¿Educación o cultura? Lo que nos falta como mexicanos

Desde hace un tiempo y como buena observadora que soy, me he dado cuenta de que en los mexicanos existen muchos factores que nos definen. Comenzando por todo lo bueno que nos distingue del resto del mundo, llámense africanos, europeos, asiáticos y todos los demás; incluyendo nuestros rasgos físicos, costumbres, tradiciones, nuestra deliciosa e incomparable comida y ni qué decir de lo buenísimos que somos para los bailes y las fiestas.

En fin, la verdad es que tenemos mucho de lo cual nos sentimos bastante orgullosos de decir que somos mexicanos.

La lista de cualidades que tenemos es demasiado grande (agregue aquí todo lo que lo identifique como mexicano) y también existen en nosotros unas cuántas deficiencias; he aquí el porqué de la interrogante que planteo en el artículo.

Antes de comenzar a expresar mi opinión acerca de esto, primero tendría que definir ambos conceptos de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española.

Educación: Cortesía, urbanidad.

Cultura: Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico.

En educación se encuentran todas las normas de comportamiento para poder relacionarnos de manera adecuada, o la más correcta posible, en la sociedad incluyendo las reglas de cortesía.

Bien dicen que la educación comienza en casa. Seguramente recordarás cuando tus padres te repetían hasta el cansancio (aunque, la verdad es que parecía que no se cansaban de decírnoslo) que saludaras, te despidieras de las personas, dieras las gracias, etc. etc. -Ah, por cierto, también recordarás que tu mamá siempre te pedía que te pusieras el suéter ja ja ja… La verdad es que cuando lo decía, dejaba de ser gracioso-.

Durante la universidad es cuando te das cuenta que los valores que nos han inculcado nuestros padres se van perdiendo, pocos son los que te responden con un “gracias” o demuestran su educación en otras circunstancias.

Una vez leí en un libro los padres se encargan de dar a sus hijos las armas necesarias para salir adelante, y es triste cuando, en ocasiones, no lo hacen. Y en el momento en que comenzamos a culpar a nuestros padres por lo que nos sucede, en ese momento dejamos de crecer.

En cuanto a la cultura, a todos en el colegio nos enseñan sobre arte, filosofía, historia y creo que los que están interesados en los acontecimientos que formaron parte importante de lo que hoy conforma nuestro país y también en el mundo, son los que más saben de estos temas.

Es decir, entiendo que no todos estamos interesados en la historia y la filosofía porque pueden parecernos aburridos, pero hay datos, que por cultura general o mera curiosidad, deberías saber. Con decirte que es importante saber de algunos temas porque te lo pudieran preguntar en tu próxima entrevista del trabajo de tus sueños.

O ¿apoco creías que era muy fácil entrar a trabajar a empresas mundiales sólo con mostrar tu currículum?

Dos ejemplos muy claros, son lo que se supone que “debemos” hacer en situaciones particulares y en las que (casi) todos los mexicanos hacemos lo contrario. Cabe mencionar que no estoy generalizando, ya que no todos reaccionan de igual manera ante las circunstancias.

En cuanto a educación, no todos sabemos pedir las cosas “por favor” y menos dar las gracias. Y sí, también aplica cuando nos cae muy mal una persona.

En cultura, hay quienes dicen sentirse mexicanos a mucha honra y apenas se saben dos nombres de los seis niños héroes. (Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Francisco Márquez, Vicente Suárez y Fernando Montes de Oca).

¿Te das cuenta? Tal vez pienses que seguramente digo esto porque fui buena en la escuela en las asignaturas de Arte e Historia, pero la verdad es que no. El arte sí me gusta, la historia no tanto, pero por lo menos trato de entenderla.

Quizás pienses que voy por la vida con una gran sonrisa y a todos saludo con un “Buenos días, tardes, noches…”y siempre digo “por favor y gracias”.

La verdad es que no soy perfecta, también tengo días malos; pero eso no justifica nada. Realmente acepto que también me falta educación y cultura.

Lo que quiero decir con todo esto, es invitarnos (me incluyo) a tener más interés en la cultura de nuestro país, para poder abrir los ojos y disfrutar mejor de todo lo que nos rodea. Seguramente en tu ciudad tienes museos que tienen mucho que ofrecer (aunque luego pienses que siempre exhiben lo mismo) pero te aseguro que con un poco más de conocimiento sobre lo que está cerca de ti, la próxima vez que visites ese museo que tanto te parece “aburrido”, encuentres algo interesante.

Tampoco es como que tengas que aprenderte todas las fechas de todo lo que ha acontecido en la historia del país o las fechas de nacimiento de todos los personajes históricos, pero por lo menos saber acerca de los momentos más relevantes y que gracias a ellos nos sentimos orgullosos de nuestra patria.

En cuanto a educación, si no te nace dar las gracias o un “Buenos días”, por lo menos regálale una sonrisa sincera, las sonrisas falsas o a medias no te las cree ni la mascota de tu vecino.

Educación o cultura ¿con cuál te quedas? Y ¿tú qué harías para ser más culto o demostrar tu educación? Todos sus comentarios son bienvenidos 🙂

 


Imagen de: https://www.flickr.com/photos/marianbasave/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.