El trilema de AMLO

Por Brandon Ramírez
Una de las líneas discursivas de Andrés Manuel Obrador más importantes durante la campaña fue la de generar una cuarta transformación en el país, lo que en el trasfondo, y restando la grandilocuencia de esta imagen narrativa, supone cambios de fondo en el estado de cosas actual en México.
Quizá el problema más importante en México es la desigualdad, en sus múltiples facetas. Es una situación que ha permanecido, y junto a la corrupción, han sido los dos pilares de las tres campañas presidenciales del próximo presidente del país. Un lugar común en los análisis que se hacen desde la izquierda a los modelos económicos es que se obvio la igualdad como un resultado en el mediano y largo plazo del desarrollo económico. Incluso, se sugiere que el propio modelo económico que desde los años ochenta se estableció en México, como en el resto del mundo, necesita la desigualdad como una de sus premisas, y dado que la ventaja competitiva de nuestro país, para atraer inversión extranjera (como las maquilas automotrices que son el pilar de las exportaciones del país) son los bajos salarios, que mantienen en situación desigual a la mayoría de los trabajadores, la situación no parece cambiar por mayor crecimiento en la productividad que exista. La inserción de México al mercado global se dio dentro de este contexto.
Nuestra izquierda nunca ha generado una alternativa detallada ante el modelo económico. El diagnóstico que se hace del problema de la desigualdad está ahí, y parece acertado, pero en la propuesta de un orden distinto de cosas, deja que desear. El actual gobierno ha comenzado a delinear sus programas orientados a jóvenes y adultos mayores, buscando apoyar a estos grupos sociales en su situación de vulnerabilidad, usando recursos producto de una política de austeridad gubernamental.
Dani Rodrick enunció un trilema imposible en su texto “La paradoja de la globalización”, donde indicaba que era imposible contar al mismo tiempo en un Estado con su incorporación a la globalización económica, una democracia política y soberanía nacional plena, en especial para los países emergentes, siempre se deberá elegir entre dos de estas. Para tener democracia y soberanía plena, que incluye decisión autónoma de la política económica, difícilmente se contará con el apoyo de organismos internacionales que suelen condicionar sus apoyos con medidas económicas concretas. Por otro lado, para incorporarse en la globalidad económica y tener una democracia consolidada se sacrifica parte de soberanía nacional, como en el caso de los países europeos, en especial los del sur. Un último escenario es mantener la plena soberanía nacional, y lograr incorporarse a la globalización, pero sacrificando la democracia al interior, como puede ocurrir en los casos de China y Rusia.
El párrafo anterior da muestra de la situación paradójica en la que nuestro país ha estado expuesta en los últimos 40 años. Siempre se debe elegir entre alguno de estos escenarios. Nuestra entrada al mercado global se dio con un Estado autoritario, en los años ochenta. Con la presidencia del multi referido por el propio AMLO, Carlos Salinas de Gortari, se establecieron las bases del modelo económico vigente y comenzaron a la par a darse avances en la construcción de un sistema democrático (desde la reforma de 1977, había comenzado a liberalizarse) pero perdiendo de cierta forma la autonomía nacional (por no usar el término soberanía) ya que los acuerdos comerciales como el TLCAN obligaron al país a tomar medidas específicas en temas concretos, y obviar algunas de sus consecuencias como mantener la desigualdad, dado que no es considerada prioritaria.
El próximo gobierno, si el trilema de Rodrick sigue aplicando, deberá elegir cuál escenario de los tres mencionados prefiere: democracia interna y autonomía al interior, y alejar en cierto grado a México del juego económico global, como dice Andrés Manuel, prefiriendo desarrollar el mercado interno como se hizo en la primera parte de la segunda mitad del siglo; o bien mantener a México en la globalidad económica y la soberanía nacional, limitando el grado de democracia interna, cumpliendo con las muchas veces (otras no tanto) infundadas ideas basadas en prejuicios hacia su persona, o bien, mantener la democracia y el papel de México en los mercados globales, como actualmente se ha desarrollado.


https://www.thefix.com/sites/default/files/styles/article/public/decisiondoors.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.