Después de la tormenta vienen los cambios

Por María Fosado

 

El año termina y todos tenemos historias que recordar y otras que desearíamos no contar.

Define tu año en tantas palabras quieras y después te darás cuenta de que ya no eres la  misma persona y tampoco piensas de la misma manera en que lo hacías hace un año atrás.

Para todos, cada año tiene un significado especial en nuestras vidas y este año el mío se define en 3 palabras: “Hacer y deshacer”.

Estoy segura de que todos dimos un giro de 180° grados en nuestra vida, ese cambio que nos faltaba para completar la vuelta a los 360° grados.

Hablando desde mi experiencia, este año he hecho cosas de las que he aprendido bastante, sí, yo también me he equivocado, también la he regado, pero de todo esto me quedo con lo más importante: el aprendizaje.

Salir de la zona de confort es lo mejor que puede haber hecho, y tú ¿ya lo intentaste? Que si tus padres no te dejan, que si te sobreprotegen demasiado, que si lo intentarías pero aun te da miedo… muchos otros pretextos y seguro sigues sin intentarlo. Yo lo hice y gané experiencias, un instante de libertad dejando mi zona de confort.

Me he atrevido a hacer cosas, he logrado otras y definitivamente ya no soy la misma de hace un año.

Me atreví a hacer cosas que no pensé que me llegarían a suceder, que nunca creí hacer, al menos no de esa manera y con todo eso he conocido mis límites. He roto reglas y de todo he salido aprendiendo.

Mi frase favorita del año: “Haz lo que quieras y no te quedes con ganas de nada”, cuántas veces no has dicho “Si hubiera hecho esto…”, el hubiera no existe y nunca existirá. Si las oportunidades no las buscas y cuando las tienes en frente de ti no las aprovechas, no volverán a suceder. Es ahora o nunca.

No esperes a que el destino haga lo suyo, porque todo el tiempo te quedarás esperando. Haz tu parte, el destino son las decisiones que vas tomando en la vida y que a la vez te conducen por diferentes camino.

Después de penar que mi vida era aburrida, que nunca me sucedía nada interesante y que no tenía mucho qué contar de mí; este año hice y deshice lo que he querido. ¡Sólo se vive una vez!

Las experiencias de este año han sido reveladoras, he conocido mis límites, he impuesto otros; he hecho lo que he querido, he aprendido de mis logros, fracasos y desaciertos y sí, no me he quedado con ganas de nada.

Me he atrevido a hacer muchas cosas que no me habían pasado por la cabeza.

He desafiado límites, he roto reglas, he salido de lo convencional y después de todo esto, llega el comienzo de muchas cosas nuevas.

¿Qué si me arrepiento de algo? Sí, de no haber sido más astuta ante las decisiones que debía tomar.

Esa es una invitación a pensar en todo lo que hiciste este año y a preguntarte si te arrepientes de algo o te has quedado satisfecho/a.

Mi consejo es: ¡Atrévete! Y sí, aunque suene de película, algunas reglas se hicieron para romperse.

Siempre he pensado que la libertad se obtiene cuando haces las cosas responsablemente. Romper reglas no se trata de desafiar autoridades, de llegar a los excesos El romper reglas significa atreverse a hacer lo que ya nadie hace.

Aún nos quedan pocos días para el comienzo de algo nuevo, de otro libro en blanco para escribir. Termina los últimos capítulos de este libro haciendo limpieza de todo: perdona y deja atrás los rencores, libérate de lo negativo y aprende a decir:” ¡Me vales madre!” ¡Se vale!

Elimina de tus contactos a aquellos con los que ni siquiera hablas, seamos honestos, sólo son un contacto más en tu lista.

¿Quieres un nuevo guardarropa? Dona la ropa que no te  pusiste en todo el año, es obvio que si no lo hiciste en su momento, nunca más te la vas a poner.

Dile adiós a tus ex’s, no querrás seguir comiendo en platos desechables ¿o sí? Adiós, no los necesitas. Mereces mejores personas en tu vida.

Y aquellos que han tenido un mal año, que pasan por momentos difíciles, mi mayor consejo es: vive el presente, el tiempo es hoy,  no pienses en el pasado, no te preocupes demasiado por el futuro. Acepta lo que no puedes cambiar; ama con intensidad, valora al que sigue a tu lado, sigue luchando porque todo lo que haces tiene su recompensa.

Y si tú te arrepientes de no haber hecho algo durante este año, tienes que tomar la oportunidad cuando se te presente, sujétala con ambas manos y di “” a lo que quieras vivir.

Antes yo era una espectadora más en mi propia vida, suena ilógico pero, sólo veía como las cosas sucedían mientras yo seguía sentada esperando a que algo me sucediera. Ahora soy yo la que toma decisiones.

De lo que hemos aprendido este año sólo queda sacar lo mejor de ello y aplicarlo en nuestras vidas.

A estas alturas ya no importa nada. Ya hicimos y deshicimos cuanto quisimos y en donde hemos querido. Si no te has quedado con ganas de nada, algo hiciste bien. ¡Sólo se vive una vez!

Desear amor, dinero y salud es lo que todo el mundo hace.

Yo deseo que logres y alcances todo lo que deseas.


Imagen: https://www.flickr.com/photos/martabevacqua/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.