¿Cómo cocinar a un bebé?

Por Noé Gabriel Portes Gil Bermeo

 

“El majestuoso platillo, tan deleitable para un paladar único y excéntrico, es particularmente difícil de elaborar, pero los resultados de degustar uno de los mejores platillos de la alta sociedad, es más que una gran recompensa para la dama y el caballero…”

 

La atracción de un texto donde se juega sobre algún tema fuera de lo común es tan influyente y atractivo para el curioso, como lo es un helado en un día caluroso. Lo cierto es que aquí no se explicará cómo preparar a un bebé para su consumo, sino del impacto que un título como el “¿Cómo cocinar a un bebé?” puede tener.

A lo largo de la historia del ser humano hemos podido percatarnos de la influencia de los medios, tanto así que han logrado incluso adherir conceptos y estereotipos a nuestras culturas. Desde añadir al diccionario la palabra “güey”, incluir en el modismo mexicano la palabra “fua”, “no choqué, me chocaron”, “¿y mis $50,000 pesos qué?”, hasta el estereotipar a las nuevas generaciones con “palos de selfie”, “lord’s y lady’s”, “tutoriales fáciles”, etc.

Afortunadamente seguirá prevaleciendo las antiguas estrategias de publicidad. No por nada estás aquí leyendo esto.

“¿Cómo cocinar a un bebé?” ¿En serio?… ¿Tanta es tu morbosidad? ¿Tan cruel eres?

Lo cierto es que todas las personas somos igual de morbosas y curiosas, esto no quiere decir que todos seamos unos psicópatas, sino todo lo contrario, eso habla bien de nuestra cordura, siendo que no llegamos a pensar, desde el título del artículo, el qué arma usar para cortar a un bebé en pedacitos. Esto es lo que conocemos como pensamiento colectivo, y es lo que nos diferencia de ser unos psicópatas. Es decir, que al menos el 90% de las personas llegan a tener las mismas ideas en relación a algún tema como, en este caso, el cocinar a un bebé.

Gracias al pensamiento colectivo pude crear una estrategia en la cual pudieses dar click al título de este artículo, ya que la gran mayoría de personas le interesaría o le alarmaría conocer la razón del por qué alguien escribiría algo tan perturbador, o del por qué alguien tan siquiera lo publicaría, sobre todo si es una página de jóvenes construyendo.

Pero si en verdad quieres saber cómo cocinar a un bebé, puedo darte, aunque sea, algunos tips sobre cómo hacerlo. Quédate hasta el final de este artículo para saberlo.

Si el ser humano prestara más atención a lo que le rodea y, por lo tanto, analizara más su entorno y las personas u objetos que lo conforman, podría observar que no todo es como lo pintan, y que muchas veces nos pueden estar viendo la cara incluso cuando no nos percatamos de ello. Un ejemplo es la prueba del sociólogo y escritor Artur McGregor, de la universidad de Massachussets, quien, tras analizar a un grupo de estudiantes y profesores, pudo recabar la suficiente información para concluir que la mayoría de las personas mienten sobre su inteligencia o, mejor dicho, no quieren verse mal frente a los demás. El sociólogo y escritor declaró que cuando las personas se ven atacadas por mucha información, su instinto es el de afirmar y creer todo lo que se les dice, ya que no quieren ser vistos como la persona tonta del grupo. Además, pudo percatarse que la mayoría de las personas que hacían esto eran hombres que se masturbaban constantemente, y mujeres que sufrían de mucho estrés y desamor. Inclusive ahora, mientras lees estas palabras. Te he aplicado la misma prueba que Artur McGregor. Te acabo de dar datos falsos y los creíste. O al menos no detuviste tu lectura para ir a investigar quién era este tal “Artur McGregor”, una persona ficticia que acabo de inventar. En realidad, no existe este sociólogo y escritor, que estudió en la universidad de Massachussets la cual ni siquiera sé si exista. Y lo de la prueba hacia los alumnos y profesores, el análisis, y la conclusión a la que llegó, también fueron datos inventados. Si no me crees, te invito a investigar, justo ahora, sobre esta investigación de Artur McGregor.

Como ya te habrás dado cuenta, Artur McGregor es un músico de Canadá, del quien, hasta el día de hoy, tanto yo como tú, ignorábamos su existencia. Sino es así, permite felicitarte.

Con esto no pretendo insultar tu inteligencia, sino abrir tu mente a nuevas posibilidades. El poder de la seguridad en las palabras, y el mismo poder de estas, puede llegar incluso a mover masas. Un ejemplo claro y no inventado, fue Adolf Hitler.

Y para terminar con este artículo, te daré algunos tips para cocinar a un bebé. Aunque tal vez, hasta este punto, no creas que lo que estás a punto de leer sea cierto, o tal vez creas que te volveré a engañar con datos ficticios y palabras atractivas. Afortunadamente para ti, así es, no te diré tips para cocinar a un bebé, ya que jamás en mi vida lo he hecho. Aunque, estoy completamente seguro que te hubiese encantado saber ¿Cómo cocinar a un bebé?


Imagen: https://www.google.com.mx/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjh4PXUk9LUAhUH6oMKHbrzDbwQjRwIBw&url=http%3A%2F%2Fwww.quericavida.com%2Frecetas%2Fcarne-asada-facil-de-preparar%2Ff2cadabb-3115-4158-aebf-44b7fd486723&psig=AFQjCNFcaWyd_qLJIF0flCdTdcrmqtc_pg&ust=1498244982972330

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.