Dominación y Conquista: El camino al potencial humano.

Por Noé Gabriel Portes Gil Bermeo

“Todos somos unos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, vivirá su vida entera creyendo que es un estúpido”  ─ Albert Einstein.

El ser humano, desde sus principios más remotos, ha sido un ser que a sobresalido del resto gracias a su desarrollo de habilidades psicomotrices, a pesar de lo poco desarrollado de su cerebro en comparación de lo que es actualmente. Desde dominar la coordinación ojos-mano creando así objetos filosos a partir de unas piedras, hasta el dominio del fuego, el cual hasta hoy en día seguimos utilizando ambos procesos. Éstos se han quedado en la mente evolutiva del ser humano de hoy en día, considerándolo como algo básico de la vida, pero para nuestros ancestros fue considerado como algo nuevo y revolucionario, así como el invento de la pólvora, de diversos mecanismos, del motor, de la luz e incluso el invento del internet. Probablemente en un futuro nuestros sucesores nos vean como nosotros a nuestros antepasados; como seres inferiores de los cuales causa gracia su forma de pensar y ver la realidad. Pero para que ello ocurra necesitamos de lo que conocemos como “genios”, y como ya lo llegó a decir una vez Einstein (uno de los mayores genios considerado por todo el mundo), “Todos somos unos genios”.

Desde nuestros ancestros ha existido un poder que hoy en día está muy poco valorado por el nivel de disciplina y trabajo que requiere, y se le da a la suerte; el mayor potencial que puede alcanzar el ser humano. Un poder capaz de llevarte más allá del pensamiento común; un poder interior que todos poseemos, y el cual nuestros antepasados, Einstein, Da Vinci y muchos otros lograron dominar y perfeccionar. Este poder, según Robert Greene, es “Maestría”.

Para adquirir el poder uno necesita dominar primero ciertos conocimientos y habilidades, sólo para después conquistarlos y así pasar a una etapa creativa de la vida. Esto nos llevará al poder que nosotros pretendemos tener; ya sea en política, química, biología, economía, medicina, comunicación, etc., si tú no dominas y conquistas, no conseguirás poder en el área en la que te desarrolles, incluso en la vida misma.

En la historia (tomando como punto de partida cumbre el Renacimiento), se ha tenido una gran pasión e interés por el conocimiento; pasando por Leonardo Da Vinci, Napoleón Bonaparte, Beethoven, Mozart, Charles Darwin, Sigmund Freud, Albert Einstein, Johann Wolfgang von Goethe, hasta Stephen Hawking, todos ellos han tenido esa pasión y han hecho historia con sus descubrimientos y logros. Sin embargo, desde el siglo XIX, se han visto grandes avances para la humanidad (esto ha significado un gran progreso en la historia), y con ello, grandes revoluciones de pensamiento, logrando que las personas, sobre todo los jóvenes de hoy en día, muestren un completo desinterés por el conocimiento, y como dijo una vez Johann von Goethe: “La juventud quiere ser estimada más que ser instruida”. En esta era globalizada ahora todo lo queremos rápido: concluir a corta edad nuestros estudios, conseguir un trabajo inmediatamente, que se nos tome importancia por las ideas “innovadoras” que tenemos. Incluso, quienes aprovechan más el campo de información que nos brinda el internet y nutren sus conocimientos, las personas “intelectuales” tienden a adoptar una actitud más “racional y lógica” cerrándose a todo tipo de creatividad que pudiese surgir de su mente, ya que se quedan con los paradigmas preestablecidos y que al parecer no se tienen que cambiar, pues si alguien viene con una nueva idea la desbaratan con sus argumentos, sin saber que toman el camino fácil: cualquiera puede argumentar.

Sólo a través de tener una mente que vaya en contra de cualquier paradigma, sustentada en años de aprendizaje e interiorizando los conocimientos, puede considerarse en verdad una persona creativa y/o intelectual. Una vez dominando y conquistando conocimientos de ciertas áreas, habilidades y expandiendo su mente, podrá alcanzar ese poder interior que ha llevado a muchos “genios” al desarrollo de la humanidad, y a contradecir paradigmas que se tenían como normas o irrefutables; cuando Darwin descubrió la evolución de las especies no tardaron los “intelectuales” en tratar de deshacer su teoría de acuerdo a los paradigmas ya establecidas “argumentando” que no era posible; cuando Napoleón Bonaparte le decía a sus generales qué estrategias y tácticas usar ellos lo ignoraban; cuando los hermanos Wright comenzaron a hacer sus primeros modelos de su artefacto volador teniendo como base la estructura de una bicicleta, muchos otros inventores de la época se burlaban de ellos, ya que todos basaban sus modelos en barcos y su calidad (el modelo de los hermanos Wright fue uno de los mayores aportes en lo que se conoce en la historia de la aviación, además de que ellos jamás tuvieron “privilegios” como los demás).

La dominación y la conquista son herramientas del ser humano para hacer algo suyo; cuando uno domina cierto campo lo vuelve propio, llevándolo a dar su propio toque (lo personaliza) a través de las experiencias que como ser pensante lo definen, esto lo lleva a la etapa creativa en la cual conquista sus áreas de interés por todos los ángulos posibles, así es como muchos “genios” lo han hecho (dominar y conquistar requiere mucha disciplina y trabajo). Por lo tanto, Einstein tenía razón, “Todos somos unos genios”, el detalle está en cuánto quieres dedicarle a tu propio genio, ya que es algo que se debe de construir. A nuestros antepasados les costó miles de años; a nosotros, analizando el tiempo de estudios que tuvieron que llevar las ya mencionadas (y las que faltan) personalidades, dura alrededor de unos 10 a 20 años poder alcanzar este potencial humano, el cual, como ya se dijo, todos poseemos. La creatividad y el intelecto no se adquieren por mera suerte del destino; porque algunos nacieron con ello; porque a algunos simplemente se les da, o sólo es algo que a “privilegiados” les sucede, es algo que se domina y conquista, pero siempre teniendo la mente abierta, puesto que si dominas una disciplina pero te encierras en sus paradigmas “irrefutables”, entonces no adquieres creatividad, y si te crees creativo por tener “ideas innovadoras” pero no dominas ni interiorizas los conocimientos de tu área, entonces no adquieres el intelecto necesario para ser el “creativo” que aspiras ser. Trabajo y desarrollo; disciplina y constancia; dominio y conquista, sólo así se adquiere el potencial humano considerado como “genio”, no existen “caminos fáciles”.


Imagen: http://pravia.com.mx/noticias/cosas-de-genios/

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.