El tiempo perdido en el ciberespacio o la ociosidad de la sociedad civil

Por Gilberto Cornejo

El 28 de febrero de 2015 los usuarios de redes sociales estuvieron envueltos en una discusión con relación a un vestido que cambia de color: algunos  usuarios lo veían blanco con dorado mientras otros lo percibían blanco con azul. Esta situación tuvo su continuación en octubre de 2017, cuando se discutía en el ciberespacio el color de unos tenis De esta manera quedó de manifiesto la velocidad en la que viaja la información, la interconexión de todo el mundo y como el proceso de la globalización se encuentra en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

¿Qué es y cuando surge la globalización?

Tras el colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y el fin de la pugna ideológica-política-económica denominada Guerra Fría (GF), la globalización se volvió el paradigma dominante en Relaciones Internacionales (RI) ante la imposibilidad de las teorías utilizadas durante el mundo bipolar para explicar el escenario internacional. El problema principal con relación a este concepto es la falta de consenso con relación a sus orígenes y alcances.

Para algunos teóricos como Joaquín Estefania la globalización es un proceso principalmente económico, otros como Friedman lo consideran como la nueva era de las relaciones internacionales surgida tras el final de la GF, mientras otros como Pietra y Veltemeyer creen que es una transformación socioeconómica. Aún ante la falta de consenso existen una serie de puntos  considerados dentro de las diferentes acepciones de la globalización como: la interconexión e integración del mundo bajo un pensamiento hegemónico dominante, el cuál es implantado mediante los medios de la comunicación e información, ocasionando cambios económicos, políticos sociales y culturales.

Si bien es cierto que a globalización empezó como un proceso meramente económico, permeo rápidamente los demás aspectos de la vida. Por ejemplo, las economías menos industrializadas se vieron obligadas a cambiar sus patrones de producción y consumo, amén de ingerir alimentos diferentes a los tradicionales ante la apertura del libre mercado. De esta manera también cambiaron no solo sus patrones alimenticios, sino también sus estilos de vida, dados ahora por un modo de producción e industrialización diferentes, modificando a los sistemas políticos monárquicos por democráticos, pues estos tienen mayor apertura comercial.

El ciber-espacio y el tiempo perdido

Una de las máximas expresiones de la globalización es el ciberespacio el cuál es considerado como un bien público global. Los bienes públicos globales, en el mundo real, son aquellos que brindan beneficios a todas las personas y regiones del planeta, o al menos así se les define (Rosas: ). De acuerdo a esta definición se supone que todos los individuos deberían de poder tener acceso al ciberespacio y este debería de mejorar su calidad de vida

Sin embargo, las tecnologías de la información, especialmente este bien público global, en muchas ocasiones han terminado por enajenar al ser humano. Ahora es cada vez más común se inicie el día revisando las redes sociales en los teléfonos inteligentes, especialmente en la población joven (nacida a partir de 1995). De esta manera, se ha perdido la erótica en las relaciones interpersonales para dar paso a la comunicación humana en el ciberespacio: ya no se sale a tomar café o a bailar ahora se “chatea” y se ven videos por internet.

Además, diversas investigaciones demuestran que a mayor tiempo gastado en la red, mayor es el índice de depresión y deshumanización que esa persona sufre. Es así como el complejo narcisista obliga a ciertas personas a tener un millón de amigos en redes sociales y reportar lo que hacen en cada momento del día. Es en este lugar donde el protagonista principal es el yo y a pesar de la inmensa cantidad de “amigos” que se tengan ahí, en realidad es donde el individuo más sólo se encuentra, sufriendo el dilema del erizo cuando intenta interactuar con los demás.

Otros de los problemas en el ciberespacio es la anonimidad, pues permite se ejerza la violencia en contra de individuos sin sufrir represalias debido a la inexistencia de una legislación clara con relación a su uso, entre otras cuestiones. Por ello, a pesar de los beneficios presentados por esta tecnología es necesario se use siempre de manera consciente y pacífica.

Consideraciones finales

La sociedad civil es el principal impulsor de los grandes cambios sociales y en este aspecto las tecnologías de la comunicación y la información pueden jugar un papel fundamental, como en la “primavera(s) árabe(s)”. No obstante, estos mismos elementos pueden ser utilizados como medios de dominación y control por parte de las élites que poseen las TIC, por ellos para no ser un Idiota Americano, como cantaba Green Day, es necesario analizar e interpretar la información presentada por estas vías.

El ocio es inherente al ser humano, pero su globalización no aportará grandes beneficios a la humanidad en general. En lugar de discutir de qué color es un vestido, sería conveniente se discutieran temas como la erradicación de la pobreza y la desigualdad, la inclusión de la mujer, la reversión de los efectos del cambio climático…


Fuentes de referencia:

Beck, Ulrich, ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas de la globalización, Barcelona, 1998, 224 pp.

Rosas, María Cristina (2015), “Las ciberguerras que nos esperan”, en Sexto día. Dirección URL: http://www.rpdnoticias.com/index.php/63-tecno-y-medios/611-las-ciberguerras-que-nos-esperan-por-maria-cristina-rosas


Imagen: http://www.mvsnoticias.com/#!/noticias/el-ciberespacio-un-asunto-de-seguridad-nacional-semar-443

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.