Entrevista con Luisa Ortiz Directora en México de Change.org

Tuvimos el GRAN placer de charlar con Luisa Ortiz, Directora en México de Change.org. Con Luisa platicamos ampliamente sobre los proyectos que maneja en México la organización de peticiones más grande del mundo.  Gracias a ella conoceremos mucho más acerca de esta increíble plataforma que ha ayudado a unir las causas de millones de personas alrededor del mundo.

 

 

Platícanos que piensas. ¡Tu opinión nos interesa mucho!

 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Lo que más me gusta de mi trabajo, es que realmente estoy trabajando mi sueño. Estoy trabajando en el lugar que siempre he deseado trabajar y haciendo lo que siempre he deseado hacer. Me dedico a promover una plataforma de petición en línea, que se llama www.change.org. Somos la plataforma de peticiones en línea más grande del mundo. Somos el Youtube de las peticiones en línea, tenemos más de 20 millones de usuarios alrededor del mundo. Entonces mi trabajo es prestarle servicio a estas personas que están cotidianamente volviéndose agentes de cambio en su localidad y en su entorno. Para mí, el servicio a la comunidad es fundamental y como profesional siempre ha orientado mi vida y mis decisiones.

¿Cómo surgió Change?

Pues mira, Change surgió en el 2007 en la Universidad de Stanford. Ben Rattray y su colega Marcus Dimas, se dieron cuenta de que en muchos casos las soluciones que uno presenta para problemas específicos, no se concretaban. Por un lado, porque los problemas son gigantescos (la pobreza en el mundo, las guerras, el calentamiento global, etc), y por el otro, el tema de frustración al que uno se enfrenta todos los días es muy difícil; es una tarea titánica el hecho de poder decir: “Yo voy a cambiar este problema y voy a solucionarlo”.

Ben Rattray y sus colegas, toman una decisión: queremos ser sujetos de cambio por un lado, pero por otro lado queremos poder atraer el cambio al día a día, a la vida cotidiana de las personas. Y la mejor manera de hacer eso es tomando pequeños bocados, solucionando problemas locales, solucionando pequeñas cosas. Ojo, tanto como Ben como sus colegas y nosotros mismos en nuestra cotidianidad podemos hacer muchas cosas más que hace 10 años por una cuestión, y es que en la era del internet, la manera en la que puedes segmentar y que puedes individualizar  y cómo puedes convertir  a los problemas sociales en objetos accesibles y asequibles, tiene que ver con las herramientas que tienes en la mano. Las redes sociales, Wikipedia, inclusive la misma manera como los teléfonos celulares ya están haciendo que nosotros interactuemos con una velocidad muy grande, nos acerca. Los problemas son visibles, son alcanzables, los puedes tocar. Ésa es la idea inicial de Change: Yo puedo tener una herramienta  que me ayude a acercarme a mis problemas a tocarlos, cambiarlos y solucionarlos. Y así es como surge Change, con una misión perfectamente clara: Ser una plataforma gratuita, abierta y transparente en donde todo el mundo puede abrir una petición.

 

 

 

¿Hay algún proyecto que te guste en especial?

Todos los días encuentro temas que me fascinan, todos los días encuentro temas que me conmueven, todos los días encuentro personas con las que quiero trabajar y a las que les quiero ayudar.

Este fin de semana se logró, a través de Change, que se aboliera una modificación a la Constitución del Estado de Chihuahua, que sugería, considerando estos preceptos de “salvaguardar la unión familiar”, que niñas que tuvieran menos de 14 años pudieran casarse si estaban embarazadas. A través de Change, se genera la petición, la dirigen al presidente del Congreso de Chihuahua y al gobernador, y muy rápido reciben la llamada del Presidente del Congreso estatal,  quien les dijo: “Vamos a revisarlo”, y poco después: “Tienen razón: no solamente es anticonstitucional sino que viola todos los convenios internacionales a los que México se ha suscrito, pero nos pareció una buena idea, porque hay mucho embarazo juvenil en el Estado de Chihuahua.”

Ésa es una de las peticiones que esta semana me impresionó, pero no es la única. Si tú miras hacia atrás, los padres de Treyvon Martin, el chico que murió en Florida asesinado por un vigilante, recibieron justicia y ese señor está en la cárcel. Una niñera en Manhattan logró que Bank of America quitara un cargo adicional por los retiros en efectivo en los cajeros automáticos.  En indonesia, el gobierno acaba de proteger y salvaguardar la comisión anticorrupción, que estaban a punto de abolir, porque argumentaban que no funcionaba. La crisis española está siendo muy traumática para esa sociedad, hay un conflicto muy grande con los bancos y me explicaban mis colegas, que cuando tienes una discapacidad o cuando tienes una enfermedad terminal, el banco tendría el derecho de congelar tus bienes si tú tienes una deuda pendiente, argumentando que igual y tú mueres antes de saldar tu deuda y entonces ¿quién se va a responsabilizar? El caso de Theo, que además de ser parapléjico y de tener una enfermedad terminal, tiene dos hijos discapacitados, necesita de médula, tiene su dinero en el banco y el banco se lo congela y le dice: “No, porque debes la hipoteca”, es muy simbólico porque a través de Change le acaban de descongelar la cuenta a Theo. Como ésta, te podría contar muchas otras historias que tienen un hilo común, un común denominador: seres humanos que en el día a día tienen un problema específico y lo logran solucionar a través de la movilización social, a través de dignamente recurrir  a los derechos con los que todos contamos.

Nuestro trabajo es muy emotivo: todos los días estamos maravillándonos y además recibiendo unas dosis de humildad enorme. El ser humano es increíble, todos nosotros no sabemos la reserva de energía que tenemos adentro. Change logra de una manera muy sencilla abrir una ventanita por la que la gente la canaliza y ésta crece de una manera bellísima.

 

¿Qué otras iniciativas tiene Change en México?

Change, en este momento, en México, tiene 300 mil usuarios. Estamos creciendo de manera increíble, todas las semanas se están creando cientos de peticiones. La principal problemática que se comenzó a abordar, particularmente este año, fue el tema electoral, pero no necesariamente de por quién votar. Era: “queremos elecciones limpias y libres, queremos poder decidir sin interferencia”. Gustavo Andrade metió una petición a través de Change, pidiendo a la ONU y a la OEA que vinieran como observadores y garantes de lo que estaba sucediendo durante las elecciones. No solamente juntó más de 60 mil firmas, sino que la ONU vino a México y se encargó de observar y además de todo le envió a Gustavo el informe sobre lo que observaron. Un chico como cualquier otro dialogando con las Naciones Unidas. Dime, ¿qué otra herramienta permite eso? El tema electoral, del ejercicio de la democracia fue muy importante este año y otro tema que me llama muchísimo la atención es el tema de la causa animal: grandes peticiones, bellísimas, con solidaridad en el tema animal. Hace dos semanas, se lograron las firmas para que liberaran a esta osita de Coahuila que protección civil había resguardado porque estaba en un bosque y se habían tomado fotos con ella maltratándola, vulnerándola. No solamente les pusieron una multa, sino que además están reformando el código de SEMARNAT de la localidad, para que el maltrato también sea un delito.

A la causa animalista le tenemos un cariño muy grande. Están utilizando a Change de manera muy creativa y están presentes además todos los días. Hay muchísimos temas de animales en México, de medio ambiente, mujeres, derechos sexuales y reproductivos. Es el pulso de la sociedad, lo mismo que está pasando en los noticieros lo ves en Change.

Quiero pensar que en un futuro, cuando establezcamos vínculos de mayor confianza con la sociedad civil, empezaremos a escuchar peticiones sobre temas de inseguridad, de corrupción, de  violencia intrafamiliar. Sabemos que nos están mirando, que le están midiendo el agua a los camotes y está bien, pero somos confiables; eso es lo importante.

¿Cómo hacen ustedes que lleguen las peticiones a sus destinatarios?

El usuario se encarga de hacer la difusión de su petición a través de las redes sociales. Existen varias posibilidades: publicarlo en Facebook, en Twitter, mandarlo por correo electrónico a tus contactos, publicar tus videos en Youtube, etc.  Hay una completa interacción con las redes sociales.  Claro, hay un momento en el que las cosas pueden escalar y escalan. Es el caso de peticiones que tienen muchísimo éxito, particularmente con la sociedad civil, o temas de peso. Cuando hay un sentido de urgencia, nosotros tenemos un equipo que aborda, entra y entonces ayuda a promover las peticiones en medios de comunicación, con tomadores de decisiones. Damos un apoyo, mostrándoles que ha funcionado bien en otros casos, aplicando lo que nosotros mismos hemos aprendido y además ayudándoles a enfocarse y a canalizar mejor las cosas.

 

¿Por qué crees que es importante Change en México?

El momento es histórico, el hecho de que estemos abriendo la oficina de México no es una casualidad. La sociedad civil mexicana tiene un nivel de sofisticación muy grande en la forma en la que estamos hablando entre nosotros, en la forma en la que estamos interactuando con los medios de comunicación, interpelando con nuestras autoridades, lo que muchas veces no tenemos son canales o vías. Hemos confundido a Twitter como un lugar de denuncia. Twitter es un sitio para presionar, es un lugar de presión de diálogo, pero que tú publiques algo en Twitter, no necesariamente significa que el Presidente lo vaya a tomar como un compromiso o como una obligación. Existen canales y el estado mexicano  y su burocracia es suficientemente compleja. Hay que saber navegar y Change sabe navegar y muy bien.

Por otro lado, estamos en 2012 y el mundo no se acaba este año. Al contrario, internet está maduro, estamos creciendo en usuarios de internet en una forma absolutamente increíble, este año creció más de lo que habíamos pensado jamás. Y además la banda ancha se está extendiendo alrededor del país, entonces mucha más gente va a acceder a esto que se llama “comunidad de aprendizaje”, de cómo hacer ciudadanía, cómo hacer sociedad.

¿Qué es lo que tú compartirías con aquellos que quieren iniciar una acción en Change?

Como dice Tupac Shakur: “No fear”. Hay que aventarse. La misión de Change es empoderar a cualquier persona, en cualquier lugar, a poder ser agente de cambio y transformar al mundo, en el mundo que quiera. No hay miedo, no hay límites. Lo único que hay son ideas, y son ideas propositivas ahora. Todos somos responsables de estar seguros, de que las peticiones sean sanas, que sean sensatas, que sean correctas, no difamemos, no peleemos, promovamos la propuesta.

 

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.