Balance

Por José Alfonso Castillo Martínez

He de confesar que tengo un gusto por ver memes, creo que, como la mayoría de los millenials, hay uno que me llamó la atención, este es un diagrama en el que se indican las actividades de los universitarios, por ejemplo, la escuela, vida social, amigos, etcétera, muestra bastantes actividades y al final dice estas son todas tus actividades de universitario, y en teoría solo debes escoger tres.

A mi parecer esta imagen se me hace hasta cierto punto “promotora” de la mediocridad, es decir, ¿en serio tenemos la capacidad de solo realizar tres actividades? Yo no creo que sea así, creo que en ocasiones procrastinamos demasiado y es por ello que no se pueden completar todo lo que nos proponemos. Y no quiero decir que procrastinar este mal, todos necesitamos nuestros minutos a solas, alejarnos un poco y solo dejar que el tiempo pase, lo que en realidad cuenta es que todo lo que hagamos tenga un balance.

Así como una balanza, si le ponemos demasiado peso de un lado, ésta se irá hacia el lado que tenga más peso y perderá el equilibrio, supongamos que entonces nuestras vidas son como balanzas, solo que en lugar de tener solo dos lados puede tener múltiples y éstos hay que mantenerlos en constante equilibrio, o una analogía un poco más adecuada podría ser un sistema vectorial de suma de fuerzas en un sistema estático en el que podemos tener muchos vectores de distintas magnitudes y direcciones pero, aun así el sistema debe mantenerse en equilibrio.

Pero, ¿por qué parece tan complicado a veces?, en mi experiencia en distintas ocasiones me he visto en la situación en que sí me he complicado poder encontrar un equilibrio entre todas las actividades que quiero hacer, incluso al momento se me había complicado poder colaborar en este blog, sin embargo, lo que me ha sido de gran utilidad para poder encontrar el balance adecuado ha sido la disciplina y enfocarse en lo que queremos más, sí habrá que eliminar o dejar de hacer ciertas cosas, pero se podrá notar como el equilibrio regresa gradualmente.

Con esto no me estoy refiriendo a seguir una rutina establecida, yo mismo no soy gran fanático de las rutinas, si no que me enfoco más en poder acomodar mis actividades en distintos tiempos a fin de poder equilibrar y programar todo con la finalidad de que no me provoquen una saturación, que cuando nos pasa que estamos saturados y queremos hacer tantas cosas al mismo tiempo terminamos en no hacer nada o que los fallos en nuestras actividades se vean incrementados.

¿A mí qué me ha funcionado? El primer paso fue priorizar, cuáles son las actividades que más me gustan y cuáles son las que me aportan más, no solo monetariamente, sino que cuáles me son de mayor utilidad para mi crecimiento profesional y personal. Por ejemplo, actualmente en las que concentro más mi atención son: mi maestría, mi trabajo y mi entrenamiento físico, el trabajo ya que me aporta el sustento para poder sobrevivir y poder realizar mis demás actividades; la maestría una oportunidad con la cual puedo seguir creciendo profesionalmente, capacitarme más y poder cumplir mis objetivos a largo plazo; por último, mi entrenamiento físico, esto me ha servido para poder reducir el estrés causado por las actividades anteriores además de que al mismo tiempo estoy cuidando más mi saludo al estar haciendo ejercicio.

A pesar de que me he enfocado las tres actividades que acabo de mencionar aún me doy tiempo de realizar otras, salir a recorrer la ciudad, ir al cine, teatros o museos, escribir e incluso procrastinar un poco, en exceso no es malo, incluso creo que a veces procrastinar es un tanto necesario para poder liberarse del estrés que se puede dar día con día, puedo no hacerlo durante periodos largos, pero en general aprovecho los fines de semana para poder realizar dicha actividad.

Volviendo al tema de la saturación, en ocasiones será inevitable que nos encontremos saturados, en mi caso, últimamente en el trabajo ha crecido mi carga tal que hay ocasiones en las que no puedo cumplir del todo con mis plazos de entrega, pero incluso en esas situaciones he encontrado la forma de poder entregar la información más importante que me solicitan y lo demás irlo entregando conforme avance la semana, después de todo, en mi caso es un trabajo de los cuales es más importante cumplir con ciertos objetivos.

Como conclusión quisiera recomendar que para poder mantener un balance dentro de nuestras vidas es fundamental saber priorizar nuestras actividades, se dice que nuestra generación tiene la característica que el multi-task se nos da muy bien, sin embargo hay ocasiones en las que queremos hacer tanto que al final terminamos por no hacer todo como quisiéramos o dejarlas abandonadas, detalle que igual se critica a nuestra generación pero sabiendo disciplinarnos hemos podido demostrar que sí podemos, después de todo contamos con diversas herramientas que no llevan a cumplir nuestros objetivos.


Imagen: http://stellae.usc.es/red/file/view/149011/stone-balancepng

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.