El cambio de horario, ¿un verdadero ahorro?

Por Paulina Martínez

 

La madrugada del 29 de octubre, como es costumbre año con año, una vez más todos tuvimos que atrasar nuestro reloj una hora para adaptarnos al horario de invierno, pero, ¿por qué lo hacemos y en qué nos beneficia?

El cambio de horario se adopta por primera vez durante la primera guerra mundial, cuando algunos países implicados decidieron tomar medidas para el ahorro de combustible. Y esto se repitió en 1976, cuando se produjo la primera crisis de petróleo, con el fin de reducir el consumo de energía alrededor del mundo aprovechando mejor la luz solar. En total 86 países participan en este cambio dos veces al año; en verano y en octubre.  Aunque no todos los países están de acuerdo, hay quienes alguna vez han estado y otros que nunca lo han utilizado, como en los casos como Arizona, Hawaii, Sonora y Saskatchewan donde ya no participan más en el cambio, al igual que países sudamericanos como Venezuela, Surinam, Guayana y Guayana Francesa que nunca lo han tomado en cuenta.

Este tema siempre ha sido un tema de debate, ya que expertos afirman que son irrelevantes los ahorros obtenidos y otros opinan que pese a ese 5% de diferencia es un gran cambio para el medio ambiente. “En este año evitó que se arrojara a la atmósfera 468 mil toneladas de bióxido de carbono”, dijo la Vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Sharon Cuenca. Sin embargo, ¿provoca un gran cambio en el consumo de energía de las personas?

Se estimó que este año, en México, el ahorro será de 1,030 GWh, que es equivalente a 420 millones de pesos, lo que representa la quema de 1,313 barriles de petróleo crudo y  un ahorro del consumo de energía de 9.18 millones de lámparas ahorradoras; aunque en el ámbito doméstico, la medida no tiene efecto alguno, ya que lo que se ahorra en la mañana, se usa desde la tarde que empieza a obscurecer.

Hoy en día es muy difícil vivir sin artefactos que consuman energía y se ha ido incrementado nuestra dependencia hacia celulares, computadoras o televisión, entre otros electrónicos que consumen mucha energía si no los utilizamos de modo correcto. Un ejemplo de ello es cuando se deja el televisor prendido toda la tarde sin prestarle atención o dejando conectado el cargador del celular si usarlo.

Muchos mexicanos nos quejamos de que el cambio de horario es una tontería y que no sirve para nada, pero no podemos exigir cosas que en cierto punto también es nuestra culpa al no contribuir en el ahorro de energía o la reducción de bióxido de carbono. Recuerda que el verdadero cambio lo hacemos cada uno de nosotros. Es por eso que para tener mejores resultados y para poder contribuir no se necesita hacer algo grande, si no empezar poco a poco siguiendo estas recomendaciones, por ejemplo:

  • Desconecta los electrodomésticos que no estés utilizando, como lavadora, secadora, microondas, computadora, televisión, estéreos, videojuegos, etc.
  • Desconectar los cargadores de aparatos electrónicos sin utilizar, ya que aunque no esté en uso, sigue consumiendo energía
  • Aprovechando al máximo la luz del sol para evitar el consumo innecesario
  • Si compras lámparas, de preferencia que sean de LED.    
  • Apagar todas las luces que no estés usando
  • Procura revisar que el refrigerador esté bien cerrado, ya que es uno de los electrodomésticos que más gastan energía cada que se abre
  • Procura disminuir el uso de la aspiradora y usar la escoba
  • De preferencia optar por electrónicos de carga solar

El cambio está en nosotros, no en el cambio de horario y aunque probablemente al hacer esto el impacto individual no se note, a nivel global estás ayudando a la reducción de la gran demanda de este recurso y a no contribuir más con el cambio climático.


COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.