¡Dios existe y la ciencia lo ha probado!

Por Noé Gabriel Portes Gil Bermeo

Aún cuando yo diga estas palabras existirá gente que no las creerá, pero en lo personal creo que existe Dios, pero a la vez no existe. Puede sonar contradictorio y hasta tonto, pero querido lector, déjame explicar porque lo que te diré es una realidad, realidad comprobable científicamente y tú mismo puedes encontrarlo. Antes de empezar, eh de aclarar algo, no soy, en lo absoluto, creyente de alguna religión.

Vayamos directo al punto, todos los conceptos que tiene el ser humano sobre su realidad no existen; existen los objetos que denominados “árboles”, “plantas”, “mesa”, “ser vivo”, pero las palabras en sí (los conceptos) no existen en el mundo real, sólo en nuestra cabeza, en un mundo imaginario creado a través del lenguaje (idioma) y que ello rige nuestros pensamientos, ya que somos el único ser existente (conocido hasta ahora) que usa un sistema de lenguaje complejo para denominar cosas. Sabiendo esto podemos profundizar en lo que llegó a ser un problema para los filósofos durante años, ¿qué es la consciencia? Y ¿en verdad existimos o vivimos en una especie de simulación? Pues existimos, nuestro cuerpo, órganos, esqueleto y toda nuestra estructura existe en el mundo real, pero es nuestra consciencia la que no pertenece a tal mundo, sino al mundo imaginario, a ese mundo donde tú puedes escuchar una voz dentro de ti que suena exactamente a la tuya pero que no hace uso de los órganos para hablar. Pero ¿por qué no existe nuestra consciencia? Porque, por más que nos esforcemos, no podemos crear nada en el mundo real, sólo en el imaginario, todo lo que el hombre ha “creado” ya existía desde antes (materias primas). “Pero yo puedo crear sonido de la nada”, no, no creas sonido, haces uso de la energía y fuerza, cosas que ya existían, y esto se demuestra con la primera ley de la termodinámica el cual dice que la energía no se crea ni se destruye sólo se transforma. De hecho, existe el Principio de indeterminación de Heisenberg, el cual dice que mientras más conoces sobre la variable de una partícula, más incertidumbre tendrás acerca de otra variable. Entonces, ¿no podemos crear nada?

Los seres humanos venimos de una especie realmente antigua que comenzó siendo una partícula diminuta y se fue desarrollando para crear vida, y de esta vida se desprende todas las especies de seres que conocemos hoy en día. Cuando se descubrió el lenguaje (millones de años después), se comenzaron a crear términos, ideas y creencias. Se tiene entendido que del mito surgió la religión, el cual ambos son un invento de la mente del ser humano, no del mundo real, pues la Naturaleza no creó una ideología, fue el humano. Ahora, ¿a qué me refiero con “mundo real”? Al Dios del cual yo creo: la Naturaleza (el espacio, el universo, lo que nos rodea y podemos sentir, ver, oler, escuchar y degustar; “mundo real”), pero no como un ser o alguien que piense, sino como algo realmente aterrador y hermoso al mismo tiempo, pues todo lo que crea y destruye no lo hace siendo consciente de ello, como el ser humano, sino que simplemente lo hace sin motivo alguno. ¿”Crea y destruye”? Sí, la Naturaleza crea y destruye, pero ¿no estaría contradiciéndome con la ley de la termodinámica? Sí, eso es lo horroroso y hermoso de la Naturaleza. Me explico, pongamos un ejemplo; Mecánica Cuántica, en ella se ve que la Mecánica Clásica no tiene ningún efecto, es decir, si en la Física que todos conocemos y podemos demostrar que un objeto no puede ocupar dos espacios a la vez (no puedes estar en un país y en otro al mismo tiempo), en la Mecánica Cuántica eso es totalmente posible con los átomos; en la Clásica uno puede decir: “este cuerpo no puede tener dos formas a la vez; no puede ser un punto y una línea al mismo tiempo”, pues en Mecánica Cuántica, esto es posible; un ejemplo: las partículas de la luz (otro ejemplo serían las dos Teorías de la Relatividad de Einstein). La misma Naturaleza se “contradice” más mientras más la descubrimos (Principio de incertidumbre). Lo más extraño en todo esto es que nosotros poseemos algo que le pertenece a la Naturaleza, el inconsciente, y nuestro consciente no ha sido más que el desprendimiento de la misma Naturaleza, de lo que nos creó.

Entonces, ¿si la Naturaleza nos creó y no lo hizo “pensando”, entonces somos un producto sin sentido de existir? Sí, uno no nace con un objetivo en la vida, ni la Naturaleza ni fuerzas cósmicas o divinas se lo dan, el ser humano fue una creación del azar, pero incluso el azar es medible. Por lo tanto, ¿mi vida no tiene sentido?, bueno, el sentido de la vida está en lo que tú hagas que evite quitarte la vida. El objetivo de tu vida no está establecido desde que naces ni te lo da un Dios religioso ni mucho menos la Naturaleza, sino tú mismo.

La religión fue un invento del ser humano para darse un sentido de ser (para darle significado a su vida), pero lo cierto es que la Naturaleza transforma lo real y destruye lo irreal, lo desaparece. Por ende, siendo que nuestro cuerpo pertenece al mundo real, cuando fallezcamos, éste sólo se transformará, pero nuestro consciente, al ser algo que no pertenece a la Naturaleza (al haberse desprendido y ser irreal) será destruida por la misma quien nos creó. La idea de que existe un mundo más allá, o el paraíso de nuestras almas, no existe, al ser un invento del consciente humano para tranquilizar su natural miedo a la muerte, fue un invento de sosiego para darle sentido a su vida. La realidad es que cuando un ser vivo muere, su consciente desaparece, no hay un más allá y mucho menos un Dios que te juzgará, sólo existirá para ese consciente (esa voz que escuchas en tu cabeza que suena a la tuya) vacío y la nada.

Con esto no quiero cambiar la ideología de ninguna persona, sólo expreso mi “creencia” de este “Dios” (Naturaleza y no el religioso), y que la misma Ciencia comprueba que existe (a pesar de que la mayoría de científicos no lo vea como un “Dios”, sólo como un objeto de estudio), y que aún con los conocimientos científicos actuales no podemos comprender del todo. Este Dios podemos observarlo y percibirlo a través de nuestros sentidos, incluso las pequeñas partículas, ondas y hasta el aire que no vemos, pero sentimos. Más sin embargo este Dios no habla ni tiene un sentido de ser, sólo de existir, él no se pregunta ni se contesta, sólo funciona a su manera “inconsciente”.

Si te quedaron dudas, te invito a que veas estos videos de Youtube que explican a mayor detalle, con la Física y la Filosofía, lo que te expongo aquí. Sé feliz con lo que tú creas y con el sentido que le des a tu vida, pues es todo lo que tenemos:

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.