Cambios en la educación

Por Brandon Ramírez

Uno de los temas que han surgido en los últimos días con relativa presencia en los medios, es la ya anunciada orientación que se busca dar a nuestro sistema educativo para, en un par de décadas, contar con profesores suficientemente preparados en el dominio del inglés que puedan formar a los niños y jóvenes en la educación obligatoria como bilingües.

El inglés desde hace décadas es la lengua de referencia en el contexto internacional, desde la hegemonía de Reino Unido hasta la de Estados Unidos como contexto. Y aunque es una medida que podría decirse que llega algo tarde, nunca está de más; si bien es cierto que se debe mantener la riqueza de las diversas lenguas indígenas que se hablan en nuestro territorio, y no relegarlas en beneficio de ésta, como se ha comentado también.

De mi círculo de amigos de la niñez, y aunque todos íbamos en una escuela bilingüe, recuerdo que muchos terminaron la educación básica sin aprender bien las bases del inglés, algo que arrastraron hasta la licenciatura, donde el dominio de una lengua distinta al español es requisito de titulación en muchas carreras. Existía el prejuicio de que no era para ellos y no les interesaba aprenderlo. En mi experiencia y la de unos amigos más, yo veía el inglés como una necesidad, porque en esos años de primaria comencé a jugar videojuegos que, a diferencia de las versiones europeas de entonces y las americanas actuales, no contaban casi nunca con una traducción al español.

Recuerdo verme atorado en muchos juegos por no entender el significado de muchos diálogos o indicaciones, y verme en la necesidad de revisar mis apuntes de inglés o un diccionario. Lástima que los traductores no estaban tan al alcance de la mano como ahora, que hasta pueden traducir instantáneamente imágenes a través de la cámara de nuestro celular. El aprender ese idioma tenía para mí la importancia que los niños le ponen a las cosas que les gustan, y fue el caso de muchos amigos.

Al final, tras los 9 años de pre primaria y primaria, dejé de sentir que aprendía, pues en los demás niveles educativos sólo veía cosas que ya conocía. Sin duda existe una ventaja para el aprendizaje de un idioma en los primeros años de educación.

Si bien ahora el acceso a múltiples traductores obvia el no hablar un idioma distinto al propio para acceder a información, sabiendo que un inmenso porcentaje del contenido en internet está en inglés, y de cuando en cuando se sabe de nuevos dispositivos que permitirán la traducción instantánea a través de un auricular, cuando estemos en presencia de alguien con una lengua distinta, conocer un idioma distinto al propio te enseña parte de la cosmovisión de otras culturas, que no tienen palabras para definir lo que nosotros experimentamos, o viceversa, y cómo se conciben las distintas cosas que componen el mundo como parte de éste.

Veo regularmente a algunos sobrinos que estudian los primeros años de primaria, y de vez en cuando juego videojuegos con ellos. Me da cierta nostalgia que ahora, producto de la masificación de la industria de los videojuegos, casi todos los títulos vienen ya traducidos a nuestro idioma y acento (antes las traducciones que llegaban a existir se hacían en únicamente en España) y no tienen esa necesidad con que yo me topé. Por un lado, es bueno porque tienen más acceso a juegos que yo en su momento, y facilidad para hacerlo, por otro no tienen una motivación propia de sus intereses personales por esforzarse a aprender inglés.

Que se lleve más horas a la semana y de forma regular, parece una alternativa lógica, cómo se hace con todas las asignaturas, si bien es cierto que hay gente que lleva matemáticas toda su vida y nunca les toma interés ni facilidad aun ya terminando su educación, de ahí que sea necesario ver ese aprendizaje como algo útil para la vida propia, que es la vida de un niño o joven y sus intereses particulares. Mis sobrinos acabarán su educación y se supone que recién comenzarán a educarse las primeras generaciones dentro de este nuevo enfoque educativo, siempre que los vaivenes políticos y la realidad no cambien el diseño, como podrían ser movilizaciones de la resistencia sindical con los cambios de plantillas que deben hacerse y negociarse en todo el país.


Imagen: http://www.iexpro.edu.mx/site/images/2017/03/12/doc-edu.jpg

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.