¿Cómo somos los jóvenes de México?

Por Daniela Hernández 

 

Decir que todos los jóvenes de nuestro país son iguales, sería como decir que sólo existe una clase de México. Y  lo cierto es que hay diversas realidades con diferentes matices, no obstante; así como hay algo que nos hace ser a todos mexicanos, también hay situaciones, problemas y sueños que identifican a este sector de la población compuesto, según el Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), por personas de 14 a 29 años.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México habitamos cerca de 30 millones de jóvenes, 50% mujeres y 49% hombres ¿somos muchos, verdad? pero ¿quiénes somos?, ¿a qué nos dedicamos?, ¿cuáles son los principales retos que enfrentamos?, ¿qué nos preocupa? Entre otras cuestiones, será lo que expondré.

¿Quiénes somos?

Como mencioné al principio es difícil hablar de todos los tipos de jóvenes que existen en México; sin embargo, la generalidad habla de personas entre 14 y 29 años que se encuentran en alguna de las etapas de la juventud: pubertad de los 12 a los 14 (considerada sólo por algunas instancias), adolescencia de los 15 a los 17; primera juventud de los 18 a  los 23 y juventud madura de los 23 a los 29.

Así mismo el INJUVE afirma que más de la mitad de estos jóvenes se concentran en ocho entidades federativas: Estado de México, Ciudad de México, Veracruz, Jalisco, Puebla, Guanajuato, Chiapas y Nuevo León. Como soy de la Ciudad de México, haré énfasis en algunas de las cifras derivadas de esta entidad.

¿Qué hacemos?

La Encuesta Nacional de Juventud señala que a nivel República, 32% de los jóvenes se dedica exclusivamente a estudiar, pero el mismo porcentaje (32%) se mantiene para aquellos que solamente trabajan, mientras que únicamente 11% estudia y trabaja; y de manera preocupante  24% no estudian, ni trabajan, en su mayoría por cuestiones estructurales, como veremos más adelante.

Por otra parte, en la Ciudad de México los números no varían mucho pues el 33% de los jóvenes se dedica al estudio, mientras que un 35% al trabajo; y sólo 12% realiza ambas actividades, no sin antes olvidar que 19% es catalogado como “nini” porque ni estudia, ni trabaja. Según datos de la misma encuesta, la Ciudad de México es la quinta entidad federativa con mayor número de jóvenes inactivos, 6% del total nacional. Entretanto el Estado de México, ocupa el primer lugar con 15%.

Lo anterior es relevante porque nuestro país está desaprovechando el histórico bono demográfico de jóvenes, que al final de cuentas integran una parte importante de la Población Económicamente Activa (PEA). Al gobierno le han faltado políticas claras en materia de salud, educación y empleo con el fin de generar condiciones favorables para el desarrollo de dicho sector y mientras eso no suceda México seguirá perdiendo en materia de productividad.

Hablando de desafíos…

Educación

Aunque es cierto que en los últimos años el acceso a la educación ha mejorado considerablemente a nivel primaria, secundaria y recientemente media superior, la mejora no ha llegado al nivel superior, donde la demanda supera a la oferta, que apenas alcanza 35.8%.

Sin duda, la Secretaría de Educación Pública tendrá que ponerse las pilas para crear más programas como Cero rechazados que se anunció recientemente; y busca integrar a la matrícula de diferentes universidades a los estudiantes que por algún motivo no alcanzaron cupo en la universidad de su preferencia.

Trabajo

En materia laboral, la cosa se complica, pues 56% de menores desempleados en el país tiene menos de 30 años de edad, según estadísticas del INJUVE. Así mismo, en el primer trimestre de 2015, la tasa de desempleo de los adolescentes de 15 a 19 años y de los jóvenes de 20 a 24 años son de 8.6% y 8.3%, respectivamente, además uno de los problemas que más enfrenta la población joven al momento de buscar trabajo es la falta de experiencia laboral: 18.2% del total, de acuerdo con datos del INEGI.

Tan sólo 44% de los jóvenes que cuentan con educación media superior y superior se encuentran ocupados, de manera que en México se producen más profesionistas de los que se emplean y eso se debe a dos principales razones: la alta preferencia que existe por carreras como: derecho, medicina y comunicación, así como la poca oferta en el mercado.

Sexualidad

La Encuesta Nacional de Valores en Juventud 2012 indicó que 7 de cada 10 jóvenes iniciaron su actividad sexual entre los 15 y 19 años, al tiempo que, según datos de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, 44.9% de las adolescentes de 15 a 19 años, sexualmente activas, declaró no haber usado un método anticonceptivo durante su primera relación sexual.

Esto es preocupante cuando el INEGI reveló que en 2013, 83.9% del total de egresos hospitalarios en mujeres de 15 a 19 años se relacionan con causas obstétricas (embarazo, parto y/o puerperio). Lo anterior confirma que el embarazo adolescente es uno de los principales problemas de salud pública en México.

Participación

La Encuesta Nacional de Cultura Política y Prácticas Ciudadanas 2012, resolvió que la mayor parte de los jóvenes no están interesados en participar en organizaciones formales, desde las estudiantiles hasta las de beneficencia. Aunque algo distinto ocurre con la participación política, donde se muestra un aumento respecto de las últimas elecciones, cabe mencionar que los que más participan son los jóvenes de 18 años.

Las oportunidades

Actualmente el trabajo a través del emprendimiento es una de las principales alternativas de trabajo para los jóvenes. La Ciudad de México es la segunda entidad federativa con mayor proporción de jóvenes que reportan haber tenido iniciativas emprendedoras, 18% según la Encuesta Nacional de Juventud.

De ahí nace el programa gubernamental Crédito joven diseñado para jóvenes de 18 a 30 años que quieren abrir un negocio o quieren hacer crecer el que ya tienen. Busca impulsar a este sector de la población.

¿Qué nos preocupa?

Finalmente, mentiría si diera una respuesta general sobre los temas que preocupan a toda la juventud de México, no obstante, a lo largo de este texto ya he resaltado los ámbitos que más atañen a este sector tan diverso del país.

Y bueno, personalmente como joven de 21 años a punto de formar parte del pequeño porcentaje de universitarios en México, me preocupa el futuro, a veces tengo esa incertidumbre de no saber dónde o cómo terminaré y al mismo tiempo tengo la ilusión de que si mantengo la pasión por lo que sea que haga, todo saldrá bien.

Creo que lo que más me asusta de ser adulto, no son las arrugas ni las responsabilidades, sino perder esa energía y vitalidad que se dice caracterizan a los jóvenes por el simple hecho de ser jóvenes.


Imagen: http://www.fuentesfidedignas.com.mx/portal2015/index.php/nota-principal/160-noticias-en-general/3345-jovenesnovelas87

Comentarios

Comentarios