El plomo en Chihuahua

Por Sergio Andrade

 

Actualmente se conoce el riesgo que implica para la salud la exposición a metales pesados como el plomo (Pb) y se han reportado sus efectos citotóxicos, mutagénicos y carcinogénicos. Sin embargo, como producto de la actividad industrial, existen zonas que han alcanzado niveles de concentración de este y otros metales que rebasan los establecidos por organismos oficiales para su regulación.

Ante este conocimiento, el proceso de planificación urbana es más urgente y es necesario integrar una visión multidimensional que permita conocer la calidad del medio ambiente, sin embargo para los tomadores de decisiones de las políticas públicas, el papel de las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo no han sido muy considerado. En el ambiente urbano, la caracterización del suelo permite evaluar, en cada caso, su calidad, un factor importante para mejorar la planificación y el crecimiento adecuado del arbolado en las zonas contaminadas.

En la ciudad de Chihuahua, se ubica una zona aledaña a la antigua Planta fundidora “La fundición de Ávalos” (ASARCO), que ha sido reconocida por su alta concentración de plomo en el suelo. Esta fundidora operó alrededor de 90 años liberando desechos que, hasta el año 2007, se estimaban en 8,000,000 m3 esparcidos en un área de 465 hectáreas.

Debido a lo anterior se han impulsado estudios de monitoreo de la calidad del suelo en las zonas cerca de la ex fundidora. Estas investigaciones (diseñadas y producidas con rigurosa metodología científica) han demostrado que la concentración de plomo en la zona rebasa la concentración establecida por la NOM-147-SEMARNAT/SSA1-2004.

En el 2007 (Acosta-Slane) un estudio encontró una contracción de 4’185.12 mgPb/Kg, en el 2008 (Sosa, et al.) reportaron concentraciones de hasta 10’137 mgPb/Kg, en el 2001 (Ramírez-Solís, 2011) cuantificaron 6’233.91 mgPb/Kg y en el 2012 (Domínguez-Pérez) reporta la alarmante concentración de 75,802 mgPb/Kg.

La NOM-147 establece criterios para determinar las concentraciones de remediación de suelos contaminados con determinados metales pesados e indica que para el caso del plomo, en un suelo de uso agrícola/residencial/comercial la concentración del metal debe ser igual o inferior a  400 mgPb/Kg de suelo y para uso industrial menor o igual a 800 mgPb/Kg. Todos los estudios realizados desde 1993 en la zona han determinado que la concentración de plomo en el área se encuentra no permisibles, ni compatibles con el uso de suelo para actividades comerciales o residenciales.

El plomo que se acumula en el suelo permanece como una fuente de exposición a largo plazo ya que no es biodegradable. Este es un problema grave, pues además de las actividades industriales el plomo puede acumularse por remanentes de gasolina y las emisiones producidas por los vehículos. Además este metal al entrar a la atmósfera, puede viajar largas distancias si las partículas de plomo son muy pequeñas, asimismo puede ser removido del aire por la lluvia y por partículas que caen al suelo o aguas superficiales.

El plomo es una amenaza a la salud pública puesto que es un veneno muy potente. Cuando una persona ingiere un objeto con plomo o inhala polvo de plomo, este puede permanecer en el cuerpo por mucho tiempo y causar serios problemas de salud.

Una vez dentro del cuerpo, el plomo se distribuye hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos, y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo. El plomo almacenado en los huesos puede volver a circular por la sangre durante el embarazo, con el consiguiente riesgo para el feto. Los niños con desnutrición son más vulnerables al plomo porque sus organismos tienden a absorber mayores cantidades de este metal en caso de carencia de otros nutrientes, como el calcio. Los grupos expuestos a mayor riesgo son los niños de corta edad (incluidos los fetos en desarrollo) y los pobres.

Los niños de corta edad pueden tener consecuencias graves y permanentes en su salud, afectando en particular al desarrollo del cerebro y del sistema nervioso. El plomo también causa daños duraderos en los adultos, aumentando el riesgo de hipertensión arterial y de lesiones renales. En el caso de mujeres embarazadas, la exposición a concentraciones elevadas de plomo puede ser causa de aborto natural, muerte fetal, parto prematuro, bajo peso al nacer y/o provocar malformaciones leves en el feto.

Es importante resaltar que no existe un nivel de concentración de plomo en sangre que pueda considerase exento de riesgo. Incluso las concentraciones en sangre que no superan los 5 µg/dl –nivel hasta hace poco considerado seguro– pueden entrañar una disminución de la inteligencia de los infantes, así como problemas de comportamiento y dificultades de aprendizaje.

Es necesario – y urgente-  que en Chihuahua la planeación urbana tenga en cuenta los análisis de suelo para garantizar la eficiencia en el desarrollo urbano y tomar de base como un indicador asociado al mejoramiento de la calidad de vida. Esto puede incidir en la toma de decisiones para desarrollos habitacionales y en el conocimiento técnico para los programas de reforestación urbana dirigidos a mitigar la contaminación ambiental y el desarrollo de programas de fitorremediación.


Imagen: http://www.contrapuntonews.com/vieja-fundidora-causa-estragos-en-salud-de-mas-de-300-morritos/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.