El caso Molinet

Por Mónica Vargas

El año 1992 marcó la vida de la familia guanajuatense Molinet Aguilar, un hijo de familia fue acusado de asesinar a su empleada doméstica sin las pruebas necesarias, con muchas conjeturas, declaraciones diversas y una historia poco convencional.

El magnífico escritor Paco Ignacio Taibo II reescribe literariamente el “Caso Molinet” ese mismo año después de una ardua investigación; dividido es ocho partes, el texto se centra en los momentos más importantes del acontecimiento y nos lo cuenta en forma de crónica histórica o boletín periodístico. 

Pablo Molinet, el protagonista, era un joven estudiante que al salir de su casa para la escuela olvida parte del uniforme y le es negado el acceso a la misma. Regresa por la camisa que olvidó y retorna a clase para realizar un examen. De vuelta a casa encuentra muerta a la sirvienta y a partir de ese momento se convierte en el principal sospechoso del crimen a pesar de que los testimonios dencían lo contrario. La narrativa oficial sostiene que la mujer llevaba consigo las joyas de la señora de la casa, lo que probablemente molestó al joven y lo orilló a cometer el delito. Entre tortura física y emocional, Pablo es obligado a “aceptar” su culpabilidad y auto sentenciarse a prisión. 

La carnavalización que propuso Bajtín dentro del terreno de la crítica literaria se ve claramente reflejada en la fuerza ejercida por el poder judicial: un ejemplo de tradición en la lucha social que tarde o temprano se vuelve impunidad política. El autor nos invita a reflexionar sobre la normalización con la que no se puede lidiar de forma arbitraria después de haber sido represiva. Difícilmente sabremos a corto o largo plazo lo que realmente pasó con Pablo. ¿Será que todo fue culpa de la policía y un sistema fuera de control? La verdad histórica con la que pretenden explicarnos lo ocurrido (y todas las desgracias que vive México) es burlada por Taibo II, y con justa razón pues no es un caso aislado: los Molinet y el mundo ya saben que es mentira.

La realidad es que la polifonía de los testigos, el acusado, los medios y la sociedad se queda en silencio frente a las letras finales del texto; entendiendo que este caso es un problema nacional y únicamente mediante la disidencia se puede combatir los abusos que cada día son más agresivos, debemos mirar el texto más que como un cuento: una cavilación sobre injusticia y un grito de revelación.  

Han pasado ya muchos años y la impotencia ante los procesos judiciales sigue siendo la misma o al menos así nos han obligado a vivirla; afortunadamente y como dijo alguna vez  dijo Ortega y Gasset “la historia nos permite aprender del ayer para no cometer los mismos errores en el futuro” y al mismo tiempo nos permite suspender las diferencias que tenemos como mexicanos, sean estas económicas, sociales, etc. Estoy convencida de que recordar la historia es tan vigente como el tiempo actual, somos un segundo en el reloj de la humanidad y entre más lectores, oradores y divergencias tendremos mayor posibilidad de hacerlo una realidad. 


Imagen: http://www.qhubo.com/la-carcel-intenso/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.