El mito de “tus compañeros de escuela son tu competencia”

Por María Fosado

 

Desde que ingresas a un nuevo ciclo escolar, todos los profesores te advierten que no es un ciclo fácil y deberás dar lo máximo de ti si es que quieres aprobar.

Aquellos que cursan la universidad habrán escuchado más de unas cien veces que los compañeros de carrera son tu “competencia” y que allá fuera (en el mundo laboral) es una jungla de animales que pelean por obtener el mejor puesto. Era justamente en ese momento cuando pensabas que tus posibilidades de hacer nuevos amigos dentro del salón de clases se volvían imposibles, incluso una traición; porque al comenzar a verlos como competencia, te das cuenta de que no puedes confiar en nadie.

El problema viene a la hora de hacer los odiosos trabajos en equipo, que al final, terminas haciendo tú solo (sí, en la universidad sigue sucediendo eso).

Lo que sí son parecidos a la realidad son “Los juegos del hambre”en los que, en tiempos de universidad, (o cualquier grado que curses) sobrevivirá el que más se esfuerce en sus estudios, lleve buenas calificaciones y sepa explotar su carrera. Claro que estos factores tienen que ver con la buena elección de lo que desees estudiar, porque si no te gusta el lugar donde estás  y lo que haces, no te vas a esforzar.

No se puede negar que la competencia laboral está muy dura en nuestro mundo actual regido por la tecnología, y que por ende necesitaremos contar con las aptitudes necesarias para tener un lugar en el mundo laboral.

Pero ¿quién nos ha metido en la cabeza que todo se trata de competencia?

Primero nuestros padres, porque sus tiempos fueron distintos a los nuestros. Antes era fácil poner un negocio que se volviera exitoso en poco tiempo; ahora, los jóvenes emprendedores tienen la situación más difícil, pero no quiere decir que sea imposible.

Es verdad que existe competencia, pero en estos casos, sobrevive el que invierta más, sea novedoso, se transforme y se vaya adaptando a los tiempos tan cambiantes que seguirán viniendo junto con los avances de la ciencia y la tecnología.

También los profesores en la escuela son los que nos meten el miedo de ver a nuestros compañeros como competencia, pero a pesar de eso, debemos aprender a trabajar en conjunto. Todo ello con el objetivo de saber convivir y tratar con todo tipo de personalidades y caracteres que podríamos encontrarnos en el exterior.

Independientemente de ese mito que hemos creído, hay situaciones que debo desmentir. Actualmente, yo también soy estudiante, mis profesores de carrera me han hecho creer que todos nos debemos ver como competencia, pero déjame decirte que mientras estés estudiando no debes verlo de esa manera, porque además de angustiarte, te vas a complicar la existencia y no lo vas a pasar nada bien durante tus años de estudio.

Tus compañeros serán tus compañeros durante la escuela, y debes aprender a convivir con ellos, aunque eso no necesariamente implica que deban convertirse en tus mejores amigos si no te caen bien; pero piensa en todos esos (odiosos) trabajos en equipo que deberás hacer a cambio de cursar una materia; tus compañeros a veces podrían ayudarte en alguna situación escolar en la que te encuentres angustiado, e incluso; nunca sabes quién podría pasarte contacto con gente la que necesites hacer networking en tu futuro laboral.

Deja la competencia en segundo término mientras estés estudiando, preocúpate por ser mejor de lo que eras ayer, supérate a ti mismo, no te compares con los demás de tu carrera para estar al nivel en el que otro está. Si vas a compararte con alguien, que sea con tu yo del pasado, para ver cuántas cosas has logrado en el presente. La vida nos va poniendo a cada persona retos diferentes.

No todos tenemos las mismas habilidades para realizar algo, no todos poseemos el mismo talento, no todos queremos las mismas cosas o aspiramos a estar en un lugar determinado.

Grábate esto: nuestros compañeros son similares a nosotros pero poseen distintos intereses a los nuestros. No desean exactamente lo mismo que tú deseas. Cuando comienzas a pensar que tus compañeros son tu competencia, les estás cediendo tu poder a los demás. Te estás limitando.

No te preocupes porque el otro ya estuvo en el lugar que tú desees estar, ocúpate de ir un paso más allá de donde estás en estos momentos. Ocúpate de aquello que a ti te interesa, de lo que te apasiona, de lo que deseas alcanzar y sobre todo, del futuro que te espera si luchas por lo que deseas.

La competencia sí existe, está afuera y si te preparas con las herramientas necesarias, llegarás hasta donde quieras llegar.


Imagen: https://www.flickr.com/photos/jaredinthebox/

Comentarios

Comentarios