Elecciones 2016: del optimismo al pesimismo

Por Jorge Francisco Vuelvas Lomeli

 

Al momento de publicarse el presente texto, la noticia más esperada del último año será inminente: Donald Trump ha ganado la presidencia de Estados Unidos de América. En este escrito no pretendo realizar un análisis sobre las elecciones de Estados Unidos, tampoco deseo hablar de las repercusiones que tendrán en el mundo y mucho menos intentar entender objetivamente, lo que ha pasado por la cabeza de los ciudadanos estadounidenses al elegir a un político como él. En pocas palabras, mi principal aspiración es hacer reflexionar a la juventud mexicana sobre los tiempos que se acercan en la política internacional.

Hace poco más de un año, al encontrarme en la oficina donde realizaba mi práctica profesional, tenía la certeza de que la celebridad que intentaba ser presidente de Estados Unidos (Donald Trump) nunca llegaría a pisar la casa blanca. Con mi conocimiento amateur de política estadounidense y mi actitud optimista de estudiante universitario, aspiraba a disfrutar las elecciones norteamericanas con Hillary Clinton y Jeb Bush a la cabeza; ambos, políticos tradicionalistas y de élite estadounidense, seguirían la línea de estabilidad internacional que hemos disfrutado los jóvenes menores de 30 años. Sin embargo, el 9 de noviembre de 2016 será un día histórico para todos nosotros, ya que debemos enfrentar un periodo, de al menos cuatro años, liderado por un político con pensamientos radicales y visiones aislacionistas.

Mi principal error, y considero que el de la mayoría de los analistas, fue subestimar al futuro gobernante de la nación más poderosa del mundo. Ya a principios del 2016 la probabilidad de que Donald Trump llegara a la candidatura republicana era más elevada; empero, los pensadores políticos y diferentes intelectuales veían casi imposible la posibilidad de que este personaje le hiciera competencia a la ex primera dama. De alguna u otra manera, el Sr. Trump logró posicionarse como la figura e imagen de una parte del partido republicano y la sociedad estadounidense, misma que lo llevó, con pasos sigilosos, a la casa blanca.

En este panorama tenemos que entender el punto importante y peligroso de cómo subestimamos a una celebridad estadounidense, que el primer mes del próximo año, se sentará en la silla presidencial con más peso del mundo occidental. Al punto que me refiero es que no debemos cometer el mismo error que cometimos la mayoría a lo largo de este año: de manera optimista y positiva imaginamos que Donald Trump jamás sería candidato, después aseguramos que nunca sería presidente y hoy afirmamos, tal vez para no alarmarnos, que no llevará a cabo ninguna propuesta que mencionó en su campaña electoral, sin embargo, la esperanza y el optimismo desaparece y considerando la tendencia de nuestras predicciones políticas en Estados Unidos, es probable que cumpla, o supere, todas las amenazas que lanzó.

Hoy que escribo este texto, siendo la madrugada del 9 de noviembre de 2016, me atemoriza pensar la volatilidad económica y la especulación con la que amanecerán los mercados; también tiemblo al imaginarme el estrés al que deben estar sometidos nuestros paisanos en Estados Unidos, pues el futuro que a ellos les espera tal vez sea menos optimista que el nuestro. Por otro lado, me entra una enorme ansiedad al no poderme imaginar las decisiones que tomará este personaje desde el salón oval y me intrigan las repercusiones sociales y políticas que vayan a surgir a nivel internacional.

Finalmente, y sabiendo que este documento será leído cuando la noticia esté más que digerida, invito a mis colegas profesionistas, y a todos los jóvenes interesados en los problemas del mundo, a que reflexionen sobre el futuro que nos espera; El sistema internacional se ve amenazado con la presencia de ideas radicales y xenófobas, la economía de nuestro país no crece como debería, el mercado laboral está más reducido y los políticos, tanto de México como en el mundo, parecen velar más por sus intereses personales que por el bienestar del pueblo. Por dicho motivo, y sin ánimo de sonar muy pesimista, estemos preparados para discursos, decisiones y acciones que uno de los personajes más poderosos del sistema internacional tomará con respecto a nuestra nación; mismo que seguramente, no llegó a visualizarse con tanto poder.


Imagen: TribunadelosCabos http://www.tribunadeloscabos.com.mx/tag/estados-unidos

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.