El arte de emprender en México

Por Daniela Hernández 

 

¿Recuerdan el comercial de Pepe y Toño?, admito que la idea puede parecer graciosa, pero es un hecho que muestra el panorama del mercado en México, donde 98% de las empresas son PYMES, es decir, micro, pequeñas y medianas.

Ahora bien ¿esto qué tiene que ver con el emprendimiento? Todo, pues la mayoría de esas empresas iniciaron como una idea o sueño de “x” persona que buscaba crear su propio negocio.

En nuestro país, el financiamiento es catalogado como el mayor reto para los emprendedores, pues de acuerdo con el estudio Construcción, generación y análisis de indicadores para medir el estado y la evolución del ecosistema emprendedor en México -únicamente 25% de los emprendedores buscan recursos externos- siendo éstos principalmente públicos.

Sin embargo, la realidad muestra que la fuente principal de ingresos para todos aquellos que intentar abrir un comercio son sus familiares y amigos, seguido de las cajas de ahorro.

Entre las principales razones para emprender destacan la necesidad por tener mayor tiempo, es decir, que exista un equilibrio entre el ámbito profesional y personal, también buscan aumentar sus ingresos y tener mayor independencia.

El meollo del asunto radica en que a pesar de que las PYMES dominan el mercado, son las grandes empresas quienes presentan mayor productividad, en gran medida porque las primeras no poseen los suficientes recursos para mejorar su infraestructura o capacitar a su personal.

Cifras del estudio antes mencionado, revelan que los corporativos producen 6.3% más que las micros, 2.9% que las pequeñas y 1.7 más respecto de las medianas empresas.

Por ello, en los años recientes México ha buscado la manera de ayudar a los Pepes y Toños de todo el país. Por ejemplo, hace dos años el presidente Enrique Peña Nieto, anunció la creación del programa Crédito Joven, alternativa de financiamiento para los jóvenes emprendedores que no pueden acceder a créditos bancarios por no cumplir con requisitos como edad o historial crediticio.

La intención era “lograr crédito más barato, fácil y accesible para los jóvenes entre 18 y 30 años”, BBVA Bancomer, Santander y Banamex fueron las instituciones financieras que apoyaron la iniciativa del jefe de Estado, ofreciendo préstamos desde 50 mil hasta 150 mil pesos con una tasa de interés de 9.9% a cuatro años.

No obstante, el esfuerzo ha sido insuficiente ya que siguen existiendo diversos obstáculos-específicamente en el ámbito regulatorio- que vuelven mucho más complejo el proceso de abrir un comercio. De acuerdo con el informe Doing Business en México 2017, México ocupa el lugar 47 de 190 países en cuanto a facilidad para emprender. Singapur, Hong Kong, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Dinamarca ocupan los primeros lugares.

Sin embargo, también es importante mencionar que la complejidad del problema varía en cada estado de la República Mexicana. Aguascalientes ocupa el lugar 1 en cuanto facilidad para hacer negocios mientras que, la Ciudad de México, el Estado de México y Veracruz se encuentran en las últimas posiciones.

Lo anterior no sorprende cuando pensamos en la cantidad de personas que habitan dichos territorios y por tanto, la informalidad que existe en esos espacios debido a que el registro de la propiedad y el pago de impuestos son los trámites más complicados. El resultado es que las personas prefieren evitar el gasto de tiempo (seís días) y dinero (20 mil aprox) para abrir un negocio.

Por lo mismo, el año pasado se anunció la creación de las Sociedades para Acciones Simplificadas para facilitar el desarrollo de una compañía, pues en palabras de Peña Nieto “el proceso se puede hacer por internet […] de manera gratuita y ahora se podrá crear una empresa en 24 horas”.

Pero no todo es como lo pintan, ya que, aunque el proceso para registrar una empresa sí se simplificó, todavía hay trámites previos que deben ser realizados como el registro de socios ante el SAT o incluso posteriores como la contratación de servicios para el inmueble, lo cual seguramente llevará algunos días.

El Reporte Global de Emprendedores 2016 indicó que 77% de los encuestados tienen una actitud positiva hacia el autoempleo. Al tiempo que 43% se imagina empezando un negocio. A pesar de que ser emprendedor no es un trabajo sencillo, los datos  antes mencionados, ofrecen un panorama lleno de optimismo y esperanza para todos aquellos que desean hacer realidad sus ideas.

Finalmente, debemos recordar que 9 de cada 10 empleos en nuestro país provienen de una PYME, por ello es necesario que todos los involucrados, especialmente gobierno se pongan las pilas (como ya lo han estado haciendo) y sigan impulsando la cultura del emprendimiento, especialmente fortaleciendo el financiamiento y brindado mayor accesibilidad para cumplir con los requisitos, de manera que las empresas se mantengan vivas por muchos años.


Imagen: Prensa libre

Comentarios

Comentarios