Carne

Por Emanuel Peña

 

“¿Te conté de aquella ocasión en la que comí carne de ratón?

Es una experiencia bastante peculiar, muchos dirían que sabe a pollo, pero la verdad es que sabe a medicina, como a refresco sin gas con cierto toque a podrido. Definitivamente -no te muevas-definitivamente no la volvería a comer.

Solo es cuestión de perspectiva, ¿cómo fue que nuestros antepasados decidieron que una chuleta de cerdo es mejor que una de caballo? Claro que tuvieron que probar de todo, lo que implica que tuvieron que matar muchos animales a lo largo de los años, comiendo pedazos de carne asquerosa uno tras otro hasta dar con el punto en que esos animales bonitos que viven en la podredumbre son los más deliciosos – ya casi está, no te muevas – y los que son raros, realmente lo son desde el interior.

Es ahí donde pienso que, en cierto punto, dejaron de comer carne de zorrillo o de ardilla para comer un buen asado de cerdo a la parrilla. Lo que me deja pensando que tal vez se perdieron en el tiempo las buenas carnes extrañas, esas que, al superar la sensación de vómito, terminan siendo una buena carne.

-Está empezando a aumentar el dolor…

-Debería, tienes la pierna completamente desollada, definitivamente debería.

Bueno, como te iba diciendo, en cierto punto comenzaron a calentar esa carne y descubrieron que no sólo sabía bien, sino que además evitaban tantos gastos en enfermedades de estómago. La verdad no me interesa la historia ni he investigado lo suficiente para dar un dato concreto, pero estoy seguro que algo así fue. Mi punto es – no te muevas, desconcentras – mi punto es que la carne cruda de verdad es una delicia que definitivamente no es para todos, pero que en verdad todos deberían probar en cierto punto de su vida.

-¿No tendrás más de ese medicamento que me diste para el dolor? En verdad empieza a doler más.

-No, te necesito consiente, sino la experiencia para nada será lo que planeamos. Ahora bien, es aquí donde entran todas esas parafilias extrañas que no todo el mundo acepta, como en este caso el canibalismo.

-Quedamos que no lo nombrarías, esta implícito pero aún así no es algo cómodo, es algo así como si dos gays hablaran de la homosexualidad en pleno acto sexual, es algo que se hace sin comentarse.

– Sí, lo sé, sólo quería que quedara claro, ya que no volveremos a hablar. Bueno, como te iba diciendo, una práctica como el canibalismo no podría pasar desapercibida, y es que cuando tu vida está rodeada de muerte, cazar animales y comer carne de dichos animales, la idea, definitivamente, no es para nada descabellada

-¿ahora eres psicólogo?

-Para nada, la vida te da oportunidades donde puedes analizarte a ti mismo, pequeños fragmentos de iluminación que ayudan a ver mas claro el panorama, sirve para aclarar la mente y tomar mejores decisiones . Ya tomaste esta decisión, no puedes retractarte.

-No lo hago, esto es lo que quiero.

-En fin, el canibalismo es sinónimo de salvajismo puro, donde la razón pierde toda fuerza y solo queda la bestia. Un idealismo lleno, donde se regresa al ser y se olvida a el humano.  Todo es placentero y nada tiene consecuencias. Ya está, se ve tan suave y jugoso… Podría masticarlo ahora mismo.

-Sí, puedo verlo. Bueno, ¿sabes que esto está mal en todos los puntos, verdad? Desde donde lo veas, en la perspectiva que lo veas, en el país que lo veas y aquí en Rotemburgo definitivamente está mal.

-¿A quién le importa? Sigue con lo que estabas y déjame terminar con esto.

-¡Córtalo de una vez!

-Listo, como si fuera mantequilla, ¿quieres masticar o lo calentamos?

-Solo córtalo en dos y dame una mitad. -Termina de cortar.-

-Serán ambas piernas, tanta carne para muchos días.

-Sí, definitivamente será mucha carne. ¿Estás de acuerdo en que todo esto se sepa? La porquería tarde o temprano saldrá a flote pero eso es algo que puede evitarse, en cambio si seguimos grabando, definitivamente se sabrá.

–Por mi no hay problema. Años y años que he pasado reprimido, será como una gran función para todo el mundo, algo de lo que todos hablarán, harán canciones y películas de nosotros. Relatos aterradores basados en lo que vamos a hacer serán contados a los niños para que vayan a dormir temprano. Ya lo verás. Querrán saber mas, querrán que les contemos todo.

-No lo haremos, ten, mastica. La idea es sencilla, comeremos por días, tal vez semanas. Solo se necesita un brazo para cortar, todo lo demás es carne para nosotros y como platillo final, como esa aceituna en el Martini, la lengua será lo último que comeremos; no te preocupes, no se necesitará el cuchillo para esa parte. Nadie sabrá nada más.

-… de acuerdo. Sigue cortando…”

La cinta termina así.

Por mas que se analizó, nadie sabe las razones del por qué Armin se hizo a sí mismo todo eso. Ambas piernas cortadas, incluyendo genitales; pedazos de piel en todo el cuerpo; la lengua completamente mutilada, lo que evitaba que diera su versión y la mitad del brazo izquierdo, el cual se encontró medio masticado en el retrete de su casa. Ésto fue una sorpresa para los oficiales encargados en el caso, ya que el estado en que se encontraba Armin le resultaría imposible llevarlo e introducirlo al baño. Un misterio más en el caso.

Dicha cinta es una de las evidencias mas aterradoras encontradas en casos policiacos, la voz que se escucha hablando con Armin para nada se parece a la suya, por lo que se pensó que tendría algún secuaz que fue el que causó todas esas lesiones en el cuerpo de Armin. Esta hipótesis fue descartada ya que, en base a posteriores análisis, fue el mismo Armin quien se provocó todos esos cortes, toda huella dactilar y toda marca de ADN encontrada en el lugar de los hechos eran del mismo Armin. Esto no es completamente confirmado, ya que la cantidad de sangre perdida era tal que probablemente haya borrado las huellas y marcas de dicho cómplice. Ésto último es el más grande misterio del caso. ¿Cómo fue posible que Armin haya sobrevivido tanto tiempo hasta haber sido encontrado con semejantes heridas y con tal cantidad de sangre perdida?

Definitivamente un caso sorprendente. El fallo judicial fue causante de tantos problemas que al final se optó por tratar a Armin en un hospital psiquiátrico, hasta el día en que el caso recolectara suficientes evidencia para juzgar a Armin en una corte.

Actualmente, se puede encontrar a Armin con el cuerpo completamente mutilado, en cierto hospital de Rotemburgo en donde, acomodado en una silla, solo observa una ventana. Si solo mira el vacío o mira su propio reflejo, es un misterio que nunca se sabrá.


Imagen: http://www.metalinjection.net/wp-content/uploads/2014/11/jpg111

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.