¿El rock se está muriendo?

Por Ángel Arce

 

La música siempre ha acompañado el desarrollo y la evolución de las sociedades humanas, desde los primeros sonidos e instrumentos tribales, hasta las más recientes melodías y ritmos producidos por sintetizadores y programas digitales, las notas y los diferentes ritmos emanados del corazón, sentimientos y creatividad de los seres humanos, han fungido como un vasto soundtrack de la historia de nuestra civilización. Sin embargo, existe un grupo privilegiado de géneros musicales que se han distinguido por transmitir con pasión y claridad la realidad del día a día de la vida de millones de mujeres y hombres que identificados con las líricas, el ritmo y la esencia de las canciones, son guiados hacia una explosión de sensaciones en donde todos sus sentidos, recuerdos e ideas son relatoras de la vida misma a partir de notas musicales.

Géneros como la música clásica y su acompañamiento de escenas bélicas, odiseas míticas de la antigüedad hasta hazañas espaciales, el jazz y su improvisación creativa y natural tal y como lo son las situaciones a las que nos enfrentamos a diario, el blues y su voz de protesta y a la vez seductora que fortalecen identidades y vivencias con una atmosfera festiva emanada del bajo y la guitarra y el rock cuya visceralidad a su vez profunda, melancólica, sensible y agresiva, musicalizan gracias a sus principales exponentes, cada una de las etapas históricas de nuestra evolución, pero más relevantemente, cada uno de nuestros pensamientos, memorias, deseos, sueños y momentos en los que cada uno de nuestros sentimientos están involucrados reflejando la más esencial y natural caracteriza humana, la capacidad de sentir como motor de las acciones que cambian nuestra historia y vida. En ese sentido, el rock en sus diversos subgéneros y variantes, ha sido la voz de revoluciones ideológicas, políticas, sociales, sexuales y liberales, bandas como The Beatles, The Doors, Black Sabbath, Queen y Pink Floyd entre muchos otros, con sus notas y letras, han ejemplificado las tragedias, las victorias, las derrotas y las diferentes sensaciones y emociones que la humanidad confronta en situaciones tan complejas como la guerra, y el amor, y tan naturales como la felicidad y la euforia desde la perspectiva individual o colectiva que nos narra una y otra vez el miedo a la muerte, la catarsis de los traumas de la infancia, o la aversión a un sistema desigual, corrupto y violento en beneficio de unos cuantos.

El arte de la introspección y la expresión cruda de la realidad, ha sido perfeccionado por medio de las letras y poderosas voces de generaciones de músicos como Johnny Cash, John Lee Hooker, John Lenon, Jim Morrison, Ozzy Osborne y Rogers Waters que se atrevieron a “cantar” sobre el “lado feo” de la vida y por ende el más humano, una perspectiva que no teme crear consciencia e inspiración en donde otros géneros musicales buscan “pegar una bandita sobre el Cáncer”. Mucho se ha afirmado que el rock está muriendo, incluso podrían demostrarlo y argumentarlo quienes lo afirman por las desapariciones físicas más recientes de grandes exponentes de todos los subgéneros como Chris Cornell vocalista de Soundgarden y Audioslave o de Chester Bennington de Linkin Park bajo causas trágicas que nos revelan la naturaleza de la catarsis que se enfrenta a través del rock y que como en la vida, muchas veces no es superada. El rock perdurará pues mientras el espíritu humano intensifique su batalla dual a partir de los inevitables sucesos de la vida, este será el lenguaje con que las generaciones por venir, librarán la guerra de los sentimientos, las ideas, y las acciones en busca del equilibrio y felicidad que sólo la libertad de expresión nos puede dar.


Imagen: http://www.keepcalmandposters.com/poster/5537969_keep_calm_and_get_your_horns_up

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.