El mundo exige justicia y libertad ¿cierto?

Por Issac Alonso Garduño Becerril

Hace algunos años, caminando por las calles de la Ciudad de México, leí un encabezado de un periódico que decía “En México solamente hay justicia para los ricos”, desafortunadamente es cierto que en nuestra nación sí hay justicia para quien puede pagar los honorarios de una excelente abogado, o bien, ser clientes de algún prestigioso bufete jurídico.

México es un país con un desafortunado alto índice de impunidad, corrupción e injusticias, lo que genera una crisis de legitimidad y confianza en nuestras instituciones, gobiernos y hacedores de la política mexicana. Hemos perdido la confianza y la esperanza en que el Estado es capaz de asegurar la justicia y el cumplimiento de la ley.

Siendo conscientes de esta realidad, entonces entendamos que la palabra justicia tiene varias dimensiones, el principal objetivo de este artículo es analizar a la justicia desde las perspectivas más relevantes para el individuo. El tema será desarrollado desde un sentido formal, filosófico, espiritual, político y económico, también analizaremos cuáles podrían ser los retos para lograr que México sea un país con justicia y libertad para todos nosotros.

La justicia es un conjunto de valores esenciales sobre los cuales debe basarse una sociedad y el Estado, en el sentido formal es el conjunto de normas codificadas, aplicadas por jueces o magistrados sobre las cuales el Estado imparte justicia cuando, éstas son violadas, suprimiendo la acción o inacción que generó la afección del bien común.

La palabra justicia proviene del latín “iusticia” que significa “justo” y deriva del vocablo ius, en un sentido filosófico ¿quién es justo? Sino aquel que se inclina a obrar y juzgar respetando la verdad, y dando a cada uno lo que le corresponde; es por ello que la estatua de la justicia es representada con una mujer que en su mano izquierda tiene sostiene una balanza que representa la imparcialidad, equidad e igualdad, mientras que en su mano derecha tiene una espada que representa la fuerza y su poder.

La justicia es una virtud que todos los individuos debemos poner en práctica de manera coherente y en busca tanto del bien propio como el de la sociedad a la que pertenecemos. Todo aquel que comete delito tiene que responder ante la justicia, sea quien sea, la ley es impersonal y también es muy clara.

Desde una perspectiva espiritual, sin importar el tipo de persona que tú piensas que eres, si te consideras una persona fea, guapa, hermosa, rica, pobre, etcétera, sin importar tu apariencia física, tu psicología, tus estados de cuenta, tu nacionalidad, tu religión o creencias personales, tu ideología política, sin importar estas características todos estamos sujetos a la ley del karma. Así sea que estemos conscientes o no de esta realidad, el karma es una palabra en sánscrito que significa acción, causa o consecuencia, en la física la palabra es equivalente a la ley para cada acción, hay una reacción de fuerza equivalente en la dirección opuesta.  La ley del karma es conocida en varias religiones como “justicia divina” y es inmutable.

Desde una perspectiva política debemos continuar exigiendo justicia por todos los cientos de miles de mujeres que son asesinadas, privadas de su libertad, por las personas que son amenazadas por ejercer sus derechos continuamente, por aquellos periodistas asesinados en territorio mexicano, de los cuales sus casos quedan en impunidad, por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, por una vida más digna y libre.

En una democracia nadie, por muchos seguidores que tenga, puede estar por encima de la ley. Sin embargo la ciudadanía mexicana ha sido testigo de un pasado histórico antidemocrático, por parte de algunos miembros de la clase política mexicana, de la élite empresarial capitalista e internacional y por personas que se han corrompido por el narcotráfico o su propio ego, hemos visto desde privatizaciones, aumento del cobro de impuestos, abusos de poder, clasismo, discriminación, nepotismo, peculado (malversación de fondos públicos) y crímenes de lesa humanidad, injusticias que deben llegar a su fin. Todo ciudadano debe atender llamado de la justicia en su corazón.

La justicia social, desde una perspectiva económica, es la distribución equilibrada de los bienes dentro de una sociedad. Este término surgió en el siglo XIX con la aparición del capitalismo, el término justicia social tiene dos corrientes:

Para el socialismo, el Estado debe de garantizar el desarrollo de la clase social más desfavorecida, así como el respeto a los derechos humanos. Por su parte para el liberalismo, la justicia debe sostener el desarrollo de oportunidades, proteger  la propiedad privada y el libre mercado.

Entonces, los retos para lograr que México sea un país con justicia y libertad para todos nosotros, son principalmente organizarnos como sociedad civil para cumplir nuestra responsabilidad como ciudadanía, cumplir con nuestros compromisos y obligaciones, también exigir que el gobierno cumpla con su trabajo y se garantice el respeto a la vida de cada persona.

Tenemos el reto de alzar la voz por aquellos quienes no serán escuchados, entablar un diálogo tolerante y abierto con la oposición, los detractores o adversarios, con el fin de debatir las ideas, proponer acciones y encontrar soluciones que contribuyan positivamente al progreso de nuestra nación y del bien común.

El mundo exige justicia y libertad en las redes sociales, en las calles, en las escuelas, dentro de los trabajos, de las instituciones, los ciudadanos de los países sabemos que la libertad complementa perfectamente a la justicia, que no puede existir una sin la otra virtud, ya que son valores fundamentales de nuestra democracia moderna. Nosotros, las personas somos seres libres y justos por naturaleza, el momento es histórico, todo ciudadano debe atender el llamado de la justicia en su corazón.


Imagen:  https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201807141080421105-gnosis-explotacion-sexual-menores/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.