Arte para comprender lo diferente

Por Ana Elvira Quiñones

¿Alguna vez has sentido que eres una pieza que no encaja con el resto del rompecabezas? De no ser así, entonces valoro tu estoicismo ante este tipo de situaciones. Y si la respuesta es afirmativa, no es difícil de comprender, pues el sentimiento de exclusión ha acompañado al ser humano desde tiempos inmemoriales, por lo que no resulta raro si alguna vez te has sentido diferente y excluido del resto.

Y así como tú y como yo nos hemos sentido distintos de los demás en algún momento de nuestras vidas, probablemente también lo hayan hecho diversos escritores, músicos, compositores, cineastas y artistas en general; pues varios de ellos han mostrado, en algunas de sus obras, que su fuente de inspiración ha sido un ser diferente y atormentado por no cumplir con los preceptos que la sociedad consideraría como normales para poder formar parte de una esfera social.

Ya sea por preferencias sexuales, por una condición física o por una forma de pensar que es diferente a lo establecido; varios artistas nos han legado con obras imprescindibles, quizá no nos identificaríamos en todas, pero nos podrían ayudar a comprender que lo diferente no debe ser considerado sinónimo de una enfermedad letal de la cual todos deberíamos huir.

Y como ejemplo de la exclusión de alguien por una condición física, podemos mencionar la conocidísima historia real de El Hombre Elefante, un hombre que por sus graves deformidades se vio envuelto en constantes humillaciones, sin mencionar que era exhibido en un circo como si fuera un fenómeno. A pesar de ello, Joseph Merrick (su nombre original), siempre se caracterizó por su talante melifluo y por mostrar una inteligencia superior a la del resto, aun cuando se creía que podía tener cierto retraso mental. Esta historia fue plasmada en los libros El Hombre Elefante y otras reminiscencias de Sir Frederick Treves y El Hombre Elefante: Un Estudio de la dignidad humana de Ashley Montagu, sin embargo, fue popularizada hasta 1980 en la película homónima dirigida por David Lynch.

Otra obra que nos muestra esta situación, es la novela del escritor español Benito Pérez Galdós, titulada Marianela. En ella se narra la historia de una jovencita que sirve como lazarillo a un amigo ciego, quien está enamorado de ella y le promete casarse. Él imagina que Marianela ha de contar con una belleza excepcional, al escucharla describir los paisajes que recorren y que dada su situación él no puede percibir. Marianela es huérfana, y todos la catalogan de fea y torpe y sin el apoyo moral de nadie, ella lo cree cierto. El progreso llega al pueblo, y con él la oportunidad de que su amigo ciego recupere la vista. Una vez operado y al ver por primera vez a Marianela, éste la rechaza por confirmar lo que todos decían de ella sin importarle la amabilidad y amistad que le profeso cuando él no podía ver.

Y si de ser diferente al resto se trata, nadie mejor que Franz Kafka para mostrárnoslo en sus historias, catalogadas de absurdas por algunos. La Metamorfosis, su más mítica obra, narra la situación en la que se ve envuelto Gregor Samsa, al despertar un día convertido en insecto y quedar imposibilitado de sostener económicamente a su familia. Una interpretación de este relato alegórico podría ser el modo en que la sociedad trata a una persona cuya forma de pensar comienza a ser diferente a lo establecido por todos. De ahí probablemente a que la historia inicie con: “Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto.” Lo que podría referirse a que su forma de ver y percibir la vida se volvió diferente, razón por la cual se sentía como un “bicho raro”. Pero esa es sólo una interpretación, pues como dije anteriormente la obra es una alegoría y puede tener diversos significados.

Por otro lado, Allen Ginsberg nos muestra en su Aullido un grito de rabia, de derrota y frustración de una generación de jóvenes que no se adherían al sistema, que no comulgaban con sus postulados de conformismo, consumismo y éxito; con sus prácticas represivas, con su falsa moral y ultra religiosidad. Generación que fue excluida y olvidada por la cultura oficial.

“Aullido es un largo poema, entre épico e imprecatorio, que pasa revista a las injusticias y carencias de una sociedad acomodada y egoísta como la norteamericana de la posguerra mundial y protesta dolorida y airadamente contra los horrores individuales que sufren quienes no pueden o no quieren competir por la ficción de una felicidad proclamada oficialmente. Aullido alza una voz distinta que zarandeó las conciencias y que consiguió hacerse oír”.

Resulta sorprendente que en pleno 2015, aún existan prácticas de discriminación y exclusión hacia quienes por alguna condición son distintos a nosotros. Éstas sólo fueron algunas obras que pueden ayudarnos a comprender al resto y hasta a nosotros mismos; pues entre más referencias tengamos de diversas situaciones en las que puede estar el ser humano, mayores serán las probabilidades de entender que no debemos huir ni mofarnos de lo diferente como si fuera una enfermedad contagiosa e incurable.

 


Imagen de: http://k32.kn3.net/taringa/7/5/8/7/2/B/camilo1939/61B.jpg

 

Comentarios

Comentarios

Jóvenes Construyendo

Jóvenes Construyendo es una plataforma en línea que ofrece un espacio de expresión para jóvenes con grandes ideas con el objetivo de compartir puntos de vista y propuestas sobre juventud.