¿El fin del “Sueño de Bolívar”? o ¿El resurgimiento de la América Latina?

Por Aarón Rojas

 

Es muy común en estas fechas tener dentro del tema de conversación a la hermana República de Venezuela y, sobre todo, de los problemas que aquejan a nuestro hermano del sur. Esta tierra del Libertador Bolívar, donde se enquistó un Gobierno represor y totalitario, hoy sufre las consecuencias de sus decisiones tomadas al calor del momento hace ya 16 años. Poniendo la, ya de por sí frágil, cohesión de la América Latina en grave riesgo y con ello, a merced de nuestros más antiguos rivales del norte.

 

Pues desde la muerte de su primer dictador populista, las cosas empezaron a agitarse demasiado. El control por el que tanto trabajó Chávez se vino abajo, de la mano de un hombre que, como buen mandatario de izquierda, no supo atender las demandas populares y pensó en llenar con dádivas las necesidades ciudadanas. Aunque está claro que esas medidas nunca han ayudado al progreso de ninguna Nación, y solo la empobrecen más, se continuó con tal medida, hasta que las arcas quedaron prácticamente vacías. Ocasionando reclamos y exigencias legítimas que fueron calladas a palos y balas.

 

Este nuevo jefe, porque un líder guía y un jefe manda, llegado de manera ilegal al poder de Venezuela, contraviniendo los preceptos Constitucionales que habría mandado hacer su anterior dictador populista, acabaría de convertir Venezuela en algo menos que un insulto a lo que en algún momento fuera el País más rico y próspero de la América Latina. Pues hoy ese otrora rico país, tiene el mismo nivel de pobreza que los más pobres del continente, solo que muchos de ellos han sufrido graves desastres naturales y los venezolanos padecen la gravedad de una mala decisión, que fue votar por el populismo de la izquierda represora.

 

 

¿Dónde quedó la Patria Grande?

 

Las crisis son una constante en la vida del ser humano, así lo ha demostrado la antropología y la Historia. Así queda claro luego de dar una ligera mirada al diario acontecer de la humanidad en estos momentos.

La crisis económica mundial causada en gran medida por Gracia, el Brexit, Los refugiados africanos y asiáticos causa de una inestabilidad político-social, la inestabilidad causado por los discursos de odio de las grandes potencias acompañada de la opacidad de los poderosos ante aquello que parece inminente.

 

De entre todo esto, América no se ha quedado atrás, pues también ha sido tocada por la fragmentación del tejido social, cada vez más notoria y ayudada de los malos gobiernos, populismo desmedido y la corrupción. Que han erosionado casi hasta desaparecer la identidad latina. Convirtiéndola en un simple modelo comercial que generaliza a los de habla hispana con ritmos vacíos y carentes de sensatez.

 

Lejos de unirnos como una sola alma, en una gran Nación como lo soñaban y esperaban nuestros héroes y fundadores, solo hemos caído en pleitos identitarios absurdos, empañados por nacionalismos frágiles que se empeñan en dividir y aislar lo que se planeó para ser una sola América, un solo continente, una sola Patria. Pero han podido más los intereses aislados y la falta de empatía, que el sueño de construir la que sería la mayor potencia de todos los tiempos.

 

 

¿Cómo nos afecta Venezuela?

 

Desde el triunfo de la Revolución cubana y con ello del socialismo en América, se han jugado varios papeles en cuanto a relaciones amistosas se refiere, al menos en lo que entendemos por la Latina. Luego de que el corrosivo cáncer socialista llegase aquí, se han enfrentado dos grandes incógnitas, si seguimos siendo hermanos o si debemos pelear por defender nuestras posturas ideológicas.

 

Muy poco se había tomado en cuenta la posición de Cuba y su ideología, casi lavándose las manos frente a un hecho aislado, sin embargo, conforme fue avanzando en S. XX, esa ideología que presumía poner al pueblo en el Poder, fue ganando fuerza en un territorio donde las desigualdades eran muchas y los privilegiados muy pocos. Casos como el de Salvador Allende o Hugo Chávez, fueron dando confianza a la idea de un socialismo pragmático y real. Sin embargo, más pronto que antes se fueron dando cuenta de que eso no era la solución y los problemas empezaron a ser visibles cuando se trataba de poner una postura firme frente a las políticas tomadas por países hermanos.

 

Así Chávez se había convertido en Aliado de los Castro, una relación única que fue ganando fuerza, hasta alcanzar otros países como Uruguay o Bolivia, que creyeron en las soluciones mágicas de la izquierda. Luego países con más peso político como, Chile y Brasil también sufrieron de los estragos que causaban las políticas liberales.

 

 

Se necesita calidad moral.

 

Así bien, por muchos años México fue aquel que servía de intermediario y voz para la América Latina, era de saber que quien quería ser escuchado debía ir a este País, así lo dijo incluso el libertados Bolívar, que veía a la capital de este País como la que debía tener esta cuando se uniera en una sola.

Pero con el desmantelamiento de la dictadura perfecta, se tuvo que ceder el Poder a otros países como Argentina, Brasil, Chile o Colombia, pero estos tenían sus problemas propios de vecinos y no duró micho el liderazgo de cada uno. Aunado a ello, fue el hecho de que la corrupción hizo estragos en la credibilidad de dichos gobiernos dejando con ello sin calidad moral para exigir un cambio a sus hermanos latinos.

 

Visto lo anterior queda la duda sobre del que hacer en adelante, frente las amenazas propias y del exterior, no debemos permitir que vengan de fuera a arreglar problemas de hermanos, pues corremos el riesgo de perder nuestra libertad. Recordemos las palabras puestas en El Grito de Gabriela Mistral, “América unida por dos cosas maravillosas, la lengua que nos dio Dios y el dolor que nos da el norte”. Así mismo sería bueno nunca olvidar su conclusión “América, América todo por ella porque nos vendrá de ella, desdicha o bien”.


Imagen: http://www.scielo.cl/fbpe/img/atenea/n500/art12_f05.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.