El club de los apestados

Por Stephanie Villalobos García

 

Siempre he dicho que parte importante de lo que somos son dos cosas: las decisiones que tomamos y las personas que hemos conocido. La segunda, a mi parecer, nos define de una manera extraña e inexplicable, puesto que la vida da muchas vueltas y cuando menos te lo esperas, te encuentras en una habitación con otras cuatro personas ajenas a ti y de las cuales cada una representa una parte tuya que siempre tuviste pero no te habías dado cuenta de su existencia.

Me gustaría rememorar una película de los años ochenta, algunos la definen como de culto y otros simplemente la toman como un clásico, en mi opinión es una película que nos da una valiosa lección a los jóvenes; “El club del desayuno” o “El club de los cinco”, nos narra en dos horas, la manera en la que cinco personas, todas ellas opuestas entre sí, que se conocen pero intuyen lo que son la una de la otra construyen un fuerte lazo que los ayuda a conocer más sobre su propia identidad.

Todo comenzó con un sencillo pero complicado castigo, un sábado en la biblioteca, sobre escribir un ensayo de lo que ellos creen que son, siendo los mismos los que se encasillan en los típicos estereotipos de escuela, juzgándose por las apariencias y no realmente por la razón por la que son así. Ocho horas encerrados en una biblioteca y sin supervisión bastaron para que comenzaran a conocerse de una forma más intima, dándose cuenta que tenían más cosas en común de las que pensaban.

El club del desayuno es un claro ejemplo de la realidad, usualmente nos encasillamos por las apariencias aunque lo neguemos, pero siempre es un gran error subestimar a los demás a nuestro alrededor, usualmente me pasa y las personas terminan sorprendiéndome de la mejor forma en la mayoría de los casos.

No he encontrado mejor manera de conocerme a mi misma que conociendo a los demás, porque a partir de ahí se como actúo ante ellos, encuentro cosas nuevas que me gustan y que no, vivo experiencias que normalmente por mi cuenta no podría experimentar o en algunos casos, conozco lugares inhóspitos que me llevan a conocer aun más gente.

Solemos ir solos, apartados de la vida y con un único amigo por delante, cuando simplemente basta voltear mas allá que el de al lado para encontrarnos a nosotros mismos, quizás no me pasó lo que al club del desayuno, pero forme mi propio club sin darme cuenta.

El club de los apestados, cuatro personas, tres de ellas que nunca se conocieron en su vida y puede que hasta cierto punto de realidad tal vez se topasen en algún momento, encerradas en una oficina por más de ocho horas al día, haciendo cosas diferentes pero a la vez similares no les quedo de otra que entablar un extraño lazo que comenzó con un trabajo extra que nadie esperaba.

A veces la vida te pone a personas que parece las hubieras conocido de años y apenas entablaste una conversación de cinco minutos sin querer, pasa desapercibido, y en otras ocasiones te tomo más de una semana darte cuenta que la persona que se sentaba a tu lado coincidía con casi el noventa por ciento de las cosas que te gustan. Lo anterior me paso con el club de los apestados, nunca sabrás donde estas parado hasta que mires a tu alrededor.

¿Quién eres realmente?, esa es la pregunta, y por improbable que parezca esa respuesta la conforman aquel mejor amigo de la infancia, tus compañeros de trabajo, la anciana que ayudaste aquel día, tu familia y muy poco de ti mismo. Todos conforman un club del cual ellos también llevan parte de ti.

Aunque también es cierto que cambiamos con rapidez y es por lo mismo, ya que constantemente estamos conociendo nuevas personas, por lo que dicho con las palabras del historiador francés, Michel Foucault: “No me preguntes quien soy, ni me pidan que permanezca invariable”.


Imagen: http://www.fotogramas.es/var/ezflow_site/storage/images/cinefilia/12-curiosidades-que-quizas-no-conocias-de-el-club-de-los-cinco/111035985-1-esl-ES/12-curiosidades-que-quizas-no-conocias-de-El-Club-de-los-Cinco_landscape.

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.