Desarrollo Sustentable, el último grito de la moda. ¿Eres o te hacen?

Si te sientes muy orgulloso porque usas tu bici, reciclas la basura, cuidas el agua, comes orgánico y te la pasas hablando con tus amigos y conocidos sobre cómo todos los días contribuyes a un mundo sustentable, piénsalo dos veces, pues podrías tener una falsa percepción y ser una víctima más de la moda verde, resultado del desarrollo sustentable.

Mientras lees este artículo y te preguntas a ti mismo ¿por qué?, toma unos minutos y observa a tu alrededor; explora cuánto de lo que tienes esta hecho en México, con productos 100% naturales y elaborado sin ningún tipo de intervención industrial. ¿Mucho? ¿poco? ¿nada? Tu celular, tu laptop, tu tele, tu ropa, todo o casi todo ha atravesado por algún tipo de comercialización e industrialización. Y es que nos han vendido muy bien esta idea de “ser sustentables” aunque pocas veces nos tomemos el tiempo para investigar de qué se trata realmente.

El desarrollo sustentable es un proceso que tiene como fin utilizar eficientemente y racionalmente los recursos naturales de manera que la gente se beneficie sin comprometer el futuro de las siguientes generaciones. Pese a lo anterior, pocos saben que a fin de cuentas sigue siendo un tipo de proceso que fue creado como una alternativa al desarrollo socio-económico tradicional. ¿Por qué? Porque lo natural produce mayores ganancias, los costos de producción son más baratos, todos nos beneficiamos y se conservan los recursos naturales… o al menos eso es lo que nos han hecho creer. Sin embargo, simplemente se trata de dar un valor económico a lo natural para aprender a cuidar lo que se tiene y crear consciencia de que se puede agotar.

Si bien no es una mala idea, ésta sería ideal si el beneficio fuera como dicen: ecológico y social.   Lo irónico del asunto es que pocas veces se incluye al medio ambiente o a toda la población. Tus acciones por supuesto que son positivas, pero si lees bien la definición, el desarrollo sustentable en ninguna parte dice que sea 100% ecológico o que beneficie a TODA la población.

Por ejemplo, quizá no sepas que mucho de lo “natural” que consumes pudo haber sido extraído de ejidos forestales que compañías extranjeras invadieron de manera ilegal, dejando fuera a comunidades rurales quienes son los que realmente colaboran en actividades ecológicamente sustentables, y cuyas formas de subsistencia les fueron arrebatadas. O que el desarrollo sustentable beneficia sobre todo a las grandes compañías, pues para seguir dentro del mercado productivo deben alcanzar valores o índices ecológicos, en donde, en su afán de “hacernos ecológicamente responsables”, nos venderán productos que seguiremos consumiendo.

El desarrollo sustentable es meramente una economía más verde. Yo lo llamo un expiatorio de culpas. Debes ser consciente que apoyar el modelo actual de  desarrollo sustentable significa contribuir al desarrollo de una economía más amigable al ambiente, casi siempre respaldado por grandes trasnacionales. En donde puedes explotar un recurso siempre y cuando cuides otro o tengas una alternativa verde para resarcir el daño hecho.

Antes de que empieces a maldecir o iniciar una revolución, debes preguntarte si quizá es culpa tuya por no informarte. Existe una gran diferencia entre pensar que lo que haces es bueno y realmente saber por qué lo haces.  Por lo tanto, no sólo es importante practicar acciones más verdes, es imperativo analizar que tan acertado es tu ideal de sustentabilidad con lo que verdaderamente significa. El desarrollo sustentable no es una mala idea siempre y cuando sean las pequeñas sociedades y las economías locales las que se beneficien, pues de otro modo es un monopolio más vestido con el color de moda: el verde.

Pero no te decepciones, pues dicho modelo puede ser beneficioso si se sabe aplicar, cosa que por supuesto no ha ocurrido. Por ejemplo, ¿sabías que muchas comunidades rurales alrededor del país han desarrollado un tipo de economía local que les generan ingresos mediante la práctica de actividades sustentables, y están heredándolo a sus hijos? ¿Que la sustentabilidad es un proceso de adaptación, de reestructuración de ideas y hábitos que no va a ocurrir a grandes escalas, sino generalmente se da a escalas locales? Ese es el modelo real del desarrollo sustentable y no una moda más.

La sustentabilidad inicia no con tus acciones, sino con la información. Edúcate, aprende el  significado de la sustentabilidad y comparte con otros tus acciones individuales no impactan si no sabes por qué lo haces.   El primer paso es dejar jugar a ser súper héroes verdes. Es necesario ampliar nuestra visión y ser más conscientes de nuestras acciones.  Si al final de leer este artículo te surgen preguntas como:  ¿podemos separar lo meramente sustentable del desarrollo? ¿Existe el desarrollo sustentable? Felicidades, has entrado al círculo de reflexión entre los que quieren seguir una moda y los que realmente están dispuestos a ver más allá de los conceptos, creando una consciencia sustentable con beneficios socio económicos y ecológicos para toda la población.

En México hay muchos proyectos donde el modelo de desarrollo sustentable ha sido beneficioso, los cuales sólo están esperando a que los hagas parte de tu vida para entonces empezar a ser participe de una generación que está haciendo la diferencia. Si ya conoces alguno, te invito a que te involucres más con dichos proyectos y los difundas, para que más jóvenes como nosotros sean parte de esta generación  de información y consciencia de su entorno.

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.