Entre la tibieza y el barbarismo.

Por Aarón Rojas

 

En días recientes hemos sido víctimas de la toma de la ciudad de México, corazón de nuestro país y eje neurálgico en la toma de decisiones. Pero no debe sorprendernos esto, pues históricamente esta ciudad ha sido pieza clave y objetivo primordial en uno de los que, en su momento, fue el más importante Imperio de las Américas. Por ello, para terminar la conquista española se sitió a la ciudad.

Cuando México ha sido invadido, se ha recurrido a la toma de su capital, estadounidenses, franceses, españoles, todos nos han arrebatado la ciudad, pensando que de este modo el país se intimidaría y dejaría de luchar.

Ciertamente la cuidad ha caído, pero esta ha sido devuelta a sus ciudadanos por gobiernos fuertes que han sabido responder a las vicisitudes con firmeza en momentos de precariedad. Mas en este momento, la ciudad está siendo sitiada lentamente, no por fuerzas de invasión extranjeras, sino, por hermanos mexicanos.

La avanzada que ha osado cercar una de las ciudades más grandes del mundo ha venido del sur, un lugar que se ha caracterizado por su lucha contra el gobierno, pero también por su contrastante modo de vida. A estas fuerzas de invasión nacionales, se les ha permitido seguir avanzando, sin que ninguna autoridad se encuentre haciendo nada para impedirlo.

La situación ha llegado a tal punto, en que es imposible prever lo que pasará al día siguiente o en unas cuantas horas. Pues donde quiera que estemos somos propensos a quedar estancados en un mar de tráfico vehicular e infortunio, a manos de un movimiento que se asume magisterial y autonombra democrático: la CNTE.

No quiero ser mal interpretado, yo soy hijo de maestros, de esos que saben que en la educación está la clave para el progreso nacional, que como muchos, se levantan temprano todos los días para trabajar incansablemente en pro de la dignidad de un pueblo que ha sido despojado de los privilegios más elementales, como lo es el de pensar y cuestionar.

Como ciudadano, voy de acuerdo en exigir al gobierno, que cumpla con las necesidades básicas que requieren sus gobernados para poder salir adelante, quiero también como joven, una calidad educativa que me permita competir a una escala global. Estoy por tanto, totalmente consiente de la situación precaria en que se encuentra la educación en México, entre muchas otras cosas.

Sé por tanto, que no se puede tener una educación de calidad sin antes tener aulas de calidad, escuelas de calidad, inmobiliario de calidad y por tanto maestros de calidad.

¿Y la CNTE?

La CNTE (Coordinadora  Nacional de Trabajadores de la Educación) nació como resultado de los movimientos magisteriales para deponer al ex-líder del SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación), que por entonces era Carlos Jonguitud Barrios, en los últimos años de la década de los 80´s.

Surgida como una alternativa democrática, luego de la imposición de “La Maestra”, la “Coordinadora” empezó a ganar muchos adeptos dentro del magisterio mexicano y a luchar por la democracia sindical y la igualdad dentro del magisterio mexicano.

Pero como muchos movimientos disidentes que no son escuchados, comenzó a volverse cada vez más radical y agresivo al punto de llegar a enfrentamientos con simpatizantes del SNTE y fuerzas de seguridad enviadas por el gobierno federal, que protegía al sindicato y a su todopoderosa lideresa. 

Eventos como la toma por la fuerza de la sección 9ª, en la Ciudad de México, y las constantes amenazas y enfrentamientos con líderes regionales o simpatizantes y fuerzas de seguridad nacional, aunado a la represión sufrida por el gobierno que se encargaba de proteger a la lideresa magisterial y sus intereses, orillaron al movimiento magisterial democrático a unirse a otros movimientos que se hacían llamar democráticos y revolucionarios, mismos que habían surgido en el mismo contexto que la CNTE.

La CNTE hoy.

Con la entrada del actual gobierno en diciembre del 2012 y la decisión, un año más tarde, de retirar a “La Maestra” de su puesto como presidenta vitalicia de su gremio, la “Coordinadora” dejó de encontrar resistencia en el magisterio, logrando de esta manera incrementar sus filas amén de la nula represión que había por parte del sindicato y la preocupación de este en encontrar un líder que permitiera mantener la homogeneidad del gremio.

Finalmente con la firma del “Pacto por México” se acordó y posteriormente aprobó un paquete de leyes dentro de las que se encontraba la Reforma Educativa, que a la par de la separación de “La Maestra” de su cargo, pretendía lograr una calidad educativa, todo mediante la supuesta actualización y preparación del magisterio mexicano de la mano con la recuperación del control de la educación  por parte de la SEP.

Todo parecía estar bajo control “relativamente”, con unas cuantas protestas por parte de la CNTE contra la Reforma Educativa, hasta que se decidió recuperar el IEEPO (Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca), y fue entonces cuando comenzaron a enturbiarse las aguas.

Las protestas empezaron a ser cada vez más radicales y la CNTE permitió la entrada de “grupos afines”, que nada tienen que ver con la causa magisterial, esto desembocó en un movimiento más agresivo que comenzó a atacar policías, apedrear y tomar el Congreso de Oaxaca y secuestrar camiones para hacer presencia en marchas que se convocaban principalmente en la Ciudad de México.

El Gobierno intentó hacer frente, pero mal informados y sin una persona enterada de las necesidades educativas y las demandas magisteriales nacionales, lo único que lograron fue inconformar a otros sectores magisteriales que habían cerrado filas con el SNTE.

Lo que vivimos hoy, es resultado de una mala organización del gobierno al que le ha temblado la mano para resolver los problemas, al tiempo que confunde firmeza con autoritarismo y que ha hecho crecer un movimiento que ya dejó de ser magisterial, empañando las demandas de este gremio y que, al permitir la entrada de grupos ajenos, lo único que está logrando es el descontento del pueblo al que habían proclamado defender y educar.


Imagen: http://yoinfluyo.com/caricaturas/12016-2015-06-26

 

Comentarios

Comentarios