXI, autodenominándose “Califa” el líder terrorista Abu Bakr al-Baghdadi. Esta situación suscitó la inquietud de los gobiernos de la región y algunas naciones occidentales, dado que el grupo terrorista había controlado zonas ricas en producción de petróleo y saqueó los recursos de Mosul, obteniendo con ello diversas fuentes de financiamiento, posicionándose como el grupo terrorista con mayor riqueza en el mundo.

De esta manera, el presente escrito tiene como objetivo explicar la amenaza que el Estado Islámico representa para la comunidad internacional, y qué podemos aprender los jóvenes mexicanos de este conflicto con el Estado Islámico (EI), el cual ambiciona la creación de un nuevo califato regido por la ley Sharia¹ que domine desde el Asia Central hasta la Península Ibérica.

° ° °

La presencia del Estado Islámico en la región de Irak y el “Levante” ha estremecido a la comunidad internacional debido a los numerosos asesinatos, decapitaciones, torturas y amenazas a las naciones de todo el mundo. De igual manera preocupa su capacidad de enriquecimiento, mismo que se logra a través de las ventas de petróleo en el mercado negro, el tráfico de obras de arte, el saqueo de ciudades, la extorción y financiamiento externo. También es importante rescatar que el EI ha ganado adeptos en todo el mundo a través de videos publicados en internet y redes sociales, convocando la yihad² a los musulmanes de todos los países.

Hasta la fecha se estima que este grupo tiene más de 30 mil combatientes en la región, de los cuales muchos son extranjeros provenientes de Europa, Asia y Estados Unidos; cabe destacar que según información británica, se especulan 150 mexicanos combatiendo con el EI. Esta situación se vuelve muy preocupante, dado que numerosos combatientes han regresado a sus países de origen, teniendo la capacidad e intención,  de atentar en contra de los ciudadanos ajenos al territorio del califato; aunado a ello, la popularidad del Estado Islámico alrededor del mundo ha sido de tal magnitud que se han registrado ataques en Francia, Bélgica, Australia, Canadá, Francia, Túnez, Egipto, Libia y Kuwait; también, en países del Sudeste Asiático y en Estados Unidos se han detenido a personas que habrían tenido la intención de atentar en contra de establecimientos públicos o planeado viajar hacia Irak para unirse al califato.

Por otro lado, el Estado Islámico se ha posicionado territorialmente en una zona estratégica de la geopolítica mundial, atentando contra los intereses de diversos poderes regionales, tales como Turquía, Irán, Israel y Arabia Saudita. En la región también se encuentran diversos yacimientos de petróleo, es una importante ruta comercial y se conglomeran las dos principales ramas del Islam (Suní y Chií), mismas que han vivido en conflicto desde hace varias décadas; como consecuencia, la invasión territorial del EI ha provocado la desaparición de la frontera entre Siria e Irak, posicionándose como un estado de facto y amenazando la supervivencia de esos dos países. De esta manera, este grupo es el primero que logra establecerse en un territorio, con una población aparentemente inclinada a su forma de gobernar y una organización política para cada provincia, provocando el desequilibrio político regional; y planteándose un nuevo paradigma en el terrorismo transnacional.

La respuesta estadounidense y de los europeos se ha limitado a ataques aéreos a objetivos estratégicos del EI y a la capacitación de fuerzas armadas en Irak. Empero, el Estado Islámico ha ganado terreno en diversos puntos de Asia y África; ejemplo de ello es la afiliación entre este grupo y la milicia de Boko Haram, misma que opera en Nigeria y otros países aledaños. De esta manera, se observa que la coalición liderada por Estados Unidos no ha logrado disminuir la amenaza que es el EI; y los ataques rusos sólo se han concentrado en los rebeldes sirios, lo cual nos deja con la incertidumbre de qué pasará con esta entidad terrorista en un futuro próximo y cómo va evolucionar esta crisis humanitaria en las diversas regiones del califato.

Es importante tener en cuenta que el EI sólo representa una mínima parte de la religión islámica, por lo que cualquier análisis acerca de este conflicto debe dejar de lado los estereotipos de la religión musulmana y el mundo árabe; el respeto a las culturas y religiones diferentes nos permitirá, a largo plazo, construir la paz internacional tan anhelada por la mayoría de los ciudadanos del mundo. De igual manera, los líderes mundiales deben entender que la amenaza a la que se enfrenta el mundo no es un simple grupo terrorista, sino un fenómeno de odio en contra de occidente que se expande a todo territorio.


¹Ley o código de conducta islámico.

²Decreto religioso del Islam, el cual llama a defender su religión a través de la guerra.


Imagen: http://sangbadpratidin.in/isis-bollywood-extortion-plan/#.V0vIGVThDIU

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.