De la esclavitud del hombre

Por Mauricio Rodríguez

“La libertad es la esclavitud”
Anónima

¿Qué significa ser humano? Ser humano significa poder, si poder ser, poder pensar, poder actuar, poder comunicarse, poder hacer sociedad, y por consiguiente poder hacer política, pero ¿cuál es la razón por la cual la humanidad se construye de esa manera? La humanidad parecería ser más bien producto de la sociedad misma, o más bien de la comunidad, y ésta en el sentido colectivo profundo de composición y recomposición para la continuidad de la humanidad como especie, sin embargo lo que precede al constructo social de ser humano se encuentra en la naturaleza como un ser vivo, un animal más que se adapta a las circunstancias para sobrevivir, es por eso que deben explicarse ambas perspectivas para dar sentido a la sociedad actual.

En primer momento el ser humano es más bien un ser vivo, un animal más según se menciona anteriormente, y este carácter tan visible componía a la humanidad en un sentido individual o celular, es decir se limitaba a la familia como grupo, sin embargo eran como manadas de cualquier otra especie animal, la necesidad de existencia y la continuidad de la misma en la palabra vida se vio en características tales como reproducción, conservación y expansión pero cada una de las etapas se ve distanciada enormemente una de otra, pues si mencionamos a los primeros seres de los cuales provenimos se encontrará que eran cazadores, claramente se reprodujeron y se volvieron también recolectores, y es entonces cuando la revolución cognitiva vino al hombre.

Pues en palabras de Yuval Noah Harari el hombre  se encontró a si mismo cuando fue consciente de su existir en primer momento como individuo, eso apenas hace 70000 años, pero como el hombre dio el salto de ser un autómata de la naturaleza más subordinado a las leyes tales como la cadena alimenticia, o a lo que diría Darwin la supervivencia del más fuerte a lo que es ahora. Y en lo que el ser humano se transforma es realmente algo tan elevado, algo tan inesperado, que en palabras un tanto religiosas podría decirse que se transformó por obra de un milagro en el rey del mundo.

Pero ¿de qué depende su carácter de rey? Esa condición de rey del mundo no es una posición simple, y no puede decirse tampoco que está dada per se, pues aludiendo de nuevo al principio el hombre sufrió ser acechado por depredadores capaces de acabarlo con un zarpazo o una pisada, sin embargo el hombre como especie de sobrepuso a las dificultades gracias a la cognición ya mencionada, esta capacidad de conciencia es una ruptura para las cadenas de la naturaleza, es entender como está escrito el código de programación y poder reconfigurarlo para vencer a las bestias más mortíferas, así pues el ser humano construyó, y ese carácter de constructor hizo posible la defensa tanto en términos individuales como colectivos, colocando en la cima a  los hombre más fuertes pero también más inteligentes al momento de enfrentar la muerte y salir librados de ella.

Por lo tanto la formación del hombre no bastaba en términos individuales, lo cual lo obligó a convertirse en las sumas de sus partes, el hombre entonces se trasformó en la sociedad y la sociedad creó al hombre, en este sentido el hombre se despoja de los últimos vestigios de las cadenas de la naturaleza, y entonces se debe entender que el hombre no se diferencia de ella, ni deja de depender de la misma, pero ahora es capaz de instrumentarla a escalas inimaginables, he ahí el génesis de la civilización, he ahí Egipto, Mesopotamia, Creta, China, y por supuesto todas las civilizaciones que se alzaron en el llamado nuevo mundo.

Es así entonces como la sociedad como suma de los individuos pero igualmente como imagen de la especie, logró consolidarse en grandes hazañas, pues después de las civilizaciones llegaron los Estados o sus primeros rasgos y finalmente los Estados Modernos en los que vivimos hoy en día. Lo importante de toda esta evolución no a nivel biológico sino más bien a nivel racional y funcional, tuvo sus momentos de agonía y de tremenda falla, pues muchas civilizaciones cayeron por la grandeza de otras, ya que las guerras se instalaron en estas épocas, de esa manera los antiguos gobernantes expandían su control, su responsabilidad y por lo tanto el poder sobre los pueblos.

Así también con las guerras vinieron los dioses y éstos manipularon a los hombres como ninguna otra cosa más que la naturaleza, es decir los dioses fueron la construcción de las cadenas de las que la humanidad se despojó tan prontamente, es el constante miedo a responsabilizarse de sí mismos y por lo tanto culpar a un ser omnipotente por su desgracia era más simple en el pasado, sin embargo y retomando todo el prolegómenos anterior el hombre siempre desea ser encadenado, ya sea por guerra que garanticen la expansión de poder, los dioses que justifiquen sus desgracias o las naciones que garanticen la imposición de un Estado sobre otro, parece que el hombre solo fue libre para esclavizarse de otra forma, la contradicción más grande de todas se haya entonces en la libertad.


Imagen: http://www.analitica.com/wp-content/uploads/2014/11/libertad1-770×384.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.