Calor en época de frío: Corea del Norte y Corea del Sur en los Juegos Olímpicos de Invierno 2018

Por Uriel Carrillo Altamirano

Como consecuencia del final de la segunda guerra mundial y bajo el marco de la guerra fría, las dos Coreas comenzaron un proceso de separación que desembocó en un nuevo conflicto internacional. Sin embargo, más allá de las cuestiones bélicas, resulta necesario destacar algunos puntos en los que la división territorial no logró impedir la interacción entre ambas naciones. En ese sentido, el presente trabajo buscará hilar los Juegos Olímpicos de Invierno como punto en común para el acercamiento entre Corea del Sur y Corea del Norte.

Frío internacional

Al término de la segunda guerra mundial la creación de dos bloques económicos contrarios (capitalismo y comunismo) repercutieron en el reacomodo geopolítico mundial. En consecuencia, durante los años posteriores se desarrollaron conflictos bélicos que ponían en constante amenaza a la “paz social”.

Bajo el marco de la guerra fría, las confrontaciones entre los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se vieron reflejadas en distintos momentos de la segunda mitad del siglo XX. Por ejemplo, la Guerra árabe- israelí, la Guerra de Vietnam, la Crisis de los misiles y la Guerra de Corea.

Tal vez sea ésta última la que, como parte de las consecuencias, más ha durado. Es decir, las repercusiones han trascendido más allá del tiempo, el espacio y el ámbito político militar. “Así, entre los años 1945 y 1947, Corea se convirtió en un territorio hostil donde lucharon indirectamente las dos grandes potencias de la Guerra Fría: Estados Unidos y la Unión Soviética” (Astor, Pablo, 2015: 19).

Separación forzada

Aunque el conflicto no estalló directamente en esa década, los constantes debates entre los coreanos, sobre una posible separación, cada vez se hacían más fuerte. Dentro de la Corea de ese entonces existían dos grupos muy marcados sobre la separación: por un lado, coreanos independentistas radicales y, por el otro, independentistas graduales.

Sumado a eso, los intereses E.E.U.U y la URRS por controlar esa región constituyen los antecedentes y los motivos por los cuales se ven implicados. Es precisamente durante esta etapa en la que los norteamericanos, unilateralmente, deciden la separación del territorio coreano¹.

Será la creación de la República Democrática Popular de Corea del Norte, en respuesta y con apoyo de la URSS, la que aumentará la tensión entre las dos Coreas. “Sin embargo, los soviéticos y los americanos acordaron retirar sus respectivas tropas de ambos territorios y esto, unido al continuo debilitamiento y al aumento de la tensión de ambos regímenes, condujo a la conocida Guerra de Corea, que estalló el 25 de junio de 1950 (Edwards, 2006)” (En Astor, Pablo, 2015: 20).

La confrontación bélica se convirtió rápidamente en uno de los conflictos históricos con mayores pérdidas humanas y materiales. Aunque dicha guerra apenas duró tres años, dejó huellas profundas en la población coreana que, a pesar del tiempo, aún no logran superar.

“Así, ante las numerosas pérdidas humanas y económicas que estaba causando la guerra (Estados Unidos sumó 50.000 muertos nacionales, Corea 2 millones y China 1 millón), el 27 de julio de 1953 ambas partes firmaron el conocido Acuerdo de Armisticio de Corea o Paz de Panmunjon. Tratado de no agresión, puso fin al enfrentamiento directo entre los dos bloques y creó la conocida como Zona Desmilitarizada (DMZ), área de 4 km de ancho a lo largo del Paralelo 38 considerada hoy en día, pese a la incongruencia con respecto a su nombre, como una de las fronteras más militarizadas del mundo” (Astor, Pablo, 2015: 23).

Sin embargo, la eterna separación entre las dos Coreas podría llegar a su fin después más de 70 años. Prueba de ello son dos indicadores: los Juegos Olímpicos de Invierno y la reunión entre mandatarios de ambos Estados en abril de 2018.

Juntos, pero no revueltos

Ahora bien, desde el término de la guerra, las dos Coreas se han mantenido en una constante tensión que, en algunas ocasiones, ha aumentado o disminuido. Sin embargo, es una práctica sociocultural la que ha permitido repensar el futuro de la relación entre ambos Estados: el deporte.

“En la actualidad, por lo tanto, ‘todos los gobiernos se interesan por los juegos olímpicos; si bien a veces sostienen la preparación olímpica […] los juegos olímpicos se han trasformado en un asunto de Estado’”. (Volpicelli, Luigi, 1967: 38)

Serían los Juegos Olímpicos de Invierno del 2018, celebrados en PyeongChang, Corea del Norte, los que de alguna manera han traído la posibilidad de una reunificación o una eterna paz entre ambas partes. Esto porque en la más reciente competición ambas repúblicas llegaron a un acuerdo para ir como una sola nación representativa a dicha justa olímpica.

Sin embargo, ésta no es la primera vez que esto sucede, de hecho “la última vez que los dos Coreas, que se encuentran técnicamente en guerra desde hace más de 70 años, marcharon de manera conjunta en un desfile olímpico fue en los Juegos de Invierno de Turín, en 2006. Antes lo habían hecho en las ceremonias de inauguración de los Juegos de Verano de Sidney 2000 y de Atenas 2004” (Marca, 2018).

Pero, ¿qué hace tan importante la unión de éstas dos naciones si antes ya había sucedido? La respuesta puede encaminarse a que, después de tantos años, el fin de una “eterna” separación pueda finalizar. Sumado a esto, la posibilidad de un reacomodo geopolítico que, necesariamente, incluirá a los Estados Unidos de Norteamérica, Japón y a Rusia (antes la URSS). Todo esto bajo el marco de las tensiones entre Kim Jong-un y Donald Trump, quienes han puesto al mundo al borde de un nuevo conflicto bélico internacional.

Volvamos a empezar: ¿el fin de un conflicto?

Fue el 27 de abril de 2018 cuando Kim Jong-un (Corea del Norte) y Moon Jae-in (Corea del Sur) realizaron un acto que llamaría la atención internacional. Los líderes de ambas repúblicas, bajo el marco de la tercera cumbre intercoreana, se reunieron en la Zona Desmilitarizada de Corea dando paso a una serie de especulaciones que pusieron en cuestionamiento la política internacional, así mismo, reavivaron la posibilidad de poner fin a uno de los conflictos más emblemáticos del siglo XX.

¿Habrá sido el deporte un factor o el punto de partida para que ambos Estados decidieran cooperar de nuevo? Tal vez no totalmente, pero cabe destacar que dentro los valores de las justas olímpicas y deportivas la cooperación y la paz son categorías recurrentes. “El deporte es capaz de traspasar fronteras. La unificación de las dos Coreas para los Juegos Olímpicos de invierno de PyeongChang 2018 era histórica por su carga política” (Malla, Albert, 2018).

En ese sentido, los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 pudieron ser los inicios de una nueva época de trabajo coordinado entre las Coreas. No se puede dejar de lado que el deporte tiene implicaciones más allá de su ámbito.


 Fuentes de Consulta:

 Astor Molero, Pablo, (2015). “Comprender la península coreana: una historia de unión y división. Análisis histórico-comparativo de Corea del Norte y Corea del Sur ”. Trabajo de Fin de Grado Director: Dr. Javier Gil Pérez. Madrid: Universidad Pontificia Comillas Facultad de Ciencias Humanas y Sociales. Consultado el 26 de abril de 2018 en repositorio.comillas.edu/xmlui/bitstream/handle/11531/1225/TFG000916.pdf?sequence=1

Elías, Norbert y Eric Dunnig, (1992). “Introducción”. En deporte y ocio en el proceso de la civilización. México: Fondo de Cultura económica. 31-81.

Malla, Albert. (2018). “La unificación de las dos Coreas se marcha de vacío de PyeongChang”. En La Vanguardia.  Consultado el 26 de abril de 2018 en www.lavanguardia.com/deportes/otros-deportes/20180221/44957712338/juegos-olimpicos-invierno-2018-corea-del-sur-pyeongchang-corea-del-norte-corea-unificacion.html

Marca, (2018). “Corea del Sur y Corea del Norte prenden la llama de la paz en Pyeongchang”. En Marca. Consultado el 26 de febrero en www.marca.com/juegos-olimpicos-invierno/2018/02/09/5a7da3c4e5fdea2e7c8b45d3.html

Redacción, (2018). “Corea del Sur clausura los Juegos Olímpicos de Invierno con Ivanka Trump y un “criminal de guerra” norcoreano en el palco oficial”. En Infobae. Consultado el 26 de abril de 2018 en www.infobae.com/america/mundo/2018/02/25/corea-del-sur-clausura-los-juegos-olimpicos-de-invierno-con-ivanka-trump-y-un-criminal-de-guerra-norcoreano-en-el-palco-oficial/

RT,  (2018). “‘Una nueva historia comienza ahora’: El histórico cara a cara entre las dos Coreas (VIDEO)”. En RT. Consultado el 26 de abril de 2018 en https://actualidad.rt.com/actualidad/269677-encuentro-historico-cumbre-corea-norte-sur

Volpicelli, Luigi, (1967). “Industrialismo y Deporte (antideportivo)”. En Industrialismo y Deporte. Bueno Aires, Argentina: Paidós. 12-97.


¹ “El General Douglas MacArthur emitió a través del Comité de Coordinación de las Fuerzas Armadas norteamericanas para el Estado de Guerra la conocida Orden General Número 1, a través de la cual se estableció el paralelo 38 como la línea de separación entre ambas Coreas (Yang, 2007)” (En Astor, Pablo, 2015: 18).


Imagen:

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.