¿El gobierno que merecemos?

Por Irlanda Diego

 

Más de una vez me he cuestionado sobre aquella frase que dice: “Cada pueblo tiene el gobierno que merece.”

Y es que nuestro país, tan maravilloso pero tan complejo, al día de hoy se encuentra posicionado en un escenario que nos deja mucho que pensar sobre nuestros gobiernos… Sí, desde los municipales, estatales hasta la Presidencia de la República. Todos los días nos sumergimos en una realidad innegable, vivida de distinta manera por cada ciudadano, pero con coincidencias sociales que tienen que ver con las problemáticas actuales que vivimos como mexicanos.

La inseguridad, la falta de oportunidades, el escaso desarrollo presente en las comunidades más alejadas y abandonadas por las autoridades, los problemas educativos que nos aquejan y que en 2015 colocaron a México en el último lugar de un listado de 36 países, evaluados con base en su desempeño educativo (CNN, Informe de la OCDE), la pobreza, entre otros tantos, son parte de nuestra realidad, sí, de la tuya y de la mía, mexicanos todos al fin de cuentas.

¿Cuántas veces no te ha pasado que vas caminando por la calle y ves a más de una persona tirando basura en la vía pública? ¿Cuántos: “así es la política, no la vas a cambiar” se te han atravesado por el camino? Permíteme decirte que yo he escuchado muchos, así como también he escuchado cientos de quejas y argumentos muchas veces infundados para culpar de manera absoluta al gobierno, y dejar de lado nuestra responsabilidad como integrantes de una sociedad.

Evidentemente, estamos parados en un contexto en el que un gran número de nuestras autoridades, llámeseles presidentes municipales, gobernadores, legisladores o secretarios de Estado, no representan verdaderamente las demandas y necesidades colectivas, sino que más bien se han enfrascado en intereses personales y luchas por el poder para unos cuantos… No son todos, pero lamentablemente sí, una considerable mayoría.

Ante este panorama, los mexicanos debemos hacernos más de una pregunta, pero la que considero dará pie a las demás, es la siguiente: ¿qué estamos haciendo? Tú, el que está a tu lado, yo, nosotros… Sí, ¿qué estamos haciendo desde nuestra trinchera para generar mejores gobernantes?, para que no lleguen los mismos de siempre, la vieja política que nos ha demostrado que entre sus prioridades no está México.

 Al escribir estas líneas, no pretendo quitarle responsabilidad a las autoridades, claro está que han existido y persisten fuertes omisiones gubernamentales, a diario y  en casos pasados y presentes como la guardería ABC, Tlatlaya, Ayotzinapa, la ola de asesinatos en varias entidades y los estados en los que parece no existir ley pues impera la violencia, la corrupción y el crimen organizado, por mencionar algunos. Entonces, ¿dónde está quien gobierna? ¿Dónde está cuando el discurso dista tanto de la realidad? Pero también, ¿dónde estamos nosotros? ¿Dónde están aquellos que le dieron su voto a un candidato atractivo, los que aceptaron una despensa o un billete de $500.00 a cambio de una decisión tan importante que implica el bienestar de toda una nación?… ¿Dónde están?

El rumbo de nuestro país no depende únicamente de los que nos gobiernan, ya basta de echar culpas, basta de justificarnos, México necesita de sus ciudadanos, y aun cuando parece una utopía y el camino no es sencillo, los que ahora estamos aquí tenemos un gran reto, sí, un monstruo gigante a vencer, pero que tiene que caer, no con quejas, no desde atrás de un monitor, ni sentado en el sofá de tu casa viendo la televisión, si no más bien con educación, con valores forjados desde el núcleo familiar, con acciones constantes y conjuntas fortalecidas por un objetivo común.

A pesar de que hay cifras desalentadoras, también hay acontecimientos y mexicanos en particular que nos hacen creer que es posible, que construir un país distinto no es un sueño irrealizable. El hartazgo cada vez se hace más presente, la gente ha dejado de creer en los partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil trabajan día a día para generar mejores entornos, estudiantes como Olga Medrano, mejor conocida como “Lady Matemáticas” enorgullecen al país, esfuerzos como la iniciativa “3 de 3” o logros jurídicos importantes en el ámbito de los derechos humanos, así como las diferentes luchas emprendidas para consolidar otras formas de gobierno como el caso Cherán en Michoacán, nos hacen mantener la esperanza.

Cada individuo tiene una visión distinta de la política, para algunos es una palabra a la que rehuyen, una palabra que ya les cansó, pues ven en ella un sinónimo de corrupción, quizás algunos se quedan con la definición de Weber, otros más con Maquiavelo o Schmitt y otros tal vez muy soñadores que creemos que la política no es lo que nos han hecho creer, no es sólo violencia, no es sólo la imposición del poder, para autores como Hannah Arendt, filósofa alemana del siglo XX, la política es libertad y surge en la palabra, en el entre de los hombres, como lo dice en su obra ¿Qué es la Política?: “Sólo hablando es posible comprender, desde todas las posiciones, cómo es realmente el mundo. El mundo es pues lo que está entre nosotros, lo que nos separa y nos une.” (Arendt, 1997 : 18,19)

Falta un largo camino por recorrer, pero sin duda, forjar una mejor nación necesita de ambas partes: sociedad y gobierno. No hagamos a un lado nuestro cometido, generemos un mejor entorno, coadyuvemos con nuestros actos a generar el gobierno que México necesita, y no caigamos en el infortunio de ameritar un gobierno que no nos representa, un gobierno que por nuestra apatía e indiferencia, lleguemos a merecer.


http://m.elmanana.mx/noticia/84696/Piden-salvar-a-Mexico-de-la-corrupcion.html

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.