Eso que llamamos “perversión”

Por Aura Pérez

Siempre a lo largo de la historia y con el tránsito del tiempo en las diversas culturas, ha existido un debate invariable acerca del mal y la perversión sexual bajo distintos términos. Lo que hace que con regularidad acudamos al pasado contextualizado en diversos lugares, para aludir ciertas costumbres, leyes y reflexiones acerca de comportamientos sexuales aceptados o rechazados por sus mismas normas. Pero esta vez y en este artículo, nuestro interés se basará en la contribución del pensamiento moderno con respecto a la perversión, con el objetivo de esclarecer el concepto y sus desenlaces, entendiendo que, en un mundo consumista, capitalista y globalizado, la palabra perversión, es uno de los grandes temas de preocupación, que además siempre tendrá polémicos puntos de vista.

Es por ello que hablar de perversión por lo regular resultará complicado, pues para su análisis debemos remitirnos a otros temas igual de polémicos como: el consentimiento, los pecados sexuales, el fin de la inocencia, la profanación del cuerpo, el matrimonio, las prácticas y preferencias sexuales, que son concepciones que se han ido trasmutando a lo largo del tiempo, cambiando con ello actitudes y modos de vivir la sexualidad humana. Lo que hace que ciertas actitudes o comportamientos que antes eran considerados como perversos, ahora sean considerados normales.  Esto innegablemente tiene que ver con cómo se ha ido configurando el mundo y la iglesia, pasando por lo que conocemos como “liberación sexual”, desafiando símbolos y conductas tradicionalistas que van de la mano con la concepción que se tiene sobre la moral sexual, el comportamiento sexual, y las relaciones sexuales.

Ahora bien, si comprendemos que la conceptualización de perversión está en el margen de la infracción de algunas normas sexuales deterministas, pero que a su vez también lleva consigo la ruptura o pérdida de valores interconectados con la organización política y social de nuestro momento, podemos hacer evidente que los hombres han poseído y asumido un mayor protagonismo social en el pasado con respecto al disfrute de su sexualidad. Ya que la exclusión cultural de la mujer induce a que se limiten al ámbito familiar y materno. Por lo que desde mi punto de vista considero inservible y nada significativo imponer, destinar y etiquetar funciones específicas a los sexos y a las relaciones sexuales, porque la consecuencia es lo que vivimos ahora, una sexualidad enajenada y desvirtuada, basada en relaciones de abuso y poder, donde resulta casi imposible precisar la conceptualización de perversión, dejando una muy delgada línea entre perversión, abuso y violación.

Es por ello que apostar a la igualdad de derechos y al libre decidir sobre nuestro cuerpo, que incluye, entre otros derechos, el derecho de: obtener información y acceso a la salud sexual y reproductiva, incluidos los de contracepción, así como, elegir si deseas casarte, cuándo y con quién y decidir si quieres tener hijos y cuántos. Permitirá ir abriendo camino para arrancar normas, actitudes y valores que desvirtúan la perversión, como lo son: la pedofilia, la violencia sexual, la mutilación genital femenina, los embarazos forzados, los abortos forzados, la esterilización forzada y los matrimonios forzados y precoces, que son graves violaciones a los derechos, aunque sean socialmente aceptados en algunas culturas,  puesto que dañan de manera excesiva y desproporcionada, en su mayoría a mujeres, niñas y niños, dejándolos en desventaja.

Finalmente considero que interiorizando todo esto y practicándolo en nuestra cotidianidad, hará que a su vez las perversiones se basen en el respeto y la reproducción de ello. Disfrutando de una sexualidad de acuerdo mutuo entre las partes involucradas, libre, diversa, creativa y divertida de mejor o peor gusto, según la opinión de cada uno.


Referencias:

https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/temas/mujeres/derechos-sexuales-reproductivos/

http://sexualidadsana.com.pe/2011/02/14/perversion-vista-por-la-filosofia/


Imagen: https://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero24/elogio.html

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.