El destino de México…

Por  Arturo Castañeda Fernández

Para muchos ciudadanos, México es un país que está destinado al fracaso y a la extinción. Esto, porque su indisciplina, debilidad, pobreza, conformismo y pasividad lo sitúan en una condición crítica de la cual parece, es imposible salir, sin embargo, no olvidemos que el futuro se escribe día a día con cada una de nuestras acciones; así es que si nos esforzamos podemos dar un nuevo rumbo a nuestro pueblo.

Tengamos en cuenta que, si no hacemos nada para mejorar, el fracaso y la extinción serán nuestro triste destino. Las cualidades de un país se definen con base en las características que posee la mayoría de sus habitantes; por ejemplo, decimos que un Estado es fuerte cuando la mayoría de sus miembros se encuentran fortalecidos. Por desgracia en nuestro país la mayoría de los mexicanos tienen muchas características negativas, de ahí que México sea considerado como una nación problemática, incivilizada, poco competitiva y mediocre.

El Estado Mexicano está infectado de seres indisciplinados que corrompen día a día el orden  Edmund Burke: “Lo único que se necesita para que el mal triunfe es que los hombres buenos no hagan nada”.

Algunos mexicanos, a lo largo de la historia, han intentado construir una realidad distinta, sin embargo, ante la falta de unidad o de fuerza no han podido imponerse, ni mucho menos, superar a todos los enemigos de México. Por ejemplo, después de la independencia, la fuerza de los grupos emancipadores era suficiente para construir el país que tanto deseaban, pero su falta de unidad dio como resultado un gran conflicto que puso en riesgo, incluso, la existencia del país naciente. En otras ocasiones, organizaciones de ciudadanos –sobre todo ONG´s- se han unido para luchar en contra de los graves problemas mexicanos, no obstante, a pesar de que el esfuerzo que realizan es fundamental, no ha resultado suficiente para erradicar todo el mal que afecta a nuestro pueblo. Claro está que para vencer las grandes dificultades requerimos estar unidos y fortalecidos, pues como bien decía Séneca: “No bastan en una nación las fuerzas sin la unión, ni la unión sin fuerzas”. No olvidemos además, que necesitamos encauzar nuestros esfuerzos al mismo tiempo y hacia la misma dirección. Desde luego que la unidad no quiere decir que todos los mexicanos debamos pensar exactamente lo mismo, pues la pluralidad de ideas es necesaria para la construcción de grandes proyectos. El fin es engrandecer a México -y eso lo debemos tener bien claro-, los medios con los que podemos lograrlo son diversos, y cada uno de nosotros puede proponer el suyo y defenderlo (con argumentos). Tendremos que debatir con el objeto de definir cuál será la doctrina, los modelos de pensamiento y las figuras jurídicas que adoptará el NUEVO MÉXICO, pero antes, debemos luchar contra los enemigos de México, no con armas ni con violencia, sino, con unidad, capacidad, incorruptibilidad y fortaleza.

México nunca será una nación poderosa si nosotros no lo fortalecemos; será una labor compleja, pero podremos facilitarla si cada uno de nosotros cumple con su deber. Pues tal y como decía Belisario Domínguez: “Si cada uno de los mexicanos hiciera lo que le corresponde, la patria estaría salvada”.

Gobierno y pueblo son los responsables de la condición actual que vive México, y si cualquiera de los dos no hace su trabajo, pronto será muy tarde  Necesitamos, en calidad de urgente, hacer algo juntos para salvarnos. Luchemos unidos, no importa que seamos pocos, tal vez seamos la minoría, pero ¿cuál es el problema?, ¿acaso no ha sido la minoría quien ha dado lugar a los grandes cambios?, ¿acaso no todos los grandes imperios han iniciado sólo como un sueño?  ¿Acaso no hemos salido de grandes dificultades a pesar de estar divididos?, imaginemos entonces las maravillas que podríamos hacer juntos…


Imagen: https://proyectopuente.com.mx/wp-content/uploads/2017/12/viajar-mexicoflecha-destino-playa.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.