Cuando nada encaja

Por José Barbosa

 

“Los que saben amar, aman lo que el otro es en verdad, con toda su complejidad a cuestas, sin pretender cambiar la esencia de la persona”
Walter Riso

¡Hola! ¿Cómo estás? Tal vez has leído mis antiguas entradas, o tal vez no. Creo que todos mis textos tratan acerca de un poco de mi vida, o de lo que he aprendido de ella en el aspecto personal, probablemente más adelante, trataré de establecer otro tipo de contexto. Y bueno, hoy más que nunca espero que todo lo que escribo te sea útil si estás pasando por algún tipo de cuestión que menciono.

Sinceramente hubo un tiempo en el que fui muy feliz, estuvo muy claro que no me había pasado nada igual desde hace muchísimo tiempo atrás y de la noche a la mañana ya nada encajó. Sutilmente la vida me dio un giro de 180°, tal vez a muchos les parecerá exagerado, pero hay personas que tomamos las cosas muy profundas, por el simple hecho de ser de un carácter sensible o emotivo. Desgraciadamente no todos pueden llegar a percibir lo que somos capaces de hacer los seres humanos por ellos, y es que desgraciadamente, ya no se manejan ese tipo de sentimientos a la “antigüita” (diría mi madre).

No soy una persona incomprendida, no soy una persona que suela quejarse de todo. Sí, suelo tener distintos cambios de humor repentinos de un momento a otro ¿Acaso seré bipolar? Jaja no, simplemente sé descubrir cada una de mis emociones por el solo hecho de sentirme bien conmigo mismo, y es que hasta la fecha, es algo que todos los seres humanos debemos de hacer. No únicamente en el ámbito personal, sino en cada uno de los aspectos.

A veces la sociedad busca parámetros establecidos de cómo debemos comportarnos siendo hombres y mujeres. Es inútil manejar en estos tiempos ese tipo de criterios, ya que a muchos nos gustan unas cosas y a otros otras. Pero, creo que todo lo ya mencionado anteriormente es literal.

¿Qué quiero decir con esto? Nosotros somos capaces de entendernos si nos damos a la tarea de experimentar cada uno de nuestros gustos y conocernos como seres humanos. No todo es estar en casa encerrado viendo televisión, trabajando, darle el tiempo completo a la pareja o a los amigos; sino que todo se compagine entre sí, y cada una de las personas debemos de encontrar un punto medio en el que podamos establecer una medida de satisfacción plena para vivir al máximo y seguir con el criterio establecido por la sociedad de trabajar para poder vivir.

Regresando al mismo contexto antes de salirme del tema, el vivir se enfoca en entender para qué estamos en este mundo. Tal vez has leído “Las Alas de la Libertad”, en el que debemos abrirnos para poder salir a adelante, pero no siempre todo encaja; a veces no todo es tan sencillo, algunas otras uno simplemente no tiene ganas de nada y es que todo en nuestro entorno puede girar muy bien, pero un solo sentimiento puede hacernos perder la cabeza por completo.

Muchas personas sensitivas, podrán darme respuesta afirmativa a todo lo que estoy mencionando, porque como ya he dicho muchas veces, todos somos distintos. Puede que podamos complementarnos con las ideas de los demás, pero no todos solemos tener los mismos ideales o las mismas metas y es en este punto, en las que muchas de las ocasiones, personas como yo podemos sentirnos de una forma un día y al día siguiente de otra, por las vivencias de la vida diaria o por haber leído algo que nos puso a reflexionar; eso mismo se encarga de que nuestras emociones vuelvan a estar como antes y a veces es lo que nos hace estancarnos y no debe de ser así, ya que una emoción como tal, no puede dejarnos caer y debemos de soportar las cargas que traigan consigo.

Muchas veces queremos contarles todo a nuestros amigos o familiares más cercanos, pero cuando buscamos un apoyo no nos gusta escuchar lo que realmente uno mismo ya sabe, y queremos, tal vez, encontrar una respuesta a las ilusiones que se graban en nuestra mente y no nos damos cuenta de que lo que ya no encaja es sólo una fantasía, y no nos podemos quitar la venda los ojos.

A veces es todo tan confuso, que hasta para uno mismo parecería que está en contra de lo que se vivió, y puede parecer rencor o tal vez enojo; pero es todo lo contrario: uno simplemente se siente vacío, sin ganas de nada y contrariado por todo lo que ha pasado, puede ser mucho tiempo o poco tiempo. Pero lo vivido con los amigos o con los que creías tus amigos, eso no se olvida porque los recuerdos, a pesar del dolor, siguen ahí y en su momento fuiste feliz y eso no te lo quita nadie.

Son bendiciones todo lo que llega a nuestra vida, y si sigue que padre… Todo es un ciclo, la vida misma es un ciclo en el que todos tenemos que aprender de ella, aunque a veces no nos guste seguir el patrón de la misma en referente a la vida diaria y monótona de la sociedad.

Admiro las personas que no se dejan caer, y a veces me gustaría ser así pero qué digo… Si en cierto modo lo soy y todos podemos serlo: salir a adelante sea cual sea la circunstancia.

Debemos agradecer todo lo que tenemos, lo que tuvimos (por que es parte de nuestra historia) y no por un error o por lo que sea nos vamos a dejar abatir u amargarnos, no debe de ser así; ya que a pesar de que cuando nada encaja, detrás de la oscuridad, siempre hay un brillo de esperanza y dejar de pensar con cobardía y hacerle caso al corazón para poder vivir y salir a adelante ya que vida sólo hay una.


Imagen: https://www.pinterest.com/pin/300263500131637383/

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.