Día mundial de la Filosofía

Por Alejandro Rafael Lima

¿Qué puede ser la enseñanza de la filosofía,
sino la [enseñanza] de la libertad y de la razón crítica?
Kōichirō Matsuura

Desde el año 2005, cada tercer jueves de noviembre se festeja el día mundial de la Filosofía por decreto de la UNESCO, con el fin de celebrar la importancia de la reflexión filosófica y de compartir ese conocimiento. El decreto tiene 5 objetivos: renovar el compromiso a favor de la filosofía; alentar el estudio filosófico sobre los problemas contemporáneos; sensibilizar la opinión pública sobre su importancia; hacer un balance de la situación de su enseñanza, y; subrayar la importancia de la universalización de su enseñanza para las generaciones futuras. Aquí me propongo contribuir a responder por qué debemos fomentar esos 5 objetivos y, en general, a la filosofía.

El pensamiento filosófico ha acompañado a la humanidad prácticamente desde su nacimiento – si consideramos que la racionalidad es un rasgo esencial de la humanidad- , pero no es hasta la Antigua Grecia que surge la filosofía como disciplina del ejercicio puro de la razón y sistemática. Sin embargo, como he dicho, las ideas filosóficas han estado presentes en todas las grandes civilizaciones humanas. La filosofía es una expresión de la condición humana. Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos preguntado cosas como: ¿lo que hago es lo correcto?, ¿qué sentido tiene la vida?, ¿podemos conocer todo?, ¿Dios existe?, ¿por qué hay injusticia?, ¿la ciencia nos da verdades?, ¿el arte es objetivamente valioso o es cuestión de gustos?, ¿nuestra vida está predeterminada o somos plenamente libres?, etc. Todas estas preguntas son filosóficas en algún sentido. Empero, la filosofía como disciplina es sistemática, rigurosa y autocrítica; emplea la duda, el cuestionamiento máximo, la argumentación racional, la lógica, la discusión crítica y la contrastación por contraejemplos.

La filosofía no está muerta, está más viva que nunca. La filosofía actualmente goza de más contenido, no sólo por el desarrollo histórico y la luz que pueden echar las ciencias naturales sobre algunas cuestiones filosóficas, sino también porque nuevos problemas surgen con la inteligencia artificial (¿un robot puede pensar?), la clonación (¿es éticamente correcto?), los avances en ciencias cognitivas (¿el pensamiento es reducible a procesos bioquímicos?) y física de partículas elementales (¿el mundo es cuántico?), etc. Entonces, la filosofía goza de nuevos aires ahora más que nunca. Alentar la filosofía sobre problemas contemporáneos es inevitable – pues la realidad misma la alienta-, la cuestión es apoyar a los centros de investigación e investigadores.

La filosofía es el ejercicio de la razón por excelencia; es la implementación del pensamiento crítico, creativo e independiente. Cuando un alumno me pregunta ¿para qué sirve la filosofía? Siempre respondo: para pensar. Y digo que presten atención porque será algo que seguramente harán, eso espero, a lo largo de su vida. Pero, a pesar de las obvias consideraciones positivas de la filosofía, en México existe una gran incomprensión sobre su valor. Fuera de la comunidad filosófica, pocos son los interesados y quienes se interesan tienen una noción inexacta: filosofía como ideología de vida, filosofía como psicología del yo, filosofía como especulación, filosofía como desarrollo espiritual, etc.  De igual manera vemos más rezagados los espacios para enseñar una noción básica: las materias de filosofía cada vez son más suprimidas o reducidas; Los dirigentes de la educación y del desarrollo cultural del país no consideran valiosa a la filosofía- cuando la educación y la cultura (al menos la occidental) misma es casi resultado de la filosofía. El gobierno federal decidió implementar una enseñanza basada en “competencia y habilidades” donde el pensamiento crítico, riguroso y creativo (parte esencial de la filosofía) no es competencia ni habilidad de acuerdo a los dirigentes educativos del país. En toda la historia humana la filosofía ha creado nuevas ideas, conceptos, disciplinas, cuestionado pretendidas verdades y ha criticado sistemas de gobierno y vida. Fomentar de manera universal la filosofía es alentar el desarrollo de la humanidad misma. Es en este sentido que la filosofía es un beneficio público.

Por último, me gustaría comentar algo que poco se dice sobre el valor de la filosofía, pero que creo que es fundamental: la filosofía es valiosa por sí misma. Es decir, la filosofía así como la música, no necesita de tener una consecuencia práctica y material inmediata para tener valor, pues la filosofía es el ejercicio de la condición humana. Si le diéramos muchísimo valor a correr, eso no nos haría diferente a otros animales; si le damos el mismo valor a construir casas o acumular bienes materiales, tampoco. ¿Qué nos diferencia de los demás animales y nos hace humanos? Ser animales racionales: ejercer libremente, creativamente y críticamente la razón. Además ¿si la filosofía no tiene valor “práctico” eso qué? Nadie niega que el arte sea valioso, mucho menos debería ser de la filosofía. Y si quieres cuestionar ese valor, debes dar una teoría del valor – y eso, amigos, eso, es filosofía.


Imagen:  René Magritte pintando / painting “La Clarividencia / The Clairvoyance” / , 1936.

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.