Enfermedades transmitidas por mosquitos

Por Sergio Andrade

Más de la mitad de la población humana está expuesta a contraer infecciones transmitidas por los mosquitos; la falta de tratamientos y vacunas eficaces para muchas de estas enfermedades hace que su control dependa principalmente de la utilización de agentes insecticidas. Los individuos que habitan las áreas tropicales están más expuestos a contraer enfermedades transmitidas por vectores y este riesgo ha aumentado en otras zonas debido a la globalización.

Culex (Cx.), Aedes (Ae.) y Anopheles (An.) son mosquitos vectores de diversas enfermedades como la filariasis, el dengue, la malaria, etc. Cx. quinquefasciatus está presente en vastas regiones tropicales del mundo, es la principal plaga doméstica en muchas áreas urbanas y está implicado en la transmisión de muchos agentes patógenos, entre ellos, el causante de la filariasis linfática. Esta enfermedad está ampliamente distribuida en las zonas tropicales, con alrededor de 120 millones de personas infectadas en todo el mundo.

Ae. aegypti es el principal vector del dengue clásico y el dengue hemorrágico. La incidencia del dengue ha aumentado 30 veces en las últimas décadas y cerca de dos quintas partes de la población mundial está ahora en peligro. Se estima que unos 2,5 millones de personas viven en más de 100 países endémicos y que 50 millones de infecciones se producen anualmente.  Lo mosquitos del género Aedes también pueden transmitir otras enfermedades como el virus del Nilo Occidental, del cual ya se han reportado varios casos de infección en el continente americano, la fiebre de Chikungunya, producida por un alfavirus, la cual se prevé expanda su distribución geográfica y la enfermedad causada por el virus Zika, el cual es un flavivirus que se transmite tanto en un ámbito urbano como selvático.

La malaria es una enfermedad causada por parásitos del género Plasmodium, que se transmiten a las personas por la picadura del mosquito Anopheles. Según las últimas estimaciones, 198 millones de casos de malaria se produjeron a nivel mundial en el 2013 y la enfermedad dio lugar a 584.000 muertes. Béguin y col. han pronosticado que más de 200 millones de individuos estarán en riesgo para el 2050 debido al acelerado cambio climático y la lentitud en el desarrollo socio-económico de los países de tercer mundo, que es donde se ubican principalmente las zonas endémicas, por lo que es claro que las actividades del hombre y las alteraciones en la biodiversidad de los ecosistemas, afectan de manera significativa el número y el movimiento de las especies de reservorios y los mosquitos vectores, lo que afecta como consecuencia, la incidencia de las enfermedades transmitidas por mosquitos en humanos.

Es evidente que el cambio climático representa un grave problema en los rangos geográficos de riesgo de las enfermedades transmitidas por vectores. La Organización Mundial de la Salud (OMS o WHO, por sus siglas en inglés) ha estimado que para 2030, si las temperaturas globales incrementan de 2 a 3°C, como se espera, la población en riesgo de infectarse con malaria por ejemplo,  incrementará de un 3% al 5%. Por otro lado, el uso intensivo de insecticidas sintéticos en el control de los mosquitos ha creado numerosos problemas e impactos negativos en el medio ambiente como el desarrollo de resistencia y efectos indeseables sobre organismos no específicos y la vida silvestre.

La resistencia de mosquitos a los insecticidas se ha reportado alrededor del mundo; Tanzania, Grecia, México, Tailandia y Colombia son algunos ejemplos. Actualmente, debido a la alta incidencia de cepas resistentes a los insecticidas tradicionalmente utilizados, se buscan nuevos métodos para el control de los mosquitos.

A lo largo de la historia, las plantas y los insectos han coexistido y evolucionado en paralelo. Las plantas por su parte han aprovechado a los insectos como agentes polinizadores, pero en contra parte, también han tenido que desarrollar mecanismo de defensa contra insectos depredadores. Esta propiedad evolutiva es aprovechada en la actualidad para la búsqueda de productos naturales de origen vegetal con actividad insecticida potencial.

La búsqueda de alternativas ecoamigables y sostenibles, que resulten válidas sobre los pesticidas sintéticos convencionales, deben ser consideradas como una solución real para el control de una amplia variedad de insectos vectores. Los pronósticos desalentadores deben de impulsar – con urgencia – programas de salud pública con investigación en campo para el control de mosquitos por medio de la socialización, la ciencia básica y el desarrollo tecnológico en el área.


Imagen: https://yourstory.com/2015/08/mobile-app-that-tracks-mosquito-infestation/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.