Día de San Valentín. La fecha que deberíamos de eliminar del calendario

Seguramente mientras leías el título de este artículo pudiste haber pensado: “¡Sí, por favor!” o tal vez: “¿Estás loca? ¡No!”

La verdad es que para decir esto me tomé mi tiempo para reflexionar lo que vas a leer y también tiene que ver con un par de corazones rotos.

Afortunadamente no me rompieron el corazón en una fecha como ésta y tampoco es porque odie tal celebración; pero digamos que tengo mi opinión respecto al tema.

Día de San Valentín, día de los enamorados, día del amor y la amistad y la lista puede seguir… (Todo depende del país en donde vivas).

No pretendo contarte la típica leyenda que seguramente ya conoces acerca de San Valentín, sino más bien el por qué siguen celebrando algunas personas esta fecha.

El día de San Valentín, según los historiadores, surgió en el año 325 D. C. (después de Cristo), ya que en esa fecha se debatía la cristianización de las fiestas paganas aún celebradas en la Roma Imperial.

Pero ¿qué tendrá que ver el famoso “Cupido” con ese tal “Valentín”?

En la mitología romana, Cupido era hijo de Venus o según los griegos, representado como Eros, hijo de Afrodita. -Todo esto es culpa de los romanos y los griegos, pensarían algunos.-

Para los griegos, Cupido ha representado el amor, pero en realidad en tiempos antiguos no existía alguna festividad para este personaje. Los romanos al adquirir la cosmovisión griega, también adoptaron como “dios” a Cupido.

Éstos últimos tenían una festividad llamada Lupercalia, la cual permitía el deseo carnal y las relaciones amorosas, cuya fecha de celebración era el 15 de febrero.

Esta festividad era en honor al Dios Lupercus, para los romanos representaba el guardián de los rebaños y dios de la fertilidad que según otorgaba una especie de “licencia sexual” durante Febrero.

Al pasar los siglos, Cupido y Lupercalia comenzaron a celebrarse en Roma en una misma festividad y obviamente el mismo día.

Pero ¿quién era ese tal “San Valentín” del que hoy en día se festeja cada 14 de febrero y por qué?

Se dice que fue un santo de la Iglesia que asesinaron en tiempos del Imperio Romano porque casaba a las parejas de jóvenes cuando estaba prohibido. Su muerte sucedió un 14 de febrero, es decir, un día antes a la Lupercalia.

En resumen: El 14 de febrero de épocas remotas, se recordaba la muerte de San Valentín y el 15 de febrero se iniciaba la fiesta de Lupercalia dedicada al amor.

¿Cómo surgió nuestra actual celebración del “Día de los enamorados” o “Día del amor y la amistad”?

Un buen día, a una señora de nacionalidad norteamericana, llamada Esther Howland,  se le ocurrió retomar la leyenda de San Valentín e inventó unas postales con felicitaciones que llamó: “valentines”, para regalar a aquellas parejas de enamorados.

Era una idea nueva, “original” y tuvo tanto éxito en los Estado Unidos que con el paso de los años se convirtió en una tradición. Se extendió por todo el mundo y es así como surgió este boom comercial, donde actualmente se regalan flores, chocolates y todo eso cursi que ya conoces.

¿Sabías que en Japón las mujeres son las que deben regalar dulces a los hombres en ese día?

El día que las mujeres reciben obsequios se llama “Día blanco” y se celebra el 14 de marzo.

Cuando una fecha religiosa para los romanos se empezó a convertir en una celebración comercial para nosotros, es ahí donde muchas personas en la actualidad no le encuentran sentido alguno a festividades como ésta y como muchas otras más.

En lo personal nunca me ha gustado “celebrar” ese día, recuerdo que cuando iba a la escuela nos OBLIGABAN a realizar el famoso intercambio de chocolates disque para demostrarle a nuestro compañero de clase el supuesto afecto que le teníamos, cuando en realidad sólo se trataba de hipocresía. O dime tú si no era así cuando te tocaba darle chocolates a la niña más presumida y berrinchuda del salón y a la que todos odiaban y además darle el abrazo al niño que siempre se le veían los mocos.

Día de San Valentín debería desaparecer del calendario, porque no es más que una celebración COMERCIAL.

Si de por sí existen personas que odian los intercambios navideños, ahora imagínate qué han de sentir al tener que soportar los intercambios del 14 de febrero rogando que por favor no les regalen chocolates viejos o amargosos.

Para terminar, estoy completamente convencida de que no debería existir tal celebración, entiendo que ese día se recuerda la muerte de un santo pero ahí está el problema, los que conocieron y fueron casados por San Valentín ya se murieron ¿A caso tenemos pruebas de que actualmente hace milagros? Lo dudo mucho.

Las películas románticas sin estrenarse en febrero son exitosas; cualquier día del año es bueno para celebrar el amor con tu pareja, para decirle “te quiero” a tu familia y amigos, para perdonar, para declarar tu amor, para abrazar. Incluso para regalar peluches, flores, chocolates, cartas hechas a mano y un largo etcétera.

Es más bonito sorprender en un día cualquiera que hacerlo precisamente un 14 de febrero. ¿Por qué esperar esa fecha cuando puedes expresar tu amor y cariño cualquier otro día?

Lo más importante es demostrar tu amor en vida a los que más quieres.

Creo que de nada sirve llevar flores a una tumba cuando teniendo en vida a la persona jamás le regalaste ni siquiera una sonrisa.

Si el amor fuera refrán, sería: Más vale tarde que nunca.”   — Daniela Rivera Z.

Si en el “día del amor y la amistad” no te regalan NADA, vuelve a leer estos últimos párrafos.


Imagen https://www.flickr.com/photos/iambradical/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.